Emociones

El contenido de nuestro personaje.

Braun, Teneille R.

Disponible en SSRN: https://ssrn.com/abstract=3665288

resumen

Las reglas de evidencia asumen que el jurado puede ignorar la mayoría de las pruebas de carácter, pero los datos son claros. Los jurados simplemente no pueden sacar conclusiones de carácter. Estamos tan impulsados ​​a usar el carácter para evaluar la culpa que espontáneamente inferimos rasgos basados ​​en la información limitada que está disponible. De hecho, en solo 0,1 segundos de conocer a alguien, ya hemos decidido si creemos que es inteligente, confiable, afable o amigable, basándonos solo en la cara de la persona. Esta es una fuente de evidencia totalmente no regulada y, sin embargo, predice evaluaciones de enseñanza, éxito electoral e incluso decisiones de sentencia. Dada la naturaleza ubicua e involuntaria de las «conclusiones de rasgos espontáneos» (STI), no son susceptibles de mitigación por órdenes del jurado. Dado que los testigos se consideran más o menos confiables basándose únicamente en sus rostros, las reglas de evidencia deben permitir más evidencia de carácter, no menos. Este artículo utiliza evidencia indiscutible de la psicología social para proponer la derogación de la prohibición de pruebas de carácter a favor de una fuerte presunción contra la admisibilidad solo por características inmorales. Esto elimina mucho de la mira de la regla y la vincula de nuevo a sus raíces normativas. Mi propuesta no se basa en la fina distinción entre usos inclinados y no inclinados, porque una vez que el jurado se entera de la evidencia de acciones pasadas, inconscientemente sacará una conclusión de carácter inapropiado. Sin embargo, en algunos casos puede no ser injustificado e incluso ser necesario para la justicia. La contribución crucial de este artículo es que proteger a los jurados de las pruebas de carácter, aunque de origen noble, también tiene consecuencias negativas no deseadas. Cuando los jurados no pueden saber cómo se ha comportado alguien en el pasado, en su lugar se basan en rasgos faciales fijos, junto con estereotipos raciales, sexistas y clasistas, para hacer inferencias de carácter aún más inexactas e injustas.

Aquí hay una sección

El carácter moral influye en la evaluación de la intención

Los modelos anteriores de intencionalidad sostenían que debían estar presentes tres cosas para que una acción se considerara intencional. El actor debe haber creído que una acción conduciría a cierto resultado, querido ese resultado y haber sido plenamente consciente de su comportamiento. La investigación ahora desafía esta versión y «muestra que los individuos atribuyen intenciones a otros incluso (y en gran medida) en ausencia de estos componentes». más moralmente responsable de un acto si se «identificaba» con él, lo que significa que deseaba el resultado forzado. Estos hallazgos no se ajustan a nuestro modelo típico de culpa, que requiere agencia para asignar responsabilidad. Sin embargo, tienen sentido si adoptamos un enfoque basado en los personajes.

acusar. Nos apresuramos a inferir mal carácter e intención cuando hay muy poca evidencia que lo respalde.

Un ejemplo de esto es el sesgo retrospectivo conocido como «asimetría de alabanza y culpa», en el que las personas culpan a los actores por los malos resultados accidentales que causaron pero no pretendieron, pero no elogian a las personas por los buenos resultados accidentales que también lograron. causado pero no intencionado. El ejemplo clásico es el CEO que considera un proyecto de desarrollo para mejorar las ganancias. El CEO es agnóstico sobre el impacto ambiental del proyecto y da luz verde. Si el resultado del proyecto resulta ser malo para el medio ambiente, la gente dice que el director ejecutivo tenía la intención del mal resultado y lo culpan. Por otro lado, si el proyecto resulta ser un beneficio ambiental, el director ejecutivo no recibe elogios. Nuestra noción popular de intencionalidad está ligada a la moralidad y la aversión a los resultados negativos. Cuando un resultado pronosticado es negativo, las personas atribuyen la intención al tomador de decisiones, pero no cuando el resultado pronosticado es positivo; la atribución excesiva de intención parece ir en una sola dirección. Las atribuciones de mensrea son “sensibles al valor moral. . . . Si el resultado es negativo, el conocimiento previo suele ser suficiente para que las personas atribuyan intencionalidad”. Este efecto se ha observado no solo entre los legos, sino también entre los jueces franceses. Cuando una acción se considera inmoral, nuestra respuesta emocional puede influir en las atribuciones del estado mental.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba