Ansia

Esta técnica duplica la pérdida de peso sin hacer dieta

Este sencillo método de pérdida de peso no requería ejercicio ni cambios importantes en la dieta.

Comer lentamente ayuda a las personas a perder el doble de peso, encontró un estudio.

Simplemente masticar cada bocado durante 30 segundos resultó en que los participantes del estudio perdieran 5 libras durante un período de seis meses.

En contraste, un grupo de control que comió a su ritmo normal aumentó alrededor de 8 libras.

No hubo ejercicio ni cambios importantes en la dieta.

El método de comer lento funciona porque le da a la sensación de saciedad más tiempo para viajar desde el estómago hasta el cerebro.

El profesor Schmid-Schoenbein, coautor del estudio, dijo:

“Puede tomar este enfoque lento para comer por sí mismo y mantenerlo por el resto de su vida.

Puede enseñar este enfoque a sus hijos y ellos a su vez pueden enseñárselo a sus hijos «.

En el estudio participaron 54 niños de entre 6 y 17 años.

Se les dijo que masticaran cada bocado durante 30 segundos y se les dio un pequeño reloj de arena para llevar la cuenta del tiempo.

El profesor Pedro Cabrales, coautor del estudio, dijo:

“El reloj de arena lo convirtió en un juego.

También notamos que los niños se hacían responsables unos a otros.

Si algunos olvidan los relojes de arena, otros se lo recordarán «.

Las únicas otras instrucciones en el estudio fueron beber un vaso de agua antes de una comida y evitar los bocadillos entre comidas.

Los resultados mostraron que los niños que comían lentamente perdieron entre un 3% y un 5% de su peso corporal en un año.

En comparación, un grupo de control de niños similares ganó entre un 7% y un 8% durante el año.

Comer despacio es efectivo porque le da al reflejo de saciedad más tiempo para llegar al cerebro.

El mensaje de que el estómago está lleno tarda unos 15 minutos, pero muchas personas comen una comida completa más rápido.

Dr. Ruy Perez-Tamayo, coautor del estudio, dijo:

“Nuestro método se enfoca en prevenir el aumento de peso.

Es simple, económico y fácil de seguir «.

El estudio fue publicado en la revista Obesidad pediátrica (Salazar Vázquez et al., 2015).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba