Autoestima

¿Cuántas emociones hay?

Fuente: skyfotostock1/Depositphotos

¿Cuántos hay?

Fuente: skyfotostock1/Depositphotos

Al principio de mi carrera, una clienta mía me dijo que había oído en alguna parte que había tres emociones básicas (felicidad, ira y miedo) y quería confirmarme que esta información era correcta. Hago una pausa de unos segundos. No sé cómo responder. Mi reacción instintiva fue decir que no. No tengo tal conocimiento. En los cursos que tomé, nunca se mencionó que estas tres emociones básicas son la raíz de todas las demás emociones. Cuando traté de responder, vacilé. Sé que la información es incorrecta, pero no sé cuál es la respuesta correcta. Estoy avergonzado y no sé qué decir, así que confío en la respuesta que daría cualquier buen científico practicante en estos momentos: Depende.

Realmente depende. Desde la perspectiva de un no experto en el campo, la respuesta podría ser «¿a quién le importa?» Ya sean tres, cinco u once emociones básicas, hace poca diferencia en la vida de una persona. Si la ira es una emoción básica y la ira o el resentimiento son variantes de la ira, ¿qué aporta este conocimiento a tu vida cotidiana? Más importante aún, si existe un número tan preciso, ¿cómo afectaría saber ese número la forma en que maneja tales emociones cuando surgen?

Investigadores y académicos en el campo han estado buscando una respuesta a esta pregunta. La idea más popular sobre las cantidades emocionales básicas es la teoría de las emociones universales de Paul Ekman. La teoría identifica siete emociones básicas y universales. En orden alfabético, estas emociones incluyen ira, desprecio, disgusto, disfrute, miedo, tristeza y sorpresa. La idea detrás de la teoría es que nuestras expresiones faciales comunican nuestro estado emocional actual. Nuestras expresiones faciales revelan las emociones que estamos experimentando. Lo que es aún más interesante es que estas expresiones faciales son en gran medida similares a las de todos los humanos, sin importar dónde vivan en la Tierra. Para probar esta teoría, los investigadores mostraron imágenes de actores de diferentes partes del mundo y les pidieron que identificaran la emoción representada por las expresiones faciales de cada actor eligiendo una serie de palabras de emoción. El alto nivel de acuerdo entre miles de participantes respalda esta teoría, lo que confirma la hipótesis de que todos en todo el mundo pueden reconocer ciertas emociones con solo mirar la cara de una persona. Por tanto, estas deben ser emociones básicas, universales, arraigadas. La teoría ha sido enorme y ha permeado la cultura popular de varias maneras. Informa a los cinco personajes principales de la película Inside Out de Disney-Pixar de 2015. Se ha utilizado en entornos clínicos, organizacionales y policiales. La mayoría de nosotros aplicamos esta teoría en nuestra vida diaria cada vez que elegimos qué emoji usar cuando queremos responder a la publicación de un amigo en las redes sociales. Es sorprendente la cantidad de información sobre cómo nos sentimos en este momento que se transmite a través de un punto de color ampliado con diferentes arreglos de líneas dentro de su circunferencia.

LEER  4 formas de construir relaciones más profundas con otros cristianos

Aunque esta teoría es ampliamente aceptada y confirmada por la investigación, también ha sido criticada. Uno de los principales ejes de la crítica es también su suposición subyacente: que las expresiones faciales son un mecanismo biológicamente cableado para mostrar la activación de las emociones. Teorías recientes proponen que la emoción es una experiencia más compleja, en parte biológica, en parte psicológica y en parte cultural. Además, las expresiones faciales en las imágenes utilizadas en el estudio fueron producidas por actores a quienes se les indicó que posaran de maneras específicas. Esto significa que los actores no experimentan las emociones que están retratando cuando son fotografiados, sino que experimentan las emociones que están retratando. Simplemente crean expresiones faciales que pueden corresponder a emociones al mover los músculos faciales a ciertas posiciones. Entonces, nuestra conjetura correcta es lo que están mostrando, no lo que están sintiendo.

Dejando a un lado las fortalezas y debilidades de la teoría, plantea una pregunta interesante. ¿Qué hace que las emociones sean básicas? ¿Es la frecuencia con la que experimentamos esto? Probablemente no, porque ojalá sintamos más disfrute que asco. ¿Podemos reconocerlos fácilmente por la cara de alguien? Las imágenes de Marilyn Monroe o el Dalai Lama también son fácilmente reconocibles, pero no llamaríamos a estas personas «básicas». ¿Son todas las demás emociones derivadas de estas emociones? Entonces es necesario averiguar cuáles de estas emociones básicas están en la raíz del amor, el orgullo o la nostalgia. ¿Existe un patrón somático, fisiológico y neuroanatómico único para cada emoción básica? La investigación en esta área realmente no genera mucho apoyo. El arduo esfuerzo por identificar estilos emocionales únicos y puramente básicos en la arquitectura del cerebro ha dado como resultado conceptos que no encontramos en nuestro inventario emocional, como búsqueda, deseo y juego.

A medida que comenzamos a repensar el concepto de emoción, el concepto de emociones básicas está cayendo en desgracia. Lo que nos lleva de vuelta a nuestra pregunta original: ¿cuántas emociones hay y por dónde empezamos a contar?

Hay dos respuestas a esta pregunta. La respuesta teórica es que el número de emociones es potencialmente infinito. Todo depende de cómo conceptualicemos qué es una emoción. La respuesta práctica es que hay muchos tipos de emociones que puedes nombrar. La cantidad de emociones que experimentamos puede estar estrechamente relacionada con la cantidad de palabras que conocemos y usamos para identificarlas y etiquetarlas. La riqueza de nuestra experiencia emocional está relacionada con la riqueza de nuestro vocabulario emocional. Esto significa que también depende del idioma que hablemos y de la cultura con la que nos identifiquemos. Las palabras de sentimiento que existen en un idioma pueden no existir en otro y, a menudo, no se traducen bien.

Entonces, por un lado, nuestro repertorio emocional puede ser ilimitado y, por otro lado, puede estar limitado por las palabras emocionales a las que tenemos acceso. Desde tu propia experiencia, piensa en lo frustrante que puede ser cuando quieres expresar tus sentimientos pero no encuentras las palabras que te satisfacen. Puedes pensar fácilmente en la palabra: «Estoy enojado contigo». En esta situación, puedes compartir muchos pensamientos y hacer que la otra persona adivine cómo te sientes: «Eres molesto; eres tan molesto;» No te preocupas por nadie más que por ti mismo; nunca lo entenderás. O puedes no decir nada. Sin embargo, si se toma un momento para escanear su vocabulario mental, es posible que se le ocurran más palabras para describir cómo se siente: herido, destruido, insultado, menospreciado, descuidado o irritado.

Experimentamos una variedad de estados emocionales todos los días que son causados ​​por una variedad de factores desencadenantes y conducen a una amplia variedad de respuestas. Muchos de estos estados pasan desapercibidos porque son demasiado breves o silenciosos para nuestra atención, y pasan desapercibidos. Muchos de estos estados aún no tienen nombre porque aún no tenemos el lenguaje para describirlos…

Si quieres saber cuál es tu posición, hazte un breve (muy breve) cuestionario. Ponga un cronómetro durante un minuto y escriba o diga en voz alta tantas palabras emocionales como pueda pensar. ¿Cómo es tu lista?

LEER  Los pacientes ocasionalmente experimentan alucinaciones sexuales con sedación consciente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba