Autoestima

5 pasos para convertirse en una madre sana y equilibrada

Estudio Prostock/Shutterstock

Fuente: Estudio Prostock/Shutterstock

Como con cualquier empresa, embarcarse en el viaje de la maternidad requiere tiempo y esfuerzo. Entonces, cuando nos encontramos en este viaje, tendemos a reflexionar sobre lo que hemos pasado y cómo podemos hacerlo mejor. Es importante recordar que el proceso de convertirse en madre no es fácil y no tiene instrucciones claras, por lo que está bien revisar cuán mal preparada está. Para las mamás que recién comienzan su viaje y las mamás que aún no han encontrado lo mejor de sí mismas, este artículo las guiará a través de los pasos importantes para garantizar que se mantengan equilibradas y saludables en su viaje de maternidad.

A medida que pasa por la maternidad, el primer paso para garantizar su salud es tener una comprensión consciente de lo que espera lograr durante este tiempo. Al tener una comprensión clara de sus intenciones, puede aumentar la probabilidad de avanzar y progresar.

el viaje del amor de mi madre

Cuando era más joven, nunca estuve segura de querer ser madre. Me di cuenta de que quería aprovechar las oportunidades disponibles para mí en mi educación y carrera. Después de esta revelación, reconocí un fuerte deseo de ayudar y servir a los demás, lo que me motivó a seguir la carrera de psicología. Me encanta conocer gente y sus comunidades, y sueño con ser una gran psicóloga y cambiar el mundo. No quiero que nada lo detenga. Mirando hacia atrás en este tiempo, ni siquiera reconozco quién solía ser. Ella es tan diferente a mí ahora. Demostrar que nuestras experiencias de vida, los viajes y lo que hemos pasado pueden cambiar quiénes somos.

Con eso en mente, comencé a amarme más que nunca. Como adolescente y adulto joven, era muy tímido, de voz suave y no conflictivo. A menudo trato de cambiarme para adaptarme a las necesidades de otras personas. Incluso me enorgullezco de ser un camaleón. Sin embargo, a medida que comencé a ser más consciente de quién era, me di cuenta de que tenía que dejar de pensar y dejar de preocuparme por lo que los demás pensaran de mí. Empecé a cuidarme bien e incluso comencé a probar diferentes prácticas. Estoy comprometida a aprender a convertirme en una versión más evolucionada de mí misma. A pesar de todo, todavía amo la versión anterior de mí y reconozco que ella es la base de lo que soy ahora. Con eso en mente, me propuse una nueva meta: nunca olvidar quién soy y qué quiero lograr.

LEER  Enfermeras de primera línea de salud conductual

A medida que las mujeres envejecen y asumen nuevos roles en la vida, como esposas o madres, se espera que olviden quiénes son como individuos. Después de un tiempo, se dan cuenta de que se han perdido en responsabilidades contrapuestas. Firmemente, decidí que no era lo que quería. Me da miedo ser madre. He invertido mucho tiempo y energía no solo en mis metas profesionales sino también en mi camino espiritual. No quiero ser una madre interponiéndose en el camino de eso. Mi personalidad es preciosa para mí y estoy decidido a no dejar que nada se interponga en mi camino. Con esta revelación, encontré la paz en tener una buena carrera, ser una tía genial y ser una persona completa. Con el tiempo, mi vida comenzó a cambiar. Después de conseguir mi primer trabajo como psicóloga, me volví a conectar con mi ahora esposo y me di cuenta de que había posibilidades que no había considerado antes. Tuve que hacerme algunas preguntas difíciles. ¿Es posible para mí ser mamá y seguir cuidándome como lo hago ahora? ¿Es posible para mí ser mamá y seguir persiguiendo mis pasiones y metas?

Finalmente, quiero agradecer a mi esposo por ayudarme a abrir otro reino que no sabía que era posible. Cuando apareció, pensé que había vivido una vida abundante y me mostró que había más en la vida. Estoy tan contenta de haber cambiado de opinión y haber decidido unirme a su sociedad, matrimonio y paternidad porque eso es mi vida y mucho más.

Para muchas mujeres, el viaje es un poco diferente. Puede comenzar como yo, pero cuando aparecen las sociedades, los bebés y el trabajo duro, estas mujeres se pierden. Sin embargo, es importante reconocer esta pérdida y trabajar para redescubrirse como alguien más que como madre.

Cinco desafíos que las mamás quieren superar

pasar por madre trabajadora equilibrada Además de mi trabajo intensivo con las madres, he podido identificar algunos de los desafíos comunes que enfrentan las madres cuando intentan recuperar su maternidad.

  1. «Siento que me perdí en el proceso de convertirme en madre». En este viaje de la maternidad, nuestras necesidades, deseos, pasiones, etc. compiten con nuestras otras grandes responsabilidades (por ejemplo, las necesidades del bebé, las necesidades de la pareja, etc.). Desafortunadamente, lo que nos hace diferentes se deja de lado.
  2. «Sentí presión para hacer cualquier cosa y no estaba pidiendo suficiente ayuda». Hágase esta pregunta: ¿De dónde viene esta presión? Para muchas, esta presión proviene de las expectativas sociales, sus experiencias de ver la imagen de la maternidad e incluso de sus propias visiones idealizadas de lo que debería ser la maternidad.
  3. «Cuidarse a uno mismo es siempre lo último en mi lista». Una vez más, esto sucede a menudo cuando hay tantas responsabilidades en competencia que tienden a tener prioridad sobre las necesidades de la madre. Es fácil pensar que las necesidades de la familia deben ser lo primero, pero todos deben ponerse primero a sí mismos.
  4. «No sé lo que me gusta». Lo que sucede aquí es que en la búsqueda de pasar tiempo con nuestra familia, nos olvidamos por completo de otras cosas que nos dan alegría en la vida. Perder el acceso a las cosas que aman es un problema para muchas mamás.
  5. «Me siento culpable.» La culpa de mamá aparecía a menudo, especialmente cuando las mamás intentaban ponerse a sí mismas en primer lugar.

Pasos que debes seguir en tu viaje de maternidad

El propósito de esto es examinar ideas que ayuden a asegurar el equilibrio y la salud en el viaje de la madre. Ya sea que sea una mamá primeriza o una mamá experimentada, debe tomarse el tiempo para pensar en estas cosas.

paso 1: Pregúntate: «¿Cuál es mi cosa no negociable?» Debes decidir qué elementos de tu vida deben permanecer en tu viaje de maternidad. Por ejemplo, cuando me convertí en madre, decidí que tenía que seguir encontrando formas de cuidarme. Para mí, cuidarme en esta etapa de la vida es como hacer ejercicio durante 30 minutos de cuatro a cinco veces por semana, beber agua y llevar una dieta equilibrada. Para otros, podría incluir pasar tiempo con amigos, viajar o conectarse con la espiritualidad. Sea lo que sea, lo más importante que debe recordar es tener cuidado con estas cosas no negociables. Al llamar su atención, es más probable que la traigamos a nuestra experiencia vivida. Entonces, averigüe cuáles son sus cosas no negociables y cómo las incorporará a su experiencia de maternidad.

Paso 2: Acepta el hecho de que cambiarás a lo largo del viaje. Es fácil recordar y querer ser la persona antes de poner un pie en este camino. Sin embargo, nunca volverás a ser esa persona. Con el aumento de tener hijos, debes darte cuenta de que tu perspectiva y estilo de vida han cambiado. A pesar del cambio, todavía tienes cosas que no puedes negociar, y también puedes admitir que ahora eres diferente. Acepta los cambios que se avecinan porque son inevitables y porque son hermosos.

Paso 3: Hable con su sistema de apoyo sobre las señales de advertencia de que puede necesitar ayuda y apoyo. Los tiempos pueden ponerse difíciles y quienes lo rodean necesitan saber cuándo y cómo deben comunicarse con usted. Establecer esto ayuda cuando usted, como madre, se olvida de expresar sus necesidades. Tener a sus amigos y familiares que lo cuiden será, en última instancia, uno de sus mayores activos.

Etapa 4: Adquiera el hábito de empoderar y pedir ayuda. Si bien muchas mamás son ambiciosas y motivadas, a veces también pueden ser perfeccionistas. Sin embargo, cuando te conviertas en madre, debes darte cuenta de que no es el momento de demostrar que puedes con todo sola. Tienes que practicar pedir ayuda a los que te rodean, o incluso contratar ayuda si tienes los recursos. Esto ayudará a asegurar su equilibrio en el camino.

Paso 5: Determine cuál será su plan de salud. ¿Cómo seguirás cuidándote? Esto es muy importante porque es fácil para las mamás ponerse en último lugar. Sin embargo, si considera deliberadamente cómo incorporar el cuidado personal en su vida diaria, es más probable que asegure su propia salud cuando se convierta en madre. Hágase estas preguntas importantes:

  • ¿Cómo seguiré cuidándome?
  • ¿Qué me parece esto?
  • ¿Qué implica esto?

Incluso si sus planes tienen que cambiar, sabrá que tiene un plan y seguirá trabajando para lograrlo. Una vez más, determine cómo seguirá ocupándose de su plan de salud durante este viaje.

en conclusión

Estos son los pasos que di en mi viaje de maternidad. A través de prueba y error, descubrí que estas acciones me ayudaron a asegurar un equilibrio entre la personalidad y mi papel como madre. Espero que esta información ayude a las madres a mantener la misma tranquilidad que estos hábitos me han brindado a mí.

LEER  ¿Ver películas románticas puede ayudar a que tu vida amorosa prospere?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba