Emociones

¿Es bueno sentirse mal por tirar basura? Conflicto entre las creencias morales y el comportamiento por las fechorías cotidianas

Es bueno sentirse mal por tirar basura Conflicto entre las

Schwartz, Stephanie A. e Inbar, Yoel

SSRN.

Publicado originalmente el 22 de junio de 22

Abstracto

La gente a veces hace cosas que considera inmorales. Examinamos cómo la percepción de los actores sobre la moralidad de su propio comportamiento influye en los juicios de los observadores. En el Estudio 1 (n = 302), les presentamos a los participantes seis descripciones diferentes de actores que habitualmente se involucraban en un comportamiento moralmente cuestionable y diferían en si los actores consideraban que el comportamiento era moralmente inmoral. Los actores que consideraron que su comportamiento era incorrecto fueron considerados más morales, pero su comportamiento fue juzgado como más incorrecto. En el estudio 2 (n = 391), examinamos si la percepción de los metadeseos de un actor era responsable de la influencia de las creencias del actor en los juicios. Utilizamos los mismos estímulos y medidas que en el Estudio 1, pero añadimos una medida de los deseos percibidos del actor de participar en el comportamiento. Como se predijo, la influencia de las creencias morales de los actores sobre los juicios sobre su comportamiento y carácter moral estuvo mediada por los metadeseos percibidos.

Discusión

En dos estudios, encontramos que las creencias de los actores sobre su propio comportamiento inmoral cotidiano afectan tanto la evaluación del desempeño como a los propios actores, aunque en direcciones opuestas. La creencia de un actor de que su acto es moralmente incorrecto lleva a los observadores a ver el acto en sí mismo como menos aceptable desde el punto de vista moral, al mismo tiempo que conduce a juicios más positivos sobre el carácter del actor. En el Estudio 2, encontramos que estas diferencias en los juicios de carácter están mediadas por las percepciones de las personas sobre los metadeseos del actor. Se supone que los actores que consideran que su comportamiento es moralmente incorrecto están dispuestos a no participar en él y esto, a su vez, conduce a valoraciones más positivas de sus personajes. Estos resultados muestran que uno de los beneficios de creer que el propio comportamiento es inmoral es que los demás, si son conscientes de ello, juzgarán el carácter de uno de manera más positiva.

(cortar)

hipócritas honestos

En un estudio de juicios morales sobre los hipócritas, Jordan et al. (2022) encontraron que las personas que se adhieren públicamente a las normas morales que violan en privado son vistas de manera particularmente negativa. Sin embargo, también encontraron que los «hipócritas honestos» (aquellos que denuncian públicamente un comportamiento al admitir que ellos mismos lo están cometiendo) son juzgados de manera más positiva que los hipócritas tradicionales y a la par de los infractores de control (personas que simplemente se involucran en un comportamiento negativo). aceptar la censura pública). insistir en su admisibilidad). Esto podría parecer contradecir nuestros hallazgos en los estudios actuales, donde las personas que rompieron las reglas a pesar de ver su comportamiento como inmoral fueron calificadas más positivamente que aquellas que simplemente rompieron las reglas. Creemos que la diferencia clave que explica la diferencia entre los resultados de Jordan y otros y los nuestros es que, en su paradigma, los hipócritas condenaron públicamente a otros por el comportamiento en cuestión. Como muestran Jordan et al., la denuncia pública se interpreta como una fuerte señal de que es poco probable que alguien se involucre en tal comportamiento; Por eso los hipócritas no son amados

participar en comportamientos negativos y por dar señales falsas (al denunciarlos públicamente) de que no lo harán. Los hipócritas honestos que declaran abiertamente que se están comportando negativamente no dan señales falsas. Sin embargo, los guiones de Jordan y otros insinúan a los participantes que los hipócritas honestos sí juzgan a los demás, algo que la gente podría encontrar injusto que proviene de una persona que se comporta así. Así, los hipócritas honestos pueden ser castigados por la denuncia pública, aunque se les atribuyan meta-deseos más positivos. Por el contrario, en nuestros estudios, se les dijo a los participantes que los protagonistas del guión consideraban que ese comportamiento era moralmente incorrecto, pero no que condenaran públicamente a otra persona por ello. Esto podría permitir que los protagonistas se beneficien de meta-deseos percibidos más positivos sin ser penalizados por el estigma social. Esta explicación es ciertamente especulativa, pero podría probarse en estudios futuros, que describimos a continuación.

Supongamos que estás haciendo algo malo. ¿La gente te culpará más si descubres que está mal? ¿O te culparán menos?

La respuesta parece ser que pensarán que lo que has hecho está más mal, pero tu carácter es menos malo.

LEER  ¿Demasiado independiente en una relación?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba