Amor

De cabeza al desamor

Para los terapeutas de parejas experimentados, los signos reveladores de una relación en crisis son comunes. Si bien cada matrimonio es único, con diferentes recuerdos e historias, hay ciertas verdades que se adhieren a su núcleo (una anatomía, por así decirlo). Gracias al trabajo del Dr. John, conocemos la naturaleza del amor, lo que genera confianza (y la rompe) y lo que promueve la conexión (y la rompe).

Conocido por sus investigaciones sobre la estabilidad matrimonial y la muerte, es reconocido como uno de los diez psicoterapeutas más influyentes del último cuarto de siglo. Tiene más de 40 años de experiencia en investigación con 3.000 participantes. La calidad y amplitud de sus investigaciones son algunos de nuestros datos más finos y representativos hasta la fecha. Son fundamentales para nuestra comprensión de cómo funciona el amor.

Ingresa Brené Brown, una autoproclamada narradora de Texas. Es tenaz y divertida, como una investigadora formidable. Durante las últimas dos décadas, Brown ha estudiado la vergüenza, la vulnerabilidad, el coraje y la empatía. Ha publicado cinco libros número uno en ventas del New York Times y su charla TED sobre vulnerabilidad ha sido vista por más de 40 millones de personas. Su pasión por vivir con todo el corazón es contagiosa y persuasiva. Su investigación confirma que las necesidades humanas fundamentales son pertenecer y conectarse. Si bien muchos sintieron que eso faltaba, ella estaba cavando un pozo profundo. Ella inspira a quienes están comprometidos a practicar la resiliencia ante la vergüenza, ser «audaces» y aceptar la vulnerabilidad.

Gurú del matrimonio y todo el corazón

Acuñó el término «gurús del matrimonio» para describir a las parejas en su estudio cuyas relaciones no sólo perduraron, sino que prosperaron. Estas personas desarrollan confianza, compromiso, capacidad de respuesta y la capacidad de apreciar el afecto de su pareja a lo largo de su vida. Brown habló de personas que ponen «todo su corazón y su mente en ello» y viven la vida desde un lugar de valía. Desarrollan coraje, compasión y conexión. Ambos grupos, los dueños de matrimonios y las personas incondicionales, exhiben muchas características asociadas con la salud y la prosperidad.

He tenido la suerte de formarme en The Method y The Bold Way, un enfoque experiencial basado en la investigación de Brené Brown. No puedo evitar preguntarme: ¿cómo sería la vida si pudiéramos inspirarnos en los gurús del matrimonio y en las personas incondicionales? ¿Cómo moldeará esto quiénes somos como individuos en una asociación? Si ansiamos el amor tanto como dice Brown, ¿qué efectos en cadena tendrá en nuestros hijos y en la sociedad en su conjunto?

La importancia de seguir los pasos de un maestro y de todo corazón es enorme. El Estudio de Harvard sobre el Desarrollo de Adultos, el estudio más extenso de su tipo, nos enseñó tres cosas. En primer lugar, la soledad es tan mortal como fumar o beber. Cuando permanecemos conectados, vivimos vidas más largas y saludables. En segundo lugar, la calidad de nuestras relaciones es importante. No es la cantidad de amigos que tenemos o si tenemos una relación comprometida lo que predice la prosperidad. Estar en un matrimonio muy conflictivo es perjudicial para la salud de una persona. Esto es peor que el divorcio. En tercer lugar, las buenas relaciones hacen más que simplemente proteger nuestra salud. Protegen nuestras mentes. La pérdida de memoria y el deterioro cognitivo son más comunes en vidas llenas de conflictos y desconexión.

LEER  ¿Qué significa ser una buena esposa y madre?

Si esto no fuera lo suficientemente convincente, la investigación de Brown sobre los efectos de la vergüenza pinta un panorama igualmente sombrío. Describe la vergüenza como asociada con la soledad, la depresión, el suicidio, el abuso, el trauma, el acoso, la adicción y la ansiedad.

Entonces, si bien el amor puede no curar todas las heridas, ciertamente es una panacea para prevenirlas.

Brown nos da un mapa: una visión macroscópica de lo salvaje que hay dentro de nosotros y del amor. Es un camino pedregoso, lleno de desafíos y riesgos. Pero cualquier postura que priorice el coraje sobre la comodidad es inevitablemente vulnerable. Los destinos a los que promete llevarnos si decidimos seguirlo son absolutamente impresionantes.

La paradoja de la confianza

En su libro La ciencia de la confianza, afirma astutamente que la soledad es (en parte) la incapacidad de confiar. Lamentablemente, la desconfianza a menudo persiste. Cuando desconfiamos, con el tiempo nos volvemos cada vez más incapaces de leer a los demás y nos falta empatía. Dijo: «Las personas solitarias caen en una espiral de alienación de los demás, en parte porque huyen para evitar el daño potencial que podría causar confiar en las personas equivocadas. Por eso no confían en nadie, ni siquiera en aquellos que son dignos de confianza. »

Según dos investigadores, son las pequeñas interacciones, no los grandes movimientos, las que generan y destruyen la confianza. Los «momentos de puertas correderas» son las interacciones cotidianas, aparentemente insignificantes, que tenemos en el desayuno, en el coche o mientras estamos en la cocina a las 9 de la noche. En cada acto de comunicación, existe la oportunidad de construir una conexión. Si no lo captamos, la confianza se erosionará lentamente con el tiempo.

Nuestra relación no morirá de un solo golpe. Murieron antes por miles de pequeñas heridas.

Pero elegir confiar depende enteramente de la tolerancia al riesgo, y nuestra historia (ya sea en la infancia o con nuestra pareja) puede decirnos hasta qué punto estamos dispuestos a apostar. Brown habla de la paradoja de la confianza. Debemos arriesgarnos a la vulnerabilidad para generar confianza. Al mismo tiempo, generar confianza también inspira vulnerabilidad. Ella recomienda cultivar un delicado equilibrio. Aquí es donde somos hipotéticamente generosos con los demás y al mismo tiempo podemos establecer límites firmes como medio para asumir esa generosidad. Ser suave y duro al mismo tiempo no es tarea fácil.

cuando nuestras historias se escriben sobre nosotros

Según , el presagio definitivo del final de una relación es cómo las parejas recuerdan los recuerdos y las historias que cuentan. Resulta que la memoria no es estática. Evolucionan, cambian y son un trabajo vivo en progreso. Cuando una relación termina, es probable que al menos una persona se quede con una historia en lo más profundo de sí misma y ya no recuerde los cálidos sentimientos que alguna vez tuvo por su pareja.

En cambio, está evolucionando una nueva narrativa. Maximiza los rasgos negativos de su pareja y minimiza sus propios rasgos negativos. La «indignación moralista», como se la conoce, es una forma sutil de desprecio, el vitriolo del amor. Esta historia está llena de culpas y malos recuerdos y es la señal más fuerte de una ruptura o divorcio inminente.

Pero, como advierte Brown, «somos máquinas de creación de significado para sobrevivir. Cada vez que sucede algo malo, nos apresuramos a inventar una historia, y a nuestro cerebro no le importa si la historia es cierta o no. Está equivocada y probablemente esté equivocada». » En la investigación, señaló, cuando una historia tiene datos limitados, es una conspiración. Las mentiras dichas con honestidad son ficciones.

En psicología social, este sesgo predeterminado se denomina error de atribución fundamental (FAE). FAE muestra que tendemos a creer que los demás hacen cosas malas porque son malas personas. Ignoramos la evidencia contraria mientras desarrollamos puntos ciegos que nos permiten minimizar o ignorar el impacto de nuestras acciones en nuestro carácter. En pocas palabras, tendemos a darnos un pase sin extender la misma generosidad a los demás.

Cuando nuestra mente nos engaña haciéndonos creer que conocemos las intenciones, sentimientos y motivaciones de nuestra pareja, entramos en un bosque oscuro, uno en el que literalmente nunca volvemos a ver los árboles. Las consecuencias son importantes porque las historias que nos contamos a nosotros mismos determinan cómo tratamos a los demás.

Al presentarnos como el héroe o la víctima, ya no nos alineamos con la relación, sino que hacemos todo lo posible y vemos a nuestra pareja como el enemigo. Si somos propensos a inventar teorías de conspiración, es probable que corramos el riesgo de dañarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos al adoptar esa postura.

No es fácil admitir nuestra tendencia a la desgracia y a los malentendidos. Requiere cierta humildad, gracia e intención. Pero como señala Stan Tatkin en su charla TED, “Las relaciones son difíciles”, “La mayor parte del tiempo nos malinterpretamos si pensamos que nuestras comunicaciones, recuerdos y percepciones son reales, eso es arrogancia”.

Un gurú del matrimonio dedicado pasa por alto esta arrogancia y aborda las relaciones de manera diferente que una persona perdida en el bosque. Si queremos que nuestras relaciones y nuestra calidad de vida florezcan, debemos aprender de ellas y desarrollar nuevos hábitos.

Abrazar las emociones (y chupar)

Para ello, primero debemos ampliar nuestro repertorio emocional para incluir una amplia gama de sentimientos, no sólo los que utilizamos habitualmente. Como se dice, los «abrazos emocionales» son un componente central de una relación sana. El objetivo es lo que tan brillantemente describe Inside Out de Pixar: dar vida a la tristeza, la alegría, la ira, el disgusto y el miedo.

En resumen, Brown nos aconseja «abrazar lo malo», señalando que las personas sinceras demuestran la capacidad de reconocer cuando están emocionalmente estancadas y de sentir curiosidad por sus propios sentimientos y percepciones.

Tanto los hombres como Brown se basaron en la «Estrategia de desconexión» del Stone Center, que propone que las personas respondan de una de tres maneras cuando se sienten heridas: alejándose, acercándose o luchando contra lo que les duele. Promover recurrir a una pareja cuando se lastima. Brown habla más de inclinarse hacia nuestras propias emociones incómodas (y sentir curiosidad por ellas). Ambos son abrazos emocionales y posturas valientes que enfatizan la mutualidad sobre el individualismo.

Desafortunadamente, a la mayoría de nosotros no se nos enseña desde niños a aceptar los sentimientos dolorosos. Esto es contradictorio y va en contra de nuestro cableado neurobiológico. Esto es especialmente cierto si tenemos una historia dolorosa. Nuestra sociedad es generalmente una cultura emocionalmente apática. Pero, como advierte Brown, cuando adormecemos selectivamente nuestras emociones, pagamos un precio. Cuando adormecemos los sentimientos dolorosos, también adormecemos los sentimientos positivos. Entonces, si queremos cosas buenas en la vida (y creo que la mayoría de nosotros queremos cosas buenas), entonces este es el paquete.

Corriendo hacia el desamor

Si la señal más importante de que una relación ha llegado al punto de ruptura es una historia reescrita y sin buenos recuerdos, entonces no hay duda de que una narrativa sin culpas, entrelazada con curiosidad e incluso bondad, es una señal de que el amor llegó para quedarse. . Por lo tanto, una de las tareas centrales de cualquier relación sana es cocrear historias desde una perspectiva de “nosotros” y “yo”.

Como lo llama Brown, implica pequeños (y grandes) cálculos. En estos momentos de puertas corredizas, nos detenemos el tiempo suficiente para reflexionar y preguntarnos a nosotros mismos (y a los demás): «¿Qué está pasando ahora?» Juntos cultivamos una comprensión más amplia de los desacuerdos o los sentimientos heridos cuando estamos solos en nuestras cabezas. Es imposible dar vueltas. historias para proteger las partes más vulnerables de nosotros mismos y al mismo tiempo garantizar que iremos a la tumba más rápido, más solos y más armados.

Al reflexionar sobre las lecciones de Brown, destaca un concepto: sumergirse de cabeza en el desamor. Hay algunas cosas peores que nuestra angustia, como el daño que les hacemos a quienes amamos cuando negamos nuestro dolor y se lo transmitimos a nuestros seres queridos. El legado del trauma repercute en la psique de nuestros hijos y de las generaciones futuras, arrojando sobre nosotros una barrera aparentemente impenetrable, haciéndonos imposible resistir la vulnerabilidad y todas las consecuencias que conlleva.

No olvidemos el Estudio de Desarrollo de Adultos de Harvard y el daño que causa a nuestra salud una vida llena de conflictos combinada con negligencia emocional.

Sí, sumergirse de lleno en el desamor es dirigirse directamente a la vulnerabilidad. Implica incertidumbre, riesgo y exposición emocional. Pero, como nos recuerda Brown, la vulnerabilidad es el lugar de nacimiento del amor, la pertenencia, la alegría, el coraje, la empatía y la creatividad.

Si elegimos este camino, en ocasiones (probablemente muchas) nos encontraremos boca abajo en el suelo. El camino hacia la sinceridad nos condena al desamor una y otra vez. Pero al elegir aceptar la angustia, también nos permitimos experimentar las muchas formas en que se manifiesta el amor y la belleza que la vida tiene para ofrecernos. En última instancia, la pregunta no es si experimentaremos angustia, sino cómo.

¿Qué elegirías?

LEER  La cuestión de la distribución ética

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba