Amor

Cómo orar por las personas tóxicas en tu vida

Como orar por las personas toxicas en tu vida

Hay muchas frases en nuestra cultura que tal vez no entendamos por completo o que se pueden usar como etiquetas amplias para las personas que tienen ciertos rasgos de carácter o se comportan de una manera particular. Necesitamos usar estas frases con mucho cuidado para que no se usen en exceso y no etiqueten mal a alguien.

Una de estas frases se refiere a alguien que es tóxico.

¿Cuáles son las cualidades de una persona tóxica?

Investigué comportamientos que una persona podría considerar tóxicos en su vida cotidiana y, aunque no es exhaustivo, he elaborado una breve lista para leer y tener en cuenta:

– La persona puede tener una mentalidad de víctima, sintiendo que siempre está siendo maltratada, o que siempre está siendo agraviada.

– Pueden disfrutar de los chismes y las calumnias, hablar negativamente de los demás y, a menudo, decir mentiras y empañar a los demás.

– Puede ser alguien que no sabe cómo tratar a los demás con amor, e incluso puede ser emocional o físicamente sádico de alguna manera.

Publicaciones relacionadas

– Habrá un nivel de control sobre las personas en su vida, y es posible que sienta que no puede tomar sus propias decisiones, pensar como quiere o hacer lo que quiere.

– Son personas muy manipuladoras y harán cualquier cosa para que hagas lo que ellos quieren que hagas.

– Pueden ser críticos y negativos con los demás y no ver nada positivo en los demás o en el entorno.

– Les gusta salirse con la suya y, a menudo, menospreciarán a quienes los rodean para obtener lo que quieren.

– Pueden relacionarse con mucho sarcasmo y ser insensibles o indiferentes a los sentimientos de los demás. Si llamas su atención, te harán pensar que eres demasiado sensible.

– Pueden tener una personalidad adictiva, utilizando una sustancia o mal hábito para satisfacer una necesidad insatisfecha. Es posible que estén tratando de meterte en su adicción para que se sientan mejor con lo que están haciendo.

Cuando estás cerca de alguien que tiene todos o algunos de estos rasgos, puedes experimentar estrés, ansiedad y negatividad. Hay muchas razones por las que una persona puede tener estos rasgos de personalidad o comportamientos, probablemente demasiadas para que las profundicemos en este artículo. Aún así, me aventuraría a decir que son personas que están lidiando con su propio dolor, trauma pasado o estrés, pero no los procesan adecuadamente. ¡Es posible que ni siquiera se den cuenta de la forma en que se comportan con los demás, ya que incluso pueden estar en modo de supervivencia!

Cómo orar por una persona tóxica:

Lo primero (y mejor) que podemos hacer por alguien que exhibe un comportamiento dañino es reza por ellos.

El trabajo de Dios es abrir los ojos de las personas y cambiarlas. Solo Dios puede cambiar un corazón de piedra en un corazón de carne. Pídele que les haga darse cuenta de su comportamiento pecaminoso y que los cambie.

«Os daré un corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne» (Ezequiel 36).

Pídele a Dios que les muestre la razón detrás de sus acciones. Debe haber una razón para la forma en que se comportan. Ore para que Dios revele los motivos, el trauma o el daño que pueden haber causado que actúen de maneras que podrían etiquetarse como tóxicas. Pídele que les permita ver lo que está pasando en sus corazones.

“Engañoso sobre todas las cosas es el corazón, y muy enfermo; ¿quién podrá entenderlo?” Yo, el SEÑOR, escudriño el corazón y lo pruebo, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras. (Jeremías 17:9-10)

«¿No ves que todo lo que entra por la boca, entra en el estómago y sale del cuerpo? Pero lo que sale de la boca, sale del corazón…» (Mateo 15)

Ore para que estén dispuestos a aceptar una confrontación amorosa de parte suya o de otros creyentes piadosos. No sería rentable si no estuviera preparado.

“Enseña al sabio y se hará más sabio; enseña al justo y aumentará su saber” (Proverbios 9).

«Si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele, es sólo entre tú y él. Si te escucha, has ganado a tu hermano» (Mateo 18).

“Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna transgresión, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre. Velad por vosotros mismos, no sea que vosotros también seáis tentados. Llevad los unos las cargas de los otros, cumpliendo así la ley de Cristo” (Gálatas 6). )

Tienes que relacionarte con las personas tóxicas de la manera bíblica:

Después de confrontarlos y recordarles su comportamiento, prepárate para traer a otros creyentes piadosos si la otra persona no te escucha.

«Si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele, es sólo entre tú y él. Si te escucha, has ganado a tu hermano» (Mateo 18).

Si bien es posible que deba salir de una relación con alguien con cualidades tóxicas, como creyente, este debería ser el último recurso. Pero debe tener cuidado al hacer conexiones con personas tóxicas basadas en la Biblia. Hay margen para protegerse y seguir los principios bíblicos cuando se trata de cuánto tiempo pasa con ellos y si los convierte o no en su «socio».

«No se deje engañar: «La mala compañía corroe el buen carácter. (1 Corintios 15)

“El que anda con sabios, sabio se hace; mas el que anda con necios, se daña a sí mismo.” (Proverbios 13)

“No seas amigo del iracundo, ni andes con el iracundo, no sea que aprendas de él y caigas en la trampa” (Proverbios 22).

Debes considerar religiosamente cómo abordas todas las relaciones, guiarte por la Palabra de Dios y recordar que todos somos seres pecaminosos. No seremos perfectos. Los comportamientos tóxicos son un problema del corazón que todos podemos exhibir si no estamos en comunión con Dios.

Ninguno de nosotros creció en familias perfectas, experimentó relaciones perfectas y ninguno de nosotros es inmune a situaciones que pueden lastimarnos o causar trauma emocional. Necesitamos recordar que queremos tratar a las «personas tóxicas» en nuestras vidas de la manera en que queremos que nos traten si nos comportamos de esta manera debido a lo que hemos experimentado en el pasado.

Nos necesitamos unos a otros y Dios nos usa en la vida de cada uno para ayudarnos a ver las áreas de nuestra necesidad. Así funciona el cuerpo de Cristo.

Crédito de la imagen: ©GettyImages/Wavebreakmedia

LEER  hombres y mujeres que les afectan

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba