Autoestima

El significado y las diferentes acciones de la compasión

El 28 de noviembre es el Día Mundial de la Compasión y una oportunidad para reflexionar sobre lo que significa ser compasivo. He llegado a ver la compasión como algo activo y dinámico, compuesto por las diferentes energías que canalizamos en nuestro interior, algunas cálidas y amables, otras fuertes y confiadas.

La terapia centrada en la compasión es una base fundamental de mi trabajo de capacitación y terapia con los clientes; sin embargo, he comenzado a pensar erróneamente que solo se trata de ser amable con los demás. Muchas personas con las que hablo tienen definiciones vagas similares y conceptos erróneos sobre la compasión. Algunas personas confunden la compasión con la empatía, pensando que ser compasivo es un signo de debilidad, debilidad y autocomplacencia.

acto de misericordia

La compasión fluye en tres direcciones. Podemos mostrar compasión por los demás, podemos recibir compasión de los demás y podemos mostrar compasión por nosotros mismos. Paul Gilbert, un pionero de la terapia centrada en la compasión, explicó que el significado de la compasión tiene dos componentes:

  1. Ser lo suficientemente sensible para notar cuando nosotros u otros estamos pasando por momentos o períodos dolorosos.
  2. comprometernos a hacer algo para ayudar, reducir y prevenir más sufrimiento para los demás o para nosotros mismos

Ejemplos de compasión en la vida cotidiana

Si pongo en práctica esta definición, estos son algunos ejemplos reales de cuando veo empatía:

  • Alguien notó que la otra persona parecía deprimida, con ojos suaves y un tono suave, y pulsó para preguntar qué estaba pasando.
  • Alguien notó que se había caído una maceta al azar y deliberadamente recogió la flor y la volvió a plantar en el suelo.
  • Alguien nota que se siente herido y enojado por el comportamiento de otra persona, amable pero decisivamente se lo hace saber a esa persona y con valentía establece límites con ellos.
  • Alguien admite perder los estribos, pero en lugar de criticarse a sí mismo, es amable consigo mismo, entiende que es solo un humano y hace las paces con la otra persona.
  • Alguien que se deja apoyar en tiempos de necesidad y que se deja cuidar y ayudar por otros.
LEER  El legado de ser criado por padres marginales

energía de la compasión

Como ilustran estos ejemplos, la compasión es activa y tiene diferentes energías según la situación y la necesidad. Es suave y gentil a veces, decisivo y fuerte en otros momentos. Para mí, ser compasivo significa aprender a ser flexible a través de las diferentes posiciones y energías por las que pasamos repetidamente. Note los cambios de movimiento que las acciones compasivas pueden traer:

  • Podemos empezar con quietud y estabilidad. Estar en el momento porque nos permite estar atentos y darnos cuenta de que nosotros o alguien más está pasando por alguna lucha o dolor.
  • La compasión es una forma de coraje porque nos volvemos hacia el dolor en lugar de ignorar o negar su existencia.
  • Nos apoyamos ligeramente en el dolor para comprender su naturaleza. Lo abordamos con una energía y un lenguaje corporal que no juzga, es cálido y amistoso en nuestro tono de voz, ojos y gestos.
  • Actuamos con una mente abierta y una mente abierta para que podamos estar con la lucha y el dolor. De esta manera, podemos comenzar a comprender lo que está sucediendo y lo que nosotros o los demás necesitamos sin ignorar el dolor o apresurarnos a solucionarlo o dejarlo ir.
  • Es un acto de equilibrio entre conectarse con el dolor propio o ajeno, en lugar de perderse en él o sentirse abrumado hasta el punto de no poder hacer nada al respecto.
  • Aprendemos a poner un pie adentro para poder exponer el dolor durante mucho tiempo para comprender su naturaleza, y también aprendemos a poner un pie afuera para que nuestro núcleo permanezca conectado a tierra y estable.
  • Esto nos permite avanzar hacia Tome medidas sensatas para ayudarse a sí mismo y a los demás, aliviar el sufrimiento y evitar el sufrimiento innecesario.
  • Las acciones que realizamos pueden generar una energía más suave o más intensa, dependiendo de lo que se necesite (por ejemplo, podemos desear que alguien se siente en silencio y nos escuche. Podemos consolarnos con un abrazo tierno o una bebida caliente. pedirle a nuestra autocrítica que «pare» o, si alguien es grosero con nosotros, podemos hacer algo duro y terminar la conversación).
LEER  Estados Unidos está comprometido con el "trabajo sucio" y la desigualdad moral

La compasión es parte de nuestra naturaleza.

Todos somos capaces de mostrar y recibir compasión. Eso es porque la compasión está arraigada en nuestro instinto de cuidado de los mamíferos. Como bebés, estamos programados para causar y recibir atención de otros. Cuando lloramos, les indicamos a los demás que estamos bajo algún tipo de amenaza (tenemos hambre, frío, estamos abrumados). El cuidador es muy sensible al llanto del bebé y naturalmente lo levantará y lo consolará para aliviar el dolor del bebé. Esto es compasión.

Los bebés reciben y responden muy positivamente a estos actos compasivos. Esto ayuda a los bebés a sentirse tranquilos y seguros nuevamente y les envía un mensaje de que sus necesidades son escuchadas y vistas y que son importantes. Esto también es cierto para nosotros como adultos, porque cuando nos sentimos angustiados, recibir empatía de los demás o de nosotros mismos puede hacernos sentir bien y ayudarnos a superarlo de manera efectiva.

Por lo tanto, aprender a ser compasivos con nosotros mismos y con los demás contribuye en gran medida a nuestra vida y nuestro trabajo. La compasión es parte de nuestra naturaleza, así que no necesitamos empezar de cero. En cambio, podemos acceder a él y cultivarlo conscientemente. Este proceso no es necesariamente fácil, ya que podemos tener dificultades para recibir o dar empatía, o tener creencias de que no merecemos empatía. Aquí es cuando podemos necesitar la ayuda de alguien en quien confiamos o de un terapeuta para superar cualquier bloqueo en la compasión.

Ahora, podemos empezar desde donde estamos. Te invito a que notes cómo tú y los demás se están moviendo compasivamente en tu vida y que sigas avanzando en esa dirección, un paso a la vez.

Para encontrar un terapeuta, visite el Directorio de terapias de Psychology Today.

LEER  El sexo y tu intuición: la libido

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba