Amor

5 razones para perdonar cuando no puedes olvidar

Como cristianos, sabemos que el punto de referencia de nuestra fe es la capacidad de perdonar a los demás cuando pecan contra nosotros. Pero esto es más fácil decirlo que hacerlo. Debido a la naturaleza del delito, puede llevar meses o incluso años perdonar a alguien. El perdón es un proceso. Sin embargo, incluso si no podemos olvidar lo que alguien nos ha hecho, o si no se arrepiente, es necesario que pasemos por el proceso del perdón. ¿Por qué debemos perdonar a alguien cuando tememos que lo vuelva a hacer?

Aquí hay cinco razones para perdonar cuando no puedes olvidar:

1. Dios nos llama a perdonar

A lo largo de la Biblia, Dios nos llama a perdonar a los demás. Se nos pide que perdonemos a alguien repetidamente, incluso cuando cometió el mismo delito. Mateo 6:14-15 Di: «Porque si perdonáis a otros contra vosotros, vuestro Padre también os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a otros sus pecados, vuestro Padre no perdonará vuestros pecados. Si no perdonamos a otros, Dios no nos perdonará a nosotros. Esto es uno de los únicos pedidos que viene con este compromiso».

No importa cuán grave sea nuestra transgresión, Dios elige perdonarnos y elige no recordarla más. Él nos da la oportunidad de acercarnos a su presencia y experimentar la libertad que nos da la muerte de Cristo en la cruz. Debido a que hemos sido perdonados, tenemos la responsabilidad de perdonar a los demás incluso cuando los hayamos ofendido con menor severidad. Pasar por el proceso del perdón significa que confiamos en Dios. Cuando perdonamos a los demás, cumplimos con el llamado de Dios de perdonar a los demás.

2. Nos hace libres

La gente suele pensar que el perdón se trata de la otra persona. Creen que si los perdonamos, les ahorramos la ofensa. En cambio, sin embargo, el perdón se trata más de nosotros que de la otra persona. Perdonar a los demás nos libera del control emocional que la falta de perdón pone en nuestros corazones. Cuando perdonamos, nos sentimos más ligeros y libres. Cuando perdonamos a los demás, podemos expresarles mejor el amor.

LEER  "¿Prefieres optar por no recibir correos electrónicos del Día del Padre?"

Si tiene problemas para perdonar a alguien, comience por orar. Declara a Dios que eliges perdonar a una persona y especifica la ofensa. Dile a Dios que eliges perdonar, incluso si no tienes ganas. Dios conoce nuestros corazones. Él sabe cuándo hacemos algo a propósito y cuándo simplemente estamos llamados a hacerlo. Pero Dios nos honra cuando elegimos perdonar, incluso si solo es Dios llamándonos a perdonar. El perdón nos pone en el camino de las relaciones sanas. Si las relaciones se vuelven tensas por la falta de perdón, nuestra capacidad de perdonar puede facilitar la reconciliación. Si bien es posible que esta relación nunca vuelva a ser lo que solía ser, podemos hacer nuestra parte para vivir en armonía con todos ustedes. Los problemas de salud mental van en aumento. Esto se debe en parte a la falta de perdón en nuestros corazones porque no admitiremos el pecado que los agobia. Al hacernos limpios ante Dios y luego elegir limpiar a otros ante Él, experimentamos un nivel sin precedentes de libertad emocional.

3. Mostrar el amor de Dios

Juan 15:13 dice: “No hay mayor amor que este: que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Cristo sin pecado escogió llevar los pecados del mundo para que todos pudiéramos experimentar la libertad. Cuando no perdonamos a los demás, es como decir que la muerte de Cristo fue vana y que algunos pecados no merecen el perdón. Cuando implicamos esto, implicamos que la muerte de Cristo no tuvo sentido, que Cristo murió en la cruz sin saber lo que estaba haciendo. Si bien perdonar a alguien puede traer a colación el dolor del pasado, es mejor lidiar con él de manera efectiva. No es bueno taponar nuestros sentimientos o negar la existencia de problemas. En cambio, cuando perdonamos a aquellos en nuestras vidas, mostramos a otros el amor incondicional de Dios. Cuando hacemos esto, demostramos que Dios también nos ama y confiamos en él y en el poder del sacrificio de Cristo.

LEER  ¿Por qué siempre sueño con mi amante?
Publicaciones relacionadas

4. Demostramos el fruto del Espíritu

Gálatas 5:22 nos dice cuál es el fruto del Espíritu: «El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza». Espíritu Santo vive dentro de nosotros. Cuando perdonamos, cultivamos estos frutos en nuestra vida. El perdón muestra estos frutos porque mostramos amor, paz, ternura y bondad en formas que no podemos hacer sin el perdón. Cuando perdonamos, allanamos el camino para que el Espíritu Santo obre más eficazmente en nuestras vidas. Si no se controla, la falta de perdón puede obstaculizar nuestra relación con el Espíritu Santo. El Espíritu Santo no obra en un corazón duro. El perdón ablanda el corazón y permite que el Espíritu Santo se mueva libremente en nuestras vidas.

5. Conviértelo en una práctica natural

Una vez que hacemos el difícil acto de perdonar una vez, se vuelve más fácil perdonar varias veces. Incluso cuando la ofensa es grave, tenemos las herramientas y las habilidades espirituales necesarias para completar el proceso del verdadero perdón. Si perdonamos a alguien, el perdón puede ser difícil de detectar porque aún podemos sentir ira, dolor u otras emociones asociadas con la ofensa. Si menciono repetidamente las ofensas, continúo desahogándome con un amigo o me lleno de ira o resentimiento cada vez que veo a esa persona, es probable que aún no la haya perdonado. Cada vez que sientas esta emoción, toma un diario y escribe cómo te sientes. Lidia con el dolor que está oculto en lo más profundo. Las lesiones que no se tratan con eficacia pueden conducir a muchos otros problemas físicos, emocionales y espirituales.

Tome una hoja de papel en blanco y pídale al Señor que le revele a alguien de quien todavía es culpable. Escriba sus nombres y la naturaleza del crimen. En tu momento de tranquilidad, di su nombre y anuncia que eliges perdonar su ofensa hoy. Pídele a Dios que te ayude a nunca recordarlo o mencionarlo para que puedas practicar la paz y la libertad del perdón. Declare que Satanás no tiene cabida en su vida y que no permitirá que la falta de perdón se interponga en su relación con Dios. Cuando haya terminado, es posible que se encuentre en una relación más profunda con Dios.

El perdón puede ser una de las cosas más difíciles en la vida cristiana. Sin embargo, cuando hacemos esto, le mostramos a un mundo incrédulo quién es Dios y Su presencia en nuestras vidas. Dios escogió usar a Su Hijo para llevar la carga de todos los pecados del mundo. Dios elige mostrarnos un gran amor al perdonarnos y nos llama a hacer lo mismo. No hay nada que podamos hacer para negar la salvación que nos dio la muerte de Cristo. Lo demostramos mejor cuando perdonamos a los demás. El perdón no solo libera a otra persona, sino que nos libera del dolor físico, emocional, mental y espiritual que nos impide tener una relación vibrante con el Señor.

Crédito de la imagen: ©GettyImages/PeopleImages

escritor michelle razurekmichelle razurek es una galardonada autora de múltiples géneros, oradora, esposa de pastor y madre. Es agente literaria y entrenadora de escritura certificada para Wordwise Media Services. Su nuevo libro para niños, Quién quiere Dios que yo sea, alienta a las niñas a descubrir el plan de Dios para sus carreras. Cuando no está trabajando, le gusta beber café con leche de Starbucks, coleccionar recuerdos de los 80 y pasar tiempo con su familia y su perro rabioso. Para obtener más información, visite su sitio web en www.michellelazurek.com.

LEER  Relaciones sin sexo y la metáfora del pastel de capas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba