Autoestima

Cómo las redes sociales pueden ayudar o perjudicar en tiempos de desastre

El frenesí moderno ocurre principalmente en las redes sociales. En lugar de escribir cartas de admiradores o suscribirse a «revistas» en papel para conectarse con personas de ideas afines, los fanáticos se reúnen en comunidades en línea para celebrar lo que aman. Plataformas como Twitter, TikTok, Facebook, Tumblr y más brindan a los fanáticos un lugar virtual para reunirse y discutir sus programas de televisión, películas, bandas y celebridades favoritas. Este sentido de pertenencia es bueno para la salud mental, ya que los fanáticos se conectan y encuentran amigos. A menudo se fomenta la creatividad en estas comunidades en línea, lo que también es beneficioso, y los fanáticos pueden perfeccionar sus habilidades de escritura, artísticas y creativas.

Sin embargo, el uso de las redes sociales también tiene sus inconvenientes. La reciente avalancha de imágenes inquietantes de la guerra, el desastre climático, los tiroteos en las escuelas y el número de víctimas de la pandemia podría convertir las redes sociales en un campo minado. Entre los memes alegres sobre Spider-Man y Batman, hay informes de las últimas noticias y eventos, muchos de esos desastres naturales y provocados por el hombre.

El efecto de la exposición, incluso a distancia

Para los jóvenes que están acostumbrados a pasar mucho tiempo con sus teléfonos, los altos niveles de exposición pueden tener efectos psicológicos significativos. Las personas que experimentan directamente cualquiera de estos eventos estresantes de la vida corren el riesgo de desarrollar PTSD, pero incluso aquellos que ven estas imágenes del desastre en la pantalla pueden verse afectados. La segunda exposición a contenido perturbador puede provocar ansiedad e incluso síntomas de estrés postraumático.

Nuestra comprensión de quién es probable que experimente estos síntomas ha cambiado en las últimas décadas. A raíz de los ataques del 11 de septiembre, la investigación ha demostrado que la idea de que alguien tenía que estar cerca del evento para verse significativamente afectado (el modelo tradicional de impacto de desastre de ojo de buey) no era necesariamente cierta. En cambio, las personas realizan una evaluación del riesgo relativo para evaluar el nivel de amenaza que representa un evento, y la proximidad física es solo una parte de ese cálculo.

Otro cambio que puede haber afectado nuestras evaluaciones de riesgo en las últimas décadas es la cercanía psicológica creada por nuestra conexión casi constante con las redes sociales. Las noticias no se limitan a un segmento de media hora de la televisión vespertina; siguen siendo las mismas las 24 horas del día en múltiples plataformas. Las redes y los medios de comunicación compiten por las audiencias proporcionando la mayor cobertura gráfica posible. Cuando algo sucede en cualquier parte del mundo, las imágenes y los videos y la cobertura constante en las redes sociales pueden hacer que el evento se sienta más cerca de lo que parece: ya no necesitamos la proximidad geográfica, sentimos que estamos en nuestro propio patio trasero. Algo está sucediendo.

Varios estudios recientes han encontrado que después de un desastre como un huracán, una mayor exposición a los medios se asocia con más síntomas de estrés postraumático en la preadolescencia, especialmente en aquellos cuyos cerebros son menos eficientes para regular la excitación emocional. Para los jóvenes en particular, cuanto más tiempo pasan en las redes sociales, las habilidades cognitivas necesarias para realizar evaluaciones de riesgo relativo pueden contribuir a un mayor riesgo de síntomas de ansiedad.

Establecer límites para las redes sociales

Las plataformas de redes sociales han sido criticadas por no hacer más para proteger a los jóvenes del contenido perturbador. Hace unos meses, la popular plataforma de redes sociales TikTok fue criticada por su tendencia a filmar videos amenazantes en las escuelas. Los videos no nombran escuelas específicas, pero son suficientes para hacer que algunas cierren, e invariablemente afectan las evaluaciones de riesgo relativo de los jóvenes.

Entonces, ¿cómo podemos navegar por lo bueno y lo malo de las redes sociales? Todos podemos tomar un descanso, especialmente cuando hay tantos eventos llenos de ansiedad. También podemos gestionar nuestras redes sociales para que no veamos todas las noticias. Los fanáticos usan las redes sociales de manera positiva, interactuando con otros fanáticos o tomándose un descanso del estrés de la vida cotidiana mediante el uso de fancams, memes, fan art o fan fiction. Los fanáticos también han sido ingeniosos, encontrando formas de lidiar con los eventos perturbadores que los rodean, lo que les ha llevado a tener algo de esperanza.

La ‘memética’ como estrategia de afrontamiento

Por ejemplo, a pesar de la plétora de informes inquietantes e incluso gráficos sobre la guerra de Ucrania en las redes sociales, la gente también usa las redes sociales para responder. Entre las noticias en la mayoría de las plataformas, hubo memes virales que relataron eventos en Ucrania de una manera que podría ayudar a crear esperanza. Los memes de Zelenskyy y Putin se reformulan como personajes de Marvel o Star Wars, por ejemplo, comparando eventos de la vida real con las historias familiares de «pequeños» que luchan contra sus opresores. Así como los fanáticos usan personajes ficticios para modificar sus propias historias de vida en fan fiction, estos memes son una forma de adaptar la narrativa para que parezca menos desesperada, reduciendo el estrés y la ansiedad.

Un artículo reciente de Vice describe la «memética» de la situación en Ucrania, señalando que la práctica ayuda a reducir situaciones complejas e inaceptables a otras más comprensibles, un proceso que ha existido desde antes de la presencia de las redes sociales en los medios impresos. Los memes pueden ser una forma de reducir el estrés y la impotencia que genera ver eventos violentos. Por otro lado, existe el riesgo de simplificar demasiado lo que realmente está sucediendo, y es importante recordar que se trata de personas reales en situaciones peligrosas de la vida real, no de superhéroes con superpoderes. También hay numerosos TikToks y fancams que muestran a personas como Zelensky y Putin, a veces con sentido del humor. Si bien algunos han criticado el tono de tales publicaciones que hacen referencia a tragedias de la vida real, también puede ser una forma de lidiar con las emociones abrumadoras que surgen con la realidad de esta guerra.

Algunos memes no modifican la realidad tanto como resaltan ciertas partes de ella. Por ejemplo, la valentía de los ucranianos individuales: un hombre cruzando una carretera con sus propias manos cargando una mina, o un grupo de civiles tratando de convencer a un tanque que se acercaba para que diera la vuelta, la gente se convirtió en memes que los retrataban como superhéroes de la vida real. Compartir estos memes inspiradores puede hacer que las personas se sientan esperanzadas y reducir los sentimientos de impotencia que aumentan la ansiedad. Si bien nunca podemos ignorar la realidad y la gravedad de estas situaciones, esto puede ser algo bueno en un momento en que el mundo se siente fuera de control de muchas maneras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba