Autoestima

Desencadenantes del apego evitativo a tener en cuenta

Los estilos de apego se forman en la primera infancia y se fortalecen a lo largo de la vida. Los niños pueden desarrollar estilos de apego seguro o inseguro en función de las interacciones con los cuidadores principales.

Los niños con estilos de apego seguro se convierten en adultos que se sienten seguros en sus relaciones. Tienen buenas relaciones con los demás.

Los niños con estilos de apego inseguro crecen para ser adultos que se sienten inseguros en sus relaciones. La calidad de su relación sufre.

Hay dos tipos de apego inseguro:

  1. ansioso
  2. evitar

Una persona con apego ansioso experimenta una ansiedad extrema en sus relaciones íntimas. Tienden a ser demasiado dependientes de su pareja. Tienen mucho miedo de perder a su pareja.

Por otro lado, los evitadores tienden a retirarse de las relaciones. Una vez que su relación se acerca demasiado, comienzan a buscar una salida.

Hay dos subtipos de apego evitativo:

  • desdeñoso evitativo
  • miedo de evitar

Los evitadores desdeñosos tienden a ignorar sus emociones en una relación. También sentían que su pareja y la relación no eran importantes. Luchan por la independencia y odian tener que depender de su pareja.

Los evitadores temerosos experimentan una combinación de ansiedad y evitación en las relaciones. Anhelan la intimidad, pero tienen miedo al mismo tiempo. Tienden a tener baja autoestima y son demasiado autocríticos.

estilo de apego evitativo

Las personas con un estilo de apego evitativo evitan la intimidad. Esto se deriva de su infancia cuando sus cuidadores no suplieron adecuadamente sus necesidades, especialmente las emocionales.

El evitador desdeñoso se esfuerza por ser independiente para ser responsable y satisfacer sus propias necesidades. Ellos aprendieron:

«No puedo confiar en que alguien más satisfaga mis necesidades».

Como resultado, experimentan problemas de confianza en sus relaciones.

Los que evitan el miedo a menudo crecen en entornos caóticos donde sus necesidades a veces se satisfacen y otras no. Cuando no se satisfacen sus necesidades, aprenden:

«Fui traicionado».

Estas experiencias conducen a la formación de un trauma psicológico central. Los evitadores llevan estas heridas durante toda su vida. A menos que trabajen duro para curar estas heridas, su psique se convierte en una tierra de minas, esperando ser activada.

Desencadenantes clave del apego de evitación

Aunque existen diferencias entre los estilos de apego despreciativo y temeroso, también comparten algunas similitudes. Ambos son apegos evitativos y se desencadenan por algunas de las mismas cosas, como:

1. La relación se acerca cada vez más

Los evitadores tienden a tener relaciones superficiales con las personas. Sus campanas de alarma comienzan a sonar cuando alguien se les acerca demasiado. Se desencadena su trauma central de la infancia de «acercarse demasiado y duele».

2. Circunstancias impredecibles

Después de una infancia difícil o caótica, los evitadores buscan estabilidad en la edad adulta. No les gusta ponerse en situaciones impredecibles.

3. Sentirse fuera de control

A los evitadores les gusta el poder y el control. La impotencia y la falta de control desencadenan el trauma central «Soy impotente e indefenso» que sufren en la primera infancia.

4. Crítica

Las personas que son desdeñosas y que tienen miedo de evitar las críticas desprecian las críticas. Activa su herida central «Tengo defectos».

Mientras que los evitadores desdeñosos desarrollan una alta autoestima para probarse a sí mismos que no tienen defectos, los evitadores temerosos no lo hacen. Por lo tanto, las personas que temen la evitación tienen más probabilidades de ser provocadas por la crítica.

5. Expectativas

A los evitadores no les gusta que se espere demasiado de ellos. Sienten que no pueden reunirse. Se sienten incompetentes e inadecuados cuando no están a la altura de las expectativas puestas en ellos. Esto desencadena su herida central «Tengo defectos».

Profundicemos en los detalles de lo que desencadena a los evitadores desdeñosos y temerosos:

Disparadores desdeñosos del apego evitativo

1. Demanda de tiempo y atención

Dado que los evitadores desdeñosos tienden a valorar la independencia y centrarse en sí mismos, centrarse en los demás puede ser una carga considerable. Es probable que se desencadenen cuando su pareja exige demasiado de su tiempo y atención.

Creen que la situación es la siguiente:

«Me estoy perdiendo a mí mismo.»

El evitador desdeñoso necesita pasar mucho tiempo consigo mismo para no sentirse perdido.

Simplemente no tienen el nivel de necesidades emocionales y de atención que otras personas tienen en las relaciones románticas. Pueden hablar con usted semanalmente o mensualmente y aun así pensar que tienen una buena relación con usted.

2. Forzado a abrir

Los evasores desdeñosos parecen distantes al principio. No se abren con facilidad y lograr que lo hagan puede requerir mucho esfuerzo. En particular, no les gusta ser abiertos sobre sus emociones y sentimientos. Los hace sentir vulnerables.

La vulnerabilidad desencadena su trauma central de «No estoy seguro con los demás». Su trauma infantil les hizo pensar:

«Si me expongo demasiado, me decepcionaré».

Así como se decepcionaron de sus cuidadores cuando expresaron necesidades emocionales en la infancia.

3. Violaciones de límites

Los evasores desdeñosos protegen su espacio personal como una fortaleza. Tienden a tener límites firmes. Pueden ponerse muy a la defensiva cuando otros violan sus límites.

4. Dependencia de los demás

El evitador desdeñoso ve la dependencia de los demás como una debilidad. Si bien puede parecer normal que los demás dependan de su pareja en una relación, los evitadores desdeñosos luchan con eso. A menudo, su pareja siente que los evitadores desdeñosos no necesitan que hagan nada.

5. Fluctuaciones en las relaciones interpersonales

Debido a su autosuficiencia, los evitadores desdeñosos pueden ganar mucha estabilidad en la vida. Si están en una relación con alguien que es emocionalmente inestable, les resultará difícil tratar con él.

Por la misma razón que los evitadores desdeñosos no pueden lidiar con las quejas y las rabietas.

6. No ser reconocido por los esfuerzos de relación

Para el evitador desdeñoso, se necesita mucho esfuerzo para llegar y conectarse con los demás. Las cosas que vienen naturalmente a otros se sienten como una tarea desalentadora. Entonces, cuando los evitadores desdeñosos no son reconocidos por sus esfuerzos de relación, se activan.

Por ejemplo, si un evasivo desdeñoso se esfuerza por organizar una cita nocturna con su pareja, y a su pareja no le gusta, ¡bum! Muy disparador.

7. Personas que desearían poder leer la mente

Los evitadores desdeñosos tienden a ser malos para leer señales no verbales a menos que hayan hecho un esfuerzo. Parte de la razón es su desprecio por las emociones. Las señales no verbales revelan estados emocionales.

Entonces, cuando el compañero de un evasivo desdeñoso dice: «¿No puedes llamarme malo?», Son como:

«¿Crees que puedo leer la mente?»

Disparador de apego para evitar el miedo

1. Falta de confianza

La falta de confianza en cualquier forma o forma de relación desencadena una evitación temerosa. Desencadena su trauma central de la infancia de «Me traicionaron».

Entonces, cosas como la falta de transparencia, el secreto, la mentira y el engaño pueden ser extremadamente perjudiciales para los evitadores temerosos.

Por la misma razón, también pueden desencadenarse promesas incumplidas, agresiones pasivas e incoherencias.

2. No vale la pena

Cualquier evitador del miedo que les recuerde su herida central «Soy imperfecto» los activará. Dado que tienen baja autoestima, si eso los hace sentir inferiores, se sentirán inferiores muy rápidamente.

Cuando las cosas van mal, rápidamente se culpan a sí mismos. Piensan demasiado en lo que los demás piensan de ellos.

Excluirlos cuando buscan su atención y afecto también provocará evitadores temerosos.

3. Falta de consideración

No considerar los pensamientos y opiniones de su pareja temerosamente evitativa al tomar decisiones es su punto desencadenante. Para ellos, la consideración es igual a la confianza. También los hizo sentir vistos, escuchados y valorados, sanando sus heridas de «no lo merezco».

Hanan Parvés

Hola, soy Hanan Parvez (MBA, MSc Psychology), fundadora y autora de PsychMechanics. He publicado un libro y he escrito más de 400 artículos en este blog (iniciado en 2014) con más de 4,5 millones de visitas. PsychMechanics ha aparecido en Forbes, Business Insider, Reader’s Digest y Entrepreneur. Si tiene alguna pregunta, no dude en ponerse en contacto conmigo.

LEER  6 maneras en que la ciencia muestra que la dieta puede ayudar a los niños

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba