Amor

¿De verdad tengo que odiar a mis padres para amar a Jesús?

De verdad tengo que odiar a mis padres para amar

La Biblia está llena de historia y sabiduría que necesitamos para guiar nuestras vidas. Pero algunas partes de la Biblia son confusas y preocupantes si no entendemos el contexto. ¿Realmente debería odiar a mi familia? En la superficie, Jesús nos está diciendo claramente que debemos odiar no solo a nuestros padres, sino a toda nuestra familia ya nosotros mismos. En Lucas 14:26, Él dijo: «Si alguno viene a mí y aborrece a su padre o a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aborrece su propia vida, no puede ser mi discípulo». Yo le pregunto a Jesús. ¿Por qué el amor mismo encarnado nos dice que odiemos a tanta gente? ¿Lo dice en serio?

Debemos reconocer que Jesús a veces exageraba y estas declaraciones exageradas no deben tomarse literalmente. Tú y yo a menudo exageramos. Mis hijos que se negaron a usar abrigos gritaron: «¡Me estoy congelando!» Cuando se acercaba la hora de la cena, dije: «¡Me muero de hambre!» Cuando mi esposo llegó a casa después de un día difícil en el trabajo, dijo: «Tuve la el peor día de mi vida.” Todas estas son exageraciones que demuestran que no buscamos la verdad absoluta.

Jesús a veces exageraba en sus parábolas. En Mateo 5:29-30, Jesús dijo: «Si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y tíralo. Mejor es perder una parte de tu cuerpo que arrojarlo todo al infierno. Si tu tu mano derecha te hace tropezar, solo córtala y tírala. Es mejor perder una parte de tu cuerpo que ir al infierno con todo tu cuerpo». No mucho después, nos ordena que «sed perfectos… Padre es perfecto» (Mateo 5:48). Más tarde, les dijo a sus seguidores: “Es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios” (Mateo 19:24). Jesús «les dijo: ‘De cierto, de cierto os digo, que si no coméis la carne del Hijo del hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida'» (Juan 6:53), lo que ofendió a muchos.

LEER  Tratar con los socios críticos y el "baile crítico"

Todos estos son ejemplos de Jesús usando la hipérbole para expresar su punto. Si bien no deben tomarse literalmente, estas declaraciones son ejemplos del panorama general, la verdad que Jesús siempre nos señaló: Él es mejor que cualquier cosa que podamos imaginar, y los sacrificios que debemos hacer en esta corta vida son insignificantes en comparación con el belleza de la vida eterna con él. La hipérbole de Jesús nos recuerda que es imposible ganar la salvación, “por gracia sois salvos por medio de la fe… no por obras” (Efesios 2:8-9).

como

Sabiendo que Jesús usó una hipérbole, ¿cómo sabemos lo que quiso decir en Lucas 14:26? La mejor manera de interpretar la Biblia es con la Biblia. Comparamos la información que tenemos con los temas generales de la Biblia. Si algo está en contra de la Biblia, no es verdad. Cuando miramos un versículo, no vemos el cuadro completo. Sí, Lucas 14:26 nos dice que odiemos a nuestros padres, pero al considerar el uso de la hipérbole, debemos compararlo con los innumerables versículos que nos dicen que amemos a los demás:

“Honra a tu padre y a tu madre, para que seas de larga vida en la tierra que Jehová tu Dios te da.” Éxodo 20:12

Publicaciones relacionadas

«Cualquiera que dice amar a Dios pero odia a su hermano o hermana es un mentiroso. Porque el que no ama a su hermano o hermana a quien han visto, no puede amar a Dios a quien no han visto» (1 Juan 4:20).

“Ama a tu prójimo como a ti mismo.” (Mateo 22:39)

«Honra a tu padre y a tu madre, cada uno de vosotros…» (Levítico 19:3)

“Escucha a tu padre, que te dio la vida, y no desprecies a tu madre cuando sea vieja.” (Proverbios 23:22)

“Hijitos, obedeced en todo a vuestros padres, porque esto agrada al Señor.” (Colosenses 3:20)

“Pero si una viuda tiene hijos o nietos, primero deben aprender a agradar a Dios devolviendo a sus padres y abuelos practicando su religión y cuidando de su propia familia.” (1 Timoteo 5:4)

“Cualquiera que maldiga a su padre o a su madre, morirá.” (Éxodo 21:17)

Teniendo en cuenta todos estos versículos y muchos más a lo largo de la Biblia sobre amar a los demás y amarnos a nosotros mismos, está claro que Dios pone el amor en primer lugar y quiere que respetemos a nuestros padres. (Por supuesto, esto no se trata de abusar de ti mismo. Si tu relación con tu familia está en problemas o en peligro, puedes mantenerte a salvo orando para amarlos desde lejos). Entonces, ¿por qué Jesús nos dijo que odiáramos?

¿Qué significa?

Cuando Jesús nos dijo que odiáramos a nuestros padres, estaba usando una hipérbole para ilustrar un problema mayor. Uno de los Diez Mandamientos es «No tendrás dioses ajenos delante de mí» (Éxodo 20:3). Cuando Dios dice «no», lo dice en serio. Ni siquiera nuestra madre o nuestro padre pueden ser Dios ante Él. No debemos considerarnos dioses ante Él. Jesús no quiere que odiemos a nuestras familias, obviamente quiere que las cuidemos. Pero definitivamente no quiere que adoremos a nadie más que a él.

La Biblia habla de ídolos físicos que la gente crea, pero un ídolo puede ser cualquier cosa que adoramos o exaltamos por encima de Dios. Cuando admiramos algo más que a Dios, creamos un ídolo. Al respetar y amar a los demás, debemos asegurarnos de que no vengan a Dios. Si lo que mi mamá piensa de mí es más importante que lo que Dios piensa de mí, entonces hago de mi mamá un ídolo. Si pasar tiempo con mi papá es más importante que pasar tiempo con el Señor, entonces ya idolatro a mi papá.

Cuando se le preguntó a Jesús cuál era el mayor mandamiento, respondió: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente» (Mateo 22:37). Cuando dice que odia a nuestros padres, lo dice en serio en comparación con nuestro amor por él. Nadie, ni nuestras concupiscencias, ni siquiera nuestros padres, deben impedir nuestro amor por el Señor. Para ser sus discípulos, debemos estar dispuestos a establecer límites con los demás y poner siempre al Señor en primer lugar.

¿Cómo podemos cuidar de nuestra familia y aun así poner al Señor primero? En todo su amor y servicio, o “todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor” (Colosenses 3:23). Cuando buscas primero al Señor, el Espíritu Santo te ayudará a «huir de la idolatría» (1 Corintios 10:14). Parece imposible, «pero para Dios es imposible; para Dios todo es posible» (Marcos 10:27). Continúa honrando a tus padres, ama a tu familia, trata a tus hermanos y hermanas con amabilidad y ámate a ti mismo. Pero nadie se acerque delante de Jehová vuestro Dios.

Crédito de la imagen: ©Getty Images/Aaron Amat

megan moore Soy cónyuge militar y madre de 3 (por nacimiento y adopción). Como patóloga capacitada del habla y el lenguaje, ahora pasa su tiempo viajando por el país cada pocos años. Le apasionan las necesidades especiales, la adopción y los helados.

LEER  6 secretos para un matrimonio feliz

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba