Autoestima

10 señales de que la manía ha terminado

La manía es un estado psicológico y de comportamiento en el que los niveles de energía de una persona están anormalmente elevados. A menudo se habla de manía, o episodio maníaco, en el contexto del trastorno bipolar, pero también puede ocurrir de forma independiente en otras afecciones de salud mental.

Una versión más leve de la manía, la hipomanía, puede o no estar acompañada de trastorno bipolar.

El trastorno bipolar es cuando una persona experimenta episodios alternos de mucha energía (manía) y poca energía (depresión).

Los niveles de energía anormalmente elevados en la manía pueden causar los siguientes síntomas:

  • Experimentar un estado de ánimo intenso y eufórico o irritabilidad inesperada y fuera de lugar
  • ser hiperactivo y hacer varias cosas a la vez
  • tener pensamientos y palabras acelerados
  • disminución de la necesidad de dormir
  • comportamiento impulsivo e imprudente
  • sentimiento invencible

señales de que un episodio maníaco ha terminado

Los episodios maníacos pueden durar varios meses1 pero eventualmente desaparecen. Los siguientes son signos de que un episodio maníaco está llegando a su fin o ya ha terminado:

1. Disminución de la energía

La señal más importante de que un episodio maníaco está comenzando a terminar es una caída en los niveles de energía de una persona. Mania crea una sensación de urgencia que puede conducir a la hiperactividad.

LEER  Hábitos de mujeres valiosas

Sentirse cansado después de un episodio maníaco es muy común, porque la manía puede hacer que una persona consuma mucha energía.

2. Patrones normalizados de pensamiento y habla

Los pensamientos y las palabras frenéticos son característicos del fanatismo. Las personas maníacas saltan de un tema a otro y es difícil seguirles el ritmo.

Cuando la manía cede, los pensamientos y el habla se vuelven lentos y regulares. La persona se vuelve menos habladora.

3. Reducir la impulsividad

La manía hace que una persona se entregue a un comportamiento imprudente y arriesgado debido al aumento de la impulsividad.

Cuando termina el episodio maníaco, la persona muestra un mejor juicio y autocontrol.

4. Abrumado

Durante un episodio maníaco, una persona puede involucrarse en múltiples proyectos inviables sin pensar en ello. Cuando la manía desaparece, se dan cuenta de que están abrumados.

5. Normaliza los patrones de sueño y alimentación

Durante la manía, una persona no siente que necesita dormir mucho debido a los pensamientos acelerados y la hiperactividad. Esta falta de sueño suele ir acompañada de un aumento del apetito, especialmente por los alimentos placenteros.

Cuando termina la manía, se reanudan los patrones normales de sueño y alimentación.

6. Reducir la grandiosidad y la invencibilidad

Durante la manía, la autoestima de una persona puede dispararse. Se sienten invencibles y creen que pueden hacer cualquier cosa, lo cual es parte de la razón por la que se embarcan en múltiples proyectos ambiciosos.

Cuando la manía cede, la persona no se siente tan grandiosa e invencible. Cuando la manía cede, algunos pacientes maníacos pueden incluso pensar que sus exageraciones son absurdas.

7. Mejora la concentración

Durante un episodio maníaco, una persona se distrae muy fácilmente y su atención está por todas partes. Cuando terminó el frenesí, descubrieron que podían concentrarse mejor.

8. Reconstruir la conciencia social

La irritabilidad y la impulsividad durante un episodio maníaco pueden hacer que una persona se comporte de forma dañina con los demás. Cuando la manía termina, esta disminución de la conciencia social se revierte y la persona puede mostrar preocupación por los demás. 2

9. Restablecer la autoconciencia

La impulsividad y la pérdida de control durante un episodio maníaco pueden hacer que una persona sienta que no es ella misma. Cuando termina un episodio maníaco, se restablecen la autoconciencia y la identidad. La persona tiene un sentido más claro de quiénes son.

10. Re-realismo

En algunos casos de manía, una persona puede experimentar delirios y alucinaciones. Cuando la manía cede, tienen una mejor comprensión de la realidad.

Referirse a

  1. Tondo, L., H Vazquez, G. y J Baldessarini, R. (2022). Depresión y manía en el trastorno bipolar. Neurofarmacología actual, 15(3), 353-358.
  2. Carlson, GA y Goodwin, FK (1973). Etapas de la manía: un análisis longitudinal de los episodios maníacos. Archivos de Psiquiatría General, 28(2), 221-228.

hanan parviz

Hola, soy Hanan Parvez (MBA, MS Psychology), fundadora y autora de PsychMechanics. PsychMechanics ha aparecido en Forbes, Business Insider, Reader’s Digest y Entrepreneur Magazine.

LEER  Animales en la sociedad irlandesa, antiespecismo y globalización

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba