Amor

5 razones para perdonar, incluso si no puedes olvidar

5 razones para perdonar incluso si no puedes olvidar

Seamos realistas: el perdón es difícil. Es solo por Jesús que tenemos el poder de perdonar a otros. Dios quiere que perdonemos a los demás como Él nos ha perdonado a nosotros, pero perdonar no significa olvidar. El viejo dicho «perdona y olvida» no es bíblico. Podemos perdonar a otros, pero eso no significa que olvidemos lo que hicieron. Elegir perdonar significa que le entregamos el problema a Dios, pero el hecho de que no sea así no significa que olvidemos lo que sucedió. Aunque el perdón sea difícil, aunque no podamos olvidar, hay muchas razones para perdonar.

Veamos cinco razones para perdonar aunque no podamos olvidar:

1. Dios nos llama a perdonar

La razón número uno para perdonar aunque no podamos olvidar es porque Dios nos llama a perdonar a los demás. Efesios 4:32 nos dice: «Sed bondadosos y compasivos unos con otros, perdonándoos unos a otros, como Dios os perdonó a vosotros en Cristo.» Dios sabe que es difícil para nosotros perdonar a otros, especialmente cuando nos han hecho cosas realmente malas, pero todavía nos apela a que los perdonemos. Perdonar no es lo mismo que olvidar, como se mencionó anteriormente. Es imposible olvidar lo que alguien nos ha hecho, pero no es imposible perdonar a alguien, aunque a veces lo parezca. He luchado con la falta de perdón durante años y este no es un buen lugar para ir.

Dios no quiere que insistamos en la falta de perdón porque solo nos hace daño. La falta de perdón puede abrumarte y dejarte con dolor. Necesitamos escuchar a Dios y perdonar a los que nos lastiman. Mucha gente piensa que perdonar significa olvidar lo que pasó, pero no es así. Si bien no olvidamos el dolor o la traición, podemos decidir entregárselo todo a Dios. El Señor quiere que le entreguemos todas nuestras ansiedades, preocupaciones y dolores (1 Pedro 5:7).

LEER  23 trucos de vida poderosos (y poco convencionales) para hombres

2. Mejorar la salud mental

La segunda razón para perdonar aunque no puedas olvidar es que el perdón puede mejorar tu salud mental. Si persiste en la falta de perdón, puede conducir a la ansiedad, el estrés y la depresión. Luché con los tres, y empeoró cuando insistí en no perdonar. Aferrarse a la falta de perdón solo hará que usted también tenga estos problemas. Lo mejor que puedes hacer es perdonar y seguir adelante.

Perdonar no significa que todo lo que hacen sea bueno. En cambio, significa que le dejas el problema a Dios. Entrega toda la falta de perdón, el dolor y la amargura a Dios, y podrás encontrar paz mental y paz mental. Sí, el perdón puede ser difícil, pero el perdón tiene muchos beneficios. Aferrarse a la falta de perdón solo conducirá a dolor y problemas a largo plazo. Su propia salud mental debe perdonar y dejar todo en manos de Dios.

Publicaciones relacionadas

3. El perdón trae sanación y libertad

La tercera razón por la que debes perdonar, incluso si no puedes olvidar, es que el perdón lleva a la curación. Cuando elegimos perdonar y entregarlo a Dios, podremos experimentar verdaderamente la libertad. Elegir no perdonar nos pone en cadenas de falta de perdón que solo nos ata y nos limita. Jesús murió por nosotros para que tengamos vida abundante (Juan 10:10), no una vida limitada. Aferrarse a la falta de perdón nos roba la libertad y el gozo. Elegir perdonar a otros nos hace libres.

Algunas cosas son más difíciles de perdonar que otras, pero nos sentimos más libres e ingrávidos cuando perdonamos las cosas más grandes que nos derribaron. Ya no tenemos que llevar la carga de la falta de perdón porque elegimos perdonar. Perdonar a los demás trae libertad y te permite vivir el resto de tu vida en la paz de Jesús. Deja de permitir que la falta de perdón se interponga en el camino de tu libertad.

4. Todos cometemos errores

La cuarta razón para perdonar aunque no puedas olvidar es que todos cometemos errores. La Biblia nos dice que todos pecamos y nos quedamos cortos (Romanos 3:23). Ninguno de nosotros es inmune a las consecuencias del pecado. Una canción reciente de mi banda favorita, Two Door Cinema Club, contiene letras que nos instan a recordar que todos cometemos errores, «Todos nos equivocamos/Así que no te quedes loco por mucho tiempo» («Wonderful Life», «Two Door club de cine»). Así como estas letras nos dicen que todos cometemos errores alguna vez, debemos estar preparados para perdonar los errores de los demás.

Si reflexionamos sobre nosotros mismos, podremos ver que nosotros también la cagamos y cometimos errores. Nadie es perfecto excepto Dios, por lo tanto, todos seguimos cometiendo errores. Así como queremos que los demás nos perdonen cuando nos equivocamos, también debemos perdonar a quienes nos lastiman. El perdón es la clave para sanar del pasado y seguir adelante.

5. Muestra crecimiento y madurez cristiana

Una quinta razón para perdonar, incluso si no puedes perdonar, es que muestra tu propio crecimiento y madurez cristiana. Los cristianos maduros pueden perdonar porque saben que han entregado todo su sufrimiento a Cristo. Eligen liberarse de la falta de perdón y continuar llevando a cabo el plan de Dios para sus vidas. Hay una gran fortaleza y madurez en perdonar a los demás.

Dios quiere que seamos fuertes y perdonemos a los demás. Como todos sabemos, es muy difícil perdonar a los demás. Es más fácil estar molesto y amargado con la otra persona que perdonarla. Cuando elegimos perdonar, estamos demostrando nuestro propio crecimiento y madurez cristiana. Sí, es difícil perdonar a otros, pero es vital para nuestro propio crecimiento cristiano.

El crecimiento y la madurez cristianos son difíciles de cultivar por nuestra cuenta, pero Dios puede ayudarnos a sanar. Pedirle a Dios que te ayude a no perdonar puede ayudarte enormemente. Él puede ayudarte a ablandar tu corazón y permitirte perdonar a alguien, incluso si no merece tu perdón. Jesús nos dijo: «Si habéis pecado contra alguien mientras estáis orando, perdonadlo, para que vuestro Padre celestial perdone vuestros pecados» (Marcos 11:25).

toma la decisión correcta

La decisión correcta es siempre perdonar y entregárselo a Dios. Sé que es difícil, pero es algo que todos tenemos que hacer. No necesitamos permanecer en las cadenas de la falta de perdón. Permanecer en el ámbito de la falta de perdón solo nos hará daño y obstaculizará nuestro crecimiento cristiano. Si insistes en no perdonar, es hora de dejarlo ir. Entrégalo todo a Dios. Él conoce el dolor por el que estás pasando y puede ayudarte a sanar.

Elegir perdonar no significa que el dolor que has experimentado se olvide, ni significa que el dolor que has experimentado está bien. Por el contrario, el perdón significa entregar la situación a Dios. Duele cuando alguien nos hace algo malo, es difícil perdonarlo, pero la verdadera sanación y libertad solo se encuentra cuando perdonamos a la persona. Dios quiere que los perdones y le entregues tu dolor. Hay felicidad más allá del dolor y el dolor.

Crédito de la imagen: ©Getty Images/fizkes


Ladrillo Vivian Ama a Jesús, estudia la Palabra de Dios y ayuda a otros a caminar con Cristo. Tiene una licenciatura y una maestría en ministerio cristiano con un profundo enfoque académico en teología. Sus actividades favoritas son pasar tiempo con su familia y amigos, leer y pasar tiempo al aire libre. Cuando no está escribiendo, se embarca en otras aventuras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba