Autoestima

8 principales signos de que no tienes personalidad

¿Qué significa no tener personalidad?
¿Cómo puede una persona no tener personalidad?

La personalidad es la suma de tus genes y experiencias de vida. Incluye todo sobre ti, desde tu apariencia hasta tus valores. Por lo tanto, cada uno tiene una personalidad. No hay una sola persona en el mundo con la que no puedas hablar.

Si puedes hablar de alguien, tiene personalidad.

Cuando las personas dicen que sienten que no tienen personalidad, quieren decir que no tienen mucha personalidad. Tienen muy poca personalidad.

Asimismo, acusar a alguien de falta de personalidad significa que carece de personalidad. No es que tengan cero personalidad, es imposible. Decir que una persona no tiene personalidad en absoluto es una exageración en aras del efecto. Es como decir que su plato no tiene sal cuando tiene poca sal.

sin personalidad vs mucha personalidad

Básicamente, cuanto más te juzgan, más personalidad tienes. Si te encuentro pero no te hablo, tengo información limitada sobre ti. No tienes mucha personalidad para mí.

Pero los que te conocen, saben más, pueden pensar que tienes personalidad.

Esto es a lo que se reduce: cuánta información revelas sobre ti mismo.

Pero hay más

Este El primer escenario Tener mucha personalidad se trata de mostrar más de ti mismo: tus opiniones, gustos, disgustos, etc. Esta primera etapa tiene que ver con la expresión: la expresión de opiniones y emociones. Cuanto más expresas, más personalidad tienes.

Cuanto menos expreses, menos tu personalidad será percibida por los demás.

Sin embargo, una vez que te expresas, es posible que todavía te perciban como una persona sin personalidad. Esto sucede cuando no tienes nada único y memorable. Eres como todos los demás. Sus opiniones, preferencias y respuestas emocionales son estándar.

Cuando tu personalidad no se destaca entre la multitud, parece que te falta personalidad.asi que Segunda etapa Tener muchas personalidades es tener una personalidad única.

Profesor universitario vs presentador de programa de entrevistas

La mayoría de los profesores universitarios suelen ser personas impersonales. Da conferencias en un tono aburrido y monótono, expresando apenas su emoción sobre el tema. No es de extrañar que la gente prefiera aprender de YouTube.

Están en el extremo numérico de la personalidad. Por otro lado, tenemos presentadores de televisión carismáticos y animados cuyas expresiones y emociones están burbujeantes.

sin espectro de personalidad

¿Adivina cuál de los dos es más simpático?

Por supuesto, el presentador del programa de entrevistas. No puede haber un buen programa de entrevistas si el presentador no es carismático. Nadie verá ese programa.

Tu tribu también importa

Cuánto te valora tu tribu es un factor clave para añadir a tu personalidad. La audiencia de los presentadores de programas de entrevistas es el público en general, especialmente las personas que se preocupan por las celebridades.

Puede que no te interesen mucho las celebridades, pero te interesan los tipos de suculentas de los que hablan tus amigos botánicos. Para ti, tu amigo botánico es más divertido que cualquier presentador de un programa de entrevistas.

Pero su amigo botánico aún puede carecer de personalidad debido a la falta de encanto en la forma en que se comunica y se expresa. Incluso podrías odiar la botánica si pasas demasiado tiempo con él. Podrían arruinar tu botánica.

Por otro lado, incluso los temas más aburridos pueden ser interesantes cuando se hablan de forma encantadora.

ningún signo de personalidad

Profundicemos en las señales clave de que no tienes personalidad. Si ves la mayor parte de esto en ti mismo, entonces solo debes preocuparte de si tu falta de personalidad interfiere con tus metas importantes en la vida. A continuación, puede proceder a actualizar su personalidad.

1. Rara vez expresas tu opinión

Hay dos posibilidades: o no tienes opiniones, o las tienes pero no las expresas. Puede abordar lo primero sabiendo lo que le importa o manteniéndose al día con las últimas tendencias. Cuanto más sepa sobre un tema, más podrá pensar en él.

Puede haber muchas razones por las que no expresas una opinión. Algunas de estas razones pueden ser legítimas. Tal vez estés rodeado de personas de mente cerrada que se cierran a tus ideas.

Pero la verdad es que si no expresas tu opinión sobre nada, la gente pensará que no has logrado nada. Pensarán que no tienes personalidad.

Las opiniones, especialmente las fuertes, tienden a hacerte parecer más fuerte. Alguien que sabe de lo que habla. Personas que tienen buenas razones para creer lo que creen.

2. No expresas tus emociones

Te humaniza cuando expresas tus emociones. La sensación que das es real. Le das a la gente la oportunidad de conectarse contigo en un nivel más profundo. Si la gente puede entender tus emociones, les gustarás. Les encantará que seas honesto con tus emociones, incluso si no tienen nada que ver contigo.

Cuando no expresas ninguna emoción, no pareces una persona. No eres diferente de un robot. Como un robot, no tienes personalidad.

3. Eres tolerante

Amabilidad es exactamente lo que parece: estar de acuerdo con todo. Las personas muy complacientes están de acuerdo con todo. Dicen «sí» incluso cuando quieren decir «no». Carecen de confianza y hacen todo lo que está a su alcance para evitar conflictos.

La amabilidad surge de la necesidad de belleza y adaptación. Pero puede resultar contraproducente. Si eres demasiado tolerante, significa que no tienes ideas propias. No tienes tus propias preferencias. No te valoras a ti mismo.

Al igual que el agua, tomarás cualquier forma que pueda contener tu taza. Tus opiniones son las opiniones de los demás, y tus valores son los de ellos.

4. Eres una persona agradable

Esta bandera está muy relacionada con la anterior. Si eres una persona agradable, eres como el 90% de las personas que hay. No puedes esperar tener una personalidad única cuando eres como el 90% de las personas.

Al igual que la amabilidad, agradar a los demás oculta el miedo al conflicto y el deseo de ser aceptado.

5. Temes al rechazo

Si sus opiniones, gustos y aversiones son demasiado diferentes a las de la multitud, corre el riesgo de ser rechazado y condenado al ostracismo por la multitud. El miedo al rechazo es fuerte porque todos queremos ser aceptados por nuestro grupo. Pero el miedo al rechazo también puede ser un camino hacia la mediocridad y la falta de personalidad.

6. Eres introvertido

Si eres una persona privada, la mayoría de las personas simplemente no tienen suficiente información sobre ti para considerarte. Este no es necesariamente algo malo. Tal vez no quieras que piensen demasiado en ti.

Mientras compartas quién eres con las pocas personas que te importan, estarás bien.

7. Te faltan principios y valores

Las personas con fuertes principios y valores se comportan de manera consistente en todas las situaciones. Si creen en la honestidad, serán honestos pase lo que pase.

Cuando tienes claros tus valores y se los cuentas a la gente, tu personalidad tiene una base sólida. La gente sabe quién eres y lo que representas.

A la gente le costará entenderte si no tienes unos valores claros y sigues cambiando para adaptarte a lo que presentas. Pareces inconsistente y no tienes personalidad alguna.

La personalidad se trata de características estables y consistentes.

8. Tu identidad está desequilibrada

¿Qué significa desequilibrio de identidad?

Cuando su identidad depende demasiado de uno o dos factores. La identidad de un aburrido profesor universitario depende demasiado de los «intelectuales». Las personas que juegan videojuegos todo el día se consideran «jugadores».

El problema de tener identidades tan desequilibradas es que te impiden tener nuevas experiencias. No eres más que un «intelectual» o un «jugador». Tu personalidad es limitada. Cuando tu personalidad es limitada, sientes que no tienes personalidad y, a menudo, no tienes vida.

El consejo de mi profesor

Cuando estaba en la escuela, un profesor que me gustaba me dijo que era demasiado tímido y reservado. Necesito salir de mi caparazón. Tomando su consejo en serio, lo hice. Durante los siguientes años, salí de mi caparazón.

Me expreso más, sin filtros, y digo lo que quiero decir. hice lo que quería hacer. Es interesante.

Llegó al punto en que comencé a odiarlo. Hago muchas bromas. Divertido para mí y mis amigos, pero no tan divertido para los profesores.

Entonces un día el mismo profesor me llamó y me dijo:

«Has salido demasiado de tu caparazón».

No sé cuánto sale de tu caparazón. En mi mente joven, o estás en el caparazón o fuera del caparazón.

Ahora reconozco la sabiduría en sus palabras. Como todo en la vida, se trata de equilibrio. Desea lograr un equilibrio entre su profesor universitario interno y el presentador de un programa de entrevistas.

LEER  20 señales de que una persona está avergonzada

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba