Blog

Cambiar el mundo a través de la meditación

Cambiar el mundo a traves de la meditacion

«Los problemas modernos requieren soluciones modernas». En un mundo que cambia rápidamente, enfrentamos muchos desafíos, desde el cambio climático hasta epidemias, hambrunas y guerras. Ambos requieren que inventemos, creemos y pensemos fuera de la caja: un proceso conocido como pensamiento divergente.

En el pasado, innovaciones como la electricidad, los automóviles, los anestésicos y los antibióticos han demostrado cómo la creatividad científica puede cambiar la vida humana para siempre. En este caso, el pensamiento divergente juega un papel fundamental. Significa generar ideas y encontrar múltiples soluciones a los problemas, al mismo tiempo que combina el conocimiento existente con problemas no relacionados de maneras novedosas y significativas. En nuestro mundo moderno, necesitamos ser creativos: pensar fuera de la caja y encontrar soluciones innovadoras. Pensar fuera de la caja puede ser más importante que nunca si queremos salvar el planeta, curar enfermedades, combatir el hambre y construir la paz.

Esto es especialmente importante en entornos educativos como escuelas y universidades donde, lamentablemente, a menudo faltan la creatividad y el pensamiento divergente. Bajo el rigor de un currículo fijo, la atención a menudo se limita al pensamiento convergente: encontrar la respuesta «correcta» a un problema. Esto plantea la cuestión de cómo los profesores pueden desarrollar el pensamiento divergente y la resolución creativa de problemas al mismo tiempo que les dan suficiente tiempo para cubrir todas las necesidades del programa.

Además de los métodos tradicionales para estimular el pensamiento divergente, como la lluvia de ideas, la investigación sugiere un nuevo método para hacer que las personas piensen de formas novedosas: la Meditación de Monitoreo Abierto (OMM). Las investigaciones muestran que 20 minutos de yoga centrado en OMM pueden tener un impacto positivo en el ingenio y la flexibilidad del pensamiento divergente, incluso para los inexpertos. Esto puede sonar contradictorio porque OMM no se enfoca en pensar activamente y encontrar soluciones, sino todo lo contrario: dejar que la mente divague pasivamente sin juzgar.

LEER  Cómo los nombres juegan un papel en la ansiedad (de por vida y) infantil: Parte 2

Entonces, ¿cómo conduce OMM a un mejor pensamiento divergente?

La fijeza de nuestros patrones cerebrales…

A lo largo de nuestras vidas, nuestros cerebros se adaptan al mundo que nos rodea. Percibido es la mejor predicción del cerebro sobre el entorno. Cuando tratamos de dar sentido a las personas y las circunstancias que nos rodean, desarrollamos patrones de pensamiento fijos que nos hacen pensar en términos de lo que sabemos y con lo que estamos familiarizados. Del mismo modo, no podemos usar objetos de formas no convencionales: un sesgo llamado «fijeza funcional». Si bien estas fijaciones son adaptativas e importantes para procesar la información de manera eficiente, reducen nuestra creatividad y nos dirigen hacia soluciones comunes y conocidas, lo que nos dificulta pensar fuera de la caja.

…fue debilitado por la meditación

Sin embargo, la meditación parece «debilitar» estos procesos de control de arriba hacia abajo. En OMM, los pensamientos pueden vagar de una manera nueva, aleatoria y no forzada, lo que facilita un nuevo flujo de pensamiento, libre de patrones de pensamiento fijos y adquiridos. Esta mayor flexibilidad cognitiva ayuda a superar estos procesos arraigados y promueve el pensamiento divergente, lo que facilita la combinación de conocimientos existentes y problemas nuevos de manera significativa.

Además, nuestra «conciencia no reactiva» de las respuestas automáticas al entorno en OMM puede contribuir al pensamiento divergente. En otras palabras, generalmente tendemos a valorar nuestras ideas y experiencias, lo que facilita que abandonemos soluciones que a primera vista parecen irracionales y valiosas. Sin embargo, se ha demostrado que la meditación reduce esta respuesta habitual. Al permitir que nuestros pensamientos divaguen sin juzgar, podemos estar más abiertos a corrientes de pensamiento inusuales, injustificadas e inverosímiles.

la meditación como parte del plan de estudios

Estos hallazgos sugieren que la meditación debe practicarse más, especialmente en entornos educativos donde el énfasis todavía se encuentra a menudo en el conocimiento de los hechos, las calificaciones y las pruebas estandarizadas. Esto parece especialmente irónico porque nuestros hijos serán los que lucharán contra los efectos cada vez peores del cambio climático, la superpoblación, el hambre y la guerra. Ahora es el momento de que las instituciones educativas hagan más espacio para fomentar la creatividad y el pensamiento divergente al hacer de la meditación una parte inherente de los horarios y la vida cotidiana de las personas. Solo de esta manera podremos criar niños que sean capaces de enfrentar los desafíos competitivos y crecientes de este mundo.

LEER  ¿Viste lo que vi?Diferencia entre imagen e informe policial oficial

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba