Emociones

El papel central del aprendizaje permanente y la humildad en la psicología clínica

El papel central del aprendizaje permanente y la humildad en

Washburn, JJ, Teachman, BA, et al.

(2022). Psicología Clínica, 0(0).

https://doi.org/10.1177/21677026221101063

Abstracto

El aprendizaje permanente juega un papel central en la vida de los psicólogos clínicos. A medida que se desarrolla la ciencia de la psicología y la práctica basada en la evidencia, es imperativo que los psicólogos clínicos no solo mantengan sus competencias, sino también que las desarrollen. En este artículo, discutimos el aprendizaje permanente como un imperativo clínico, ético y científico en innumerables aspectos de la vida profesional de un psicólogo clínico, argumentando que la experiencia por sí sola no es suficiente. La actitud también es importante para el aprendizaje permanente, y alentamos a los psicólogos clínicos a adoptar una postura intelectualmente humilde y utilizar la «mente de principiante» al adquirir nuevos conocimientos y habilidades. También argumentamos que los psicólogos clínicos deben mantener y actualizar sus habilidades de pensamiento crítico y esforzarse por minimizar sus sesgos, especialmente cuando abordan los desafíos y oportunidades de aprendizaje permanente. En este artículo, tenemos la intención de animar a los psicólogos a mirar de nuevo cómo abordan el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Aquí hay un extracto:

Schwartz (2008) enfatizó la importancia de enseñar a los estudiantes de posgrado lo que no saben, viéndolo como una oportunidad más que como una amenaza. Lo mismo, quizás incluso más, se aplica a los psicólogos del aprendizaje permanente.

A medida que los psicólogos avanzan en sus carreras, se les dice constantemente que son expertos en su campo y, a veces, los MÁS expertos en su pequeño campo. Los psicólogos pasan sus días enseñando a otros lo que saben y asesorando a los estudiantes sobre cómo hacer sus propios descubrimientos. Pero la experiencia es un arma de doble filo. Por supuesto, esto ayuda mucho a los psicólogos, ya que es menos probable que repitan los errores del pasado, pero si se sienten demasiado cómodos en su papel de expertos, esto será una desventaja. El matemático egipcio Ptolomeo desarrolló un sistema basado en la idea de que el sol gira alrededor de la tierra, que guió a los astrónomos durante siglos hasta que Copérnico demostró que estaba equivocado. Aunque Newton inventó las leyes de la física, Einstein demostró que los principios de la física newtoniana están completamente ligados al contexto y son «correctos» solo bajo ciertas limitaciones. La ciencia, por su propia naturaleza, se corrige a sí misma, y ​​lo único con lo que puedes contar es que la mayoría de lo que la gente cree hoy resultará ser incorrecto en un futuro no muy lejano. Uno de los autores (S. D. Hollon) recuerda que después de graduarse de la escuela de posgrado, sabía con certeza dos cosas: los tejidos nerviosos no se regeneran y las características adquiridas no se pueden heredar. Resulta que ambos están equivocados. El aprendizaje permanente y la ciencia en la que se basa requieren que los psicólogos reevalúen constantemente sus conocimientos. Antes de convertirse en expertos, los psicólogos suelen encontrarse con el fenómeno del impostor durante la enseñanza y el aprendizaje (Rokach & Boulazreg, 2022). Aceptar la duda asociada con sentirse como un impostor puede motivar el aprendizaje de por vida, incluso en áreas en las que uno se siente como un experto. Esto significa no solo explorar constantemente nuevos temas, sino también reconocer que a medida que los psicólogos abordan problemas complejos y preguntas de investigación relacionadas, se requieren enfoques complejos y, a menudo, interdisciplinarios para desarrollar respuestas significativas. Es imposible e indeseable convertirse en un experto en todos los campos. Esto significa que los psicólogos deben rodearse periódicamente de personas que les hagan dudar o ampliar sus conocimientos.

Aquí está la salida:

El aprendizaje permanente debería, al igual que los programas de doctorado en psicología clínica, centrarse más en pensar que en aprender. El aprendizaje permanente debe fomentar el pensamiento crítico e independiente en el proceso de adquisición de cantidades adecuadas de conocimientos y desarrollo de habilidades específicas. En particular, el aprendizaje continuo debería aumentar la necesidad de que los psicólogos clínicos piensen de manera cuidadosa y crítica sobre lo que leen, escuchan y dicen, y que piensen de manera abstracta. Tal pensamiento abstracto es tan relevante después del final de una carrera de posgrado como lo era antes.

LEER  10 Consejos Sobre el Síndrome del Nido Vacío

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba