Autoestima

El legado de ser criado por padres marginales

nswargiary/unsplash

nswargiary/unsplash

Ser criado por un padre o cuidador principal con trastorno límite de la personalidad (TLP) puede tener efectos devastadores que duran toda la vida. Se dice que el trastorno límite de la personalidad ocurre en cantidades aproximadamente iguales en hombres y mujeres, pero se diagnostica oficialmente con un 75 por ciento más de frecuencia en las mujeres. En la población general, la prevalencia global de TLP es de aproximadamente un 3-5%. Sin embargo, se diagnostica más comúnmente en entornos clínicos, incluido el 10 % de los servicios ambulatorios y más del 30 % de los entornos de pacientes hospitalizados.

Los signos y síntomas del TLP a menudo son evidentes durante la adolescencia, pero debido a factores de desarrollo, la mayoría de los médicos no diagnostican el TLP en la edad adulta temprana. Aunque el TLP no tiene una etiología clara, existen varios factores de riesgo y las teorías respaldan que una combinación de entorno, biología, enfermedad mental de los padres y estilo de apego influye en el desarrollo del TLP.

Por ejemplo, el estilo de apego parental está relacionado con el estilo de crianza. Si un padre tiene un apego inseguro, esto se reflejará en la forma en que interactúa con su hijo, incluido el grado en que brinda protección, consistencia, paciencia, amor, seguridad y cariño. Tener antecedentes familiares de enfermedades mentales aumenta el riesgo de que un niño desarrolle una enfermedad mental en el futuro, incluido el TLP.

Otros factores, como crecer en la pobreza. Experimentar eventos estresantes de la vida, o ser abusado o descuidado también se asocia con un mayor riesgo de desarrollar TLP más adelante. Se dice que hasta el 90 por ciento de las personas que cumplen con los criterios de diagnóstico para BPD tienen antecedentes de trauma temprano severo, que incluye pobreza, negligencia y abuso físico. Por lo tanto, aunque el TLP se clasifica como un trastorno de la personalidad, su origen y aparición se correlacionan positivamente con el trauma del desarrollo.

Los síntomas de un padre o cuidador con BPD pueden incluir:

  • Cambio de roles y crianza de los hijos
  • Sentimientos de vacío extremo o soledad.
  • Inculcar un profundo miedo al abandono y al rechazo en su hijo
  • Amor condicional y expectativas poco realistas.
  • control y manipulación
  • Comportamiento adictivo, incluido el sexo, las drogas, el alcohol u otras adicciones conductuales.
  • Necesitan validación y aprobación constantes de sus hijos u otros en la familia
  • Emocionalmente inmaduros e incapaces de cuidar de sí mismos
  • Conocimiento limitado de habilidades para la vida.
  • Impulsividad y malas decisiones asociadas con un comportamiento errático
  • Alteraciones emocionales, incluyendo rabia violenta o lágrimas
  • «Caminando sobre cáscaras de huevo» en casa o con los padres/cuidadores
  • Falta de confianza en familiares o amigos.
  • El ciclo de idealización y desvalorización en sus vidas.

Si bien estas circunstancias pueden ser extremadamente desafiantes para la vida de un niño, otros efectos de ser criado por alguien con TLP pueden ser más devastadores y pueden no aparecer hasta muchos años después, generalmente en la adolescencia tardía o en la edad adulta.

Éstas incluyen:

Conceptos erróneos sobre la intimidad y el amor.

Los niños criados por personas con TLP a menudo luchan con problemas de confianza y vulnerabilidades que los predisponen a patologizar la intimidad emocional y el amor. Pueden volverse sexualmente promiscuos, pueden confundir la atención de otras personas con interés en ellos, o pueden tener un historial de «perseguir» a la pareja «perfecta» que los «arreglará».

Muchos también pueden luchar con la incapacidad de estar solos, o pueden establecerse en una relación tóxica para adormecer su dolor emocional o su vergüenza. Por otro lado, algunas personas pueden crecer para evitar el amor por completo porque es demasiado doloroso o vergonzoso de experimentar.

Otros factores de riesgo para patologizar una relación íntima o amorosa incluyen antecedentes familiares de adicciones a sustancias o de comportamiento, tendencias obsesivo-compulsivas o impulsividad. Por ejemplo, los comportamientos del TLP incluyen la impulsividad, un patrón que puede extenderse a la búsqueda de novedades en las relaciones, pensamientos obsesivos o intrusivos relacionados con el amor o miedo al abandono, o ciclos de idealización y desvalorización de las personas en sus vidas.

confusión de identidad

A los niños que crecen con padres borderline a menudo no se les permite expresar sus necesidades, sus sentimientos o sus pasiones en la vida sin castigo o humillación. El resultado es una infancia en la que se sienten confundidos, avergonzados y sin saber quiénes son.

Avance rápido a su vida adulta, y muchos que crecieron con padres con trastorno límite de la personalidad ahora sufren las consecuencias de la confusión de identidad. Es posible que no conozcan su lugar en el mundo porque viven sus vidas a través de los ojos de su cuidador, o que de repente cambien de amigos, carrera profesional, pasatiempos o relaciones románticas sin pensar. Sanar de este patrón requiere aceptación; uno debe reconocer que la vida que lleva a menudo no es su elección sino que refleja las elecciones de sus padres/cuidadores.

depender de

Los padres con TLP tienen graves problemas de abandono en sus propias vidas y, a menudo, transmiten estos problemas a sus hijos. El miedo al abandono se manifiesta como dependencia. Por ejemplo, los cuidadores con trastorno límite de la personalidad pueden amenazar a sus hijos con no ser bienvenidos si se van de casa para ir a la universidad. Esta manipulación refuerza negativamente la posibilidad de que la identidad del niño sea confusa, que pueda estar luchando por conocerse y comprenderse a sí mismo, y la relación de dependencia entre padre e hijo se refuerce mediante el uso de la manipulación.

Relación debe leer

Sanación de un padre límite

Sanar crecer con un padre con TLP puede ser un desafío. Esto puede ser agotador y esa persona puede sentirse abrumada, enojada, resentida o temerosa.

Primero, sepa que la forma en que creció no es su culpa. Algunos pasos de curación que una persona puede tomar incluyen: limitar el contacto con los cuidadores, establecer límites firmes y consistentes, practicar el cuidado personal como comer sano, estar en contacto con las emociones, dormir lo suficiente y explorar con un médico capacitado. dinámica subyacente.

Otros pasos importantes de recuperación incluyen escribir en un diario los sentimientos, explorar las necesidades y la identidad, y tomarse un tiempo a solas para procesar las experiencias. Se ha demostrado que la terapia conductual dialéctica (DBT), incluida la terapia de grupo, brinda apoyo adicional.

LEER  5 preguntas para calmar tu mente ansiosa

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba