Amor

6 formas en las que estás lastimando a tu esposo sin saberlo

Seamos realistas, los hombres y las mujeres son tan diferentes como la tiza y el queso. Lo que te hace funcionar como mujer podría ser lo mismo que le pone la piel de gallina a tu marido. Lo más probable es que sus necesidades emocionales le suenen extrañas a su cónyuge, y viceversa. Su trabajo, entonces, es tratar de entender qué es lo que mantiene a flote a su cónyuge: aprender su lenguaje de amor y hablarlo con fluidez.

En su libro His Needs, Her Needs, Willard F. Harley, Jr. argumenta que la incapacidad de satisfacer las necesidades emocionales de los demás se debe a la ignorancia de dichas necesidades, al no ser egoísta y no estar dispuesto a ser considerado con los demás. Esto significa que, a menos que esté investigando e interrogando intencionalmente a su cónyuge, es probable que se comporte de una manera que lo irrite sin saberlo. Aquí hay seis formas en que, como esposa, podrías estar lastimando a tu esposo sin saberlo.

1. Critícalo y protégelo

Como esposa, quizás disfrutes mucho de tu papel como gallina. Disfrutas del privilegio de la dominación. pero. Cuando emite directivas, ¿une a su esposo ya sus hijos? ¿Está constantemente redirigiendo, criticando, corrigiendo, desaprobando o incluso desaprobando a su esposo? Muchas esposas caen en la trampa de cuidar a sus maridos. Siempre están encontrando fallas en las opiniones y el comportamiento de sus maridos, tratando de guiarlos en una dirección diferente.

Esto deja a sus esposos sintiéndose menospreciados, irrespetados y controlados. También puede minar su autoestima, dañar la confianza y volverlos amargados y enojados. Cuidar a tu esposo también puede hacer que se ponga a la defensiva y se encierre en su caparazón. Sin embargo, eso no significa que no puedas tener una opinión diferente a la de tu esposo. Los conflictos y las diferencias de personalidad son inevitables en el matrimonio. Pero cuando expreses tu opinión, hazlo con respeto y evita atacar el carácter de tu esposo. Evita sonar como su madre o como si estuvieras agarrando su mano en el tarro de galletas.

2. Trátalo con tranquilidad

Joe irrumpe en la sala de estar, exhausto y arrepentido por llegar tarde. Su esposa había desaparecido, así que subió corriendo las escaleras a su habitación y la encontró acurrucada en la cama leyendo un libro. Sus intentos de saludarla y abordarla fracasaron. Ella no le habla, solo mira en su dirección. Se aleja frustrado, preguntándose qué hizo mal (además de llegar tarde a casa).

LEER  El truco para asegurarte de no alejar el amor...

No es raro que las esposas guarden silencio sobre sus esposos cuando están molestos por algo. Sin embargo, esto es tóxico, abusivo y poco saludable para cualquier relación. Se necesitan dos personas para bailar tango, y no es justo dejar que tu esposo ande a tientas en la oscuridad y olvide sus errores. Recuerde, su esposo no puede leer la mente y no podrá comprender su frustración a menos que se comunique de manera efectiva.

Los psicólogos dicen que las personas que usan la terapia silenciosa tienen como objetivo ejercer control sobre la otra persona para manipularla. Cuando tratas en silencio con tu esposo, se siente confundido, frustrado, rechazado y herido. Les estás dando la impresión de que no te importa la salud de tu matrimonio, y depende totalmente de ellos (aunque a ciegas) arreglar las cosas. Permanecer en silencio también significa que está negando una comunicación adecuada, sin la cual el matrimonio no puede prosperar.

Publicaciones relacionadas

Las Escrituras están llenas de advertencias para una comunicación adecuada en las relaciones. En Amós 3:3 leemos que dos no pueden andar juntos si no están de acuerdo. Esto significa que la comunicación es la columna vertebral de una relación productiva. Además, Pablo instó a la iglesia de Éfeso a que no permitiera que el sol se pusiera sobre la ira (Efesios 4:26). Esto significa que resuelven rápidamente cualquier disputa y pelea entre ellos.

Pablo también pide a los creyentes que busquen la reconciliación con todas las personas (Hebreos 12:14). Seamos honestos, a menudo estamos ansiosos por reconciliarnos con alguien que no sea nuestro cónyuge. Queremos guardar rencor a nuestros cónyuges, pero son las personas más importantes en nuestras vidas. Si, como esposa, prefiere guardar silencio con su esposo, elija seguir la dirección de Dios y abrace la comunicación.

3. Muestra desinterés por la intimidad sexual

Seamos realistas, el sexo es un gran problema para la mayoría de los hombres. Encabeza su lista de necesidades. Por otro lado, la mayoría de las mujeres necesitan sentir una conexión emocional con su esposo antes de poder pensar en la intimidad. Necesitan sentir afecto y amor primero. El sexo se convierte entonces en su forma de expresar la profunda conexión que sienten.

Si una pareja no ha aprendido a satisfacer las necesidades primarias del otro, suele haber un desequilibrio en lo que respecta al sexo. Las esposas a menudo pueden no estar interesadas en la intimidad, mientras que los esposos parecen anhelar la intimidad. Cuando un esposo siente que le está rogando a su esposa que tenga relaciones sexuales, daña su confianza y autoestima. Los hombres quieren saber que son queridos y que sus esposas los ven como buenos amantes. Ante la indiferencia de sus esposas, se sienten insignificantes e incompetentes, lo que les hace sentir un dolor indecible.

Si no está interesado en la intimidad sexual de su esposa, vaya a la raíz del problema. Hágale saber a su esposo cómo puede ayudarla a reavivar su interés.

4. Compáralo

«El esposo de Jane nunca se pierde las reuniones escolares de sus hijos. ¡Espero que seas como él!», le espetó Sally a su esposo con rabia. A cambio, Steve estaba devastado. Se sentía inútil y despreciado. Trabaja duro todos los días para asegurarse de que su familia tenga suficientes suministros. «¿No aprecia ella mis esfuerzos?», se preguntó.

Enfrentar a tu esposo con otras personas es otra forma segura de lastimarlo. Su esposo se siente rechazado y frustrado. Además, comparar a sus esposos la tentará a olvidar sus fortalezas mientras magnifica sus debilidades. Es totalmente injusto porque tú también tienes debilidades, y si tu marido te compara con otras mujeres, apostamos a que no te gustará.

5. No apreciarlo y apreciarlo

¿Sabías que la mayoría de los hombres prosperan con la admiración, y cuando proviene de sus esposas, significa mucho para ellos? La admiración genuina por su esposo aumentará su confianza y lo inspirará a conquistar el mundo. Los hombres son competitivos y tienden a obtener valor de lo que hacen. Por lo tanto, necesitan saber que sus esposas notarán y admirarán sus esfuerzos por la familia. Ellos están en constante necesidad de elogios.

Cuando no aprecia a su esposo ni aplaude sus logros, él se sentirá frustrado y puede perder gradualmente su entusiasmo por sacar lo mejor de sí mismo. Así que trate de ser el fanático número uno de su esposo y mírelo volar.

6. Regañarlo

Así que envió a su esposo a arreglar el grifo que goteaba el fin de semana pasado, pero no tuvo tiempo de hacerlo. ¿Haces tu deber molestarlo hasta que termine? Es un hecho, los hombres de todo el mundo odian que los regañen. Regañar es molestar o molestar constantemente a alguien. Esto sucede cuando la persona que regaña no cree que la otra persona tenga buenas intenciones o la capacidad de completar la tarea de manera efectiva. Refleja la mala comunicación y la impaciencia de la persona que regaña.

Las mujeres son más propensas a regañar porque están principalmente a cargo de la limpieza. Para dominar, terminan tratando de controlar a sus hijos y esposos. Sin embargo, esto puede ser contraproducente porque el regañar es muy ofensivo para los hombres. El sabio rey Salomón señaló que es mejor vivir en un rincón de una casa que compartir una casa con una mujer pendenciera (Proverbios 21:9).

Regañar a tu marido puede hacer que quiera huir en busca de paz. En su lugar, adopte una comunicación adecuada y confíe en que su esposo tiene buenas intenciones. Olvídate de regañar y comunícate respetuosamente con tu esposo.

relacionado:

6 formas en las que estás lastimando a tu esposa sin saberlo

Crédito de la imagen: ©Getty Images/Vadym Pastukh

Escritor de cruce de peatones Keren KanyagoKaren Kanyago Es escritora independiente y bloguera de Parenting Spring. Como esposa y madre, usa su blog para sopesar temas relacionados con la paternidad, el matrimonio y la fe cristiana. Es Licenciada en Comunicación Social con especialización en Medios Impresos. Síguela en Facebook e Instagram y/o envía un correo electrónico a kerenkanyago@gmail.com.

LEER  11 mujeres revelan cómo mejorar en la cama

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba