Amor

5 razones por las que no puedes «arreglar» a otra persona

5 razones por las que no puedes arreglar a otra

¿Alguna vez escuchó a un familiar o amigo compartir un problema e inmediatamente comenzó a darles ideas sobre lo que deberían hacer para mejorar la situación? «Lea este libro», «Tome este suplemento», «Compre este curso», «Haga más ejercicio», «Beba más agua», etc. La persona que te escucha reconoce tu sugerencia, se aleja de la conversación y nunca sigue tu consejo. Su sugerencia puede ser útil, pero también tiene deficiencias.

Cuando se entera de la situación difícil de otra persona, ¿qué le parece compartir su propia experiencia? Espero que ayude, eres rápido para contar una historia que es relevante para tu lucha actual. Si bien la historia puede tener valor, pone el foco en usted y le quita el foco a la persona que la comparte, quien solo necesita un oído atento y algo de aliento.

Su deseo de ayudar y apoyar a sus seres queridos se basa en el amor, la compasión y la empatía. Es difícil ver a tus amigos y familiares pasar por cosas difíciles. Sin embargo, es importante comprender las limitaciones de su papel en la solución de los problemas y luchas de otras personas. Puede navegar mejor por estas situaciones enfocándose en la escucha activa, la autorreflexión, honrando su viaje personal y confiando en la sabiduría y soberanía de Dios.

En tu naturaleza humana, no puedes resolver los problemas o luchas de nadie por las siguientes razones:

1. Escuchar debe ser tu primer instinto

En la prisa por ayudar, puede saltar al modo de reparación antes de escuchar la historia completa. Hay un tremendo poder en ser un oyente atento. A veces todo lo que una persona necesita son oídos atentos y un corazón comprensivo.

Al evitar imponer sus propias ideas e historias, crea un espacio seguro donde los demás se sienten escuchados y valorados. Esto implica escuchar en un nivel más profundo, realmente escuchar, no solo escuchar superficialmente para responder, lo cual es un regalo raro para dar a la otra persona.

LEER  Cuatro actividades divertidas para parejas reavivadas
Publicaciones relacionadas

Proverbios 18:13 nos recuerda que hablar antes de escuchar es imprudente y conduce a la vergüenza. En su lugar, practiquemos escuchar y hablar despacio, reconociendo que a veces lo mejor que podemos ofrecer es atención y ánimo indivisos.

2. Tienes limitaciones

Si bien sus intenciones pueden ser sinceras, es importante reconocer que no puede resolver los problemas o dificultades de otra persona. Debe evitar parecer crítico o condescendiente al asumir que sabe lo que es mejor para los demás.

En lugar de tratar de arreglar a otra persona, puedes admitir humildemente que tienes tus áreas de crecimiento y desafíos. Mateo 7:3 Advertencia de no mirar solo la paja en el ojo de tu hermano e ignorar la leña en el tuyo.

Puede volver a centrar su atención en usted mismo. Al desarrollar la autoconciencia y luchar por el crecimiento personal, serás un ejemplo vivo de la transformación que quieres ver en los demás.

3. La situación es complicada

Todos y sus problemas son complejos, y rara vez existen soluciones simples y únicas para todos. Es importante admitir que no tiene toda la información que necesita para proporcionar una solución integral.

La única persona que conoce todos los detalles de la situación actual es quien la maneja. Por lo tanto, son las mejores personas para poder encontrar una solución.

En lugar de ofrecer soluciones rápidas, puede ser curioso y hacer preguntas bien pensadas para ayudar a su amigo o familiar a explorar las posibilidades de encontrar una solución. Esto les da poder para encontrar su propio camino bajo la guía de Dios.

Al ser curioso y hacer preguntas, crea un entorno de confianza y colaboración para una exploración y un crecimiento más profundos.

4. Debes respetar el crecimiento personal de los demás

Dios nos creó a cada uno de nosotros con libre albedrío y la capacidad de tomar nuestras propias decisiones. Todos están en un viaje único de crecimiento y transformación personal. Si bien puede ser tentador asumir la carga de otra persona, debe respetar su camino y permitirle la oportunidad de aprender, cometer errores, crecer y madurar.

Gálatas 6:5 nos recuerda que cada uno de nosotros debe llevar sus propias cargas. En lugar de tratar de arreglar a alguien, puedes ofrecer apoyo a través de la oración y la empatía genuina. Al confiar en la soberanía de Dios, puedes liberar tu deseo de controlar la situación y permitir que Su plan perfecto se desarrolle.

5. Debes respetar la soberanía de Dios

Tienes que recordar que no eres Dios. Él tiene un propósito y un plan para todo lo que sucede en tu vida y en la de otras personas. Cuando sienta la necesidad de intervenir, puede encomendar a la persona y su situación a Dios, confiando en que Él obrará de maneras que usted no puede comprender.

Sus planes siempre son buenos, incluso si no puedes verlos ahora. Piensa en cuánto te preocupas por la persona que quieres salvar de su dolor. Recuerda, Dios los ama más que a ti. Siempre me ayuda cuando uno de mis hijos adultos está pasando por un momento difícil y empiezo a caer en el modo de mamá reparadora.

Como humanos, tenemos limitaciones. No podemos cambiar a otra persona o situación. Dios es el único que puede producir una transformación duradera en cualquier persona o situación.

Éxodo 14:14 te asegura: «El Señor peleará por ti; solo necesitas permanecer quieto. Puedes descansar en esta promesa y dejar que Dios sea Dios».

En momentos de entrega, puedes experimentar una profunda sensación de paz y fe. Al reconocer sus limitaciones y confiar en Dios, invita a Su sabiduría y poder a obrar en la vida de sus seres queridos.

Reconocer y respetar los límites de su función de ayudar a los demás es fundamental en su camino como cristiano.

¿Qué pasa si no tratas de resolver rápidamente los problemas de otras personas? ¿Qué sucede si solo hace algunas preguntas en lugar de proporcionar una solución rápida? ¿Qué pasaría si realmente escucharas cuando otras personas comparten sus luchas?

Santiago 1:19 nos dice que seamos prontos para escuchar y lentos para hablar.

¿Qué más puedes hacer aparte de tratar de arreglar a una persona o situación?

Si bien no puedes arreglar a alguien, puedes apoyarlo y alentarlo orando y escuchando. Al aprender a ser un oyente atento, puede crear un espacio seguro para que otros compartan sus voces y se sientan cómodos al ser escuchados.

Brindar aliento y comprensión fomenta conexiones más profundas con los demás y demuestra el amor de Cristo de manera tangible. Nuestro papel es señalar a otros a Dios y su poder transformador. Confiar en la soberanía de Dios y comprender que el cambio y el crecimiento están en última instancia en sus manos puede proporcionar consuelo en situaciones difíciles.

Al final del día, todos son responsables de sus acciones y nada de lo que diga o haga puede afectar el cambio o el crecimiento de su vida hasta que haya dominado lo que debe hacer para seguir adelante.

Colóquese como madre, cónyuge, amiga o miembro de la familia que quiere saber acerca de las luchas por las que están pasando sus familiares y amigos. Aprenda a hacer preguntas buenas y claras para ayudarlos a explorar sus sentimientos, procesarlos verbalmente y formular los próximos pasos en torno a la situación que enfrentan.

Este es el mejor regalo que le puede dar a otra persona: realmente escucharla y caminar con ella durante una temporada difícil. Que se sepa que escuchas con compasión, confías en el plan de Dios y ofreces un apoyo inquebrantable.

Crédito de la imagen: ©GettyImages/Prostock-Studio

renee betel, la autora de Finding Me: A Women’s Guide to Learn More About Yourself es una entrenadora de vida cristiana profesional y una entrenadora certificada de Eneagrama centrada en el evangelio. Ella ayuda a las mujeres cristianas a explorar posibilidades y vivir de acuerdo con quienes son y quienes son en Cristo para que puedan tener un propósito en la segunda mitad de sus vidas. A Renee le encantaría conectarse contigo en Instagram.

LEER  NIMH » El NIMH crea un recurso de acceso público utilizando datos de voluntarios sanos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba