Autoestima

Ganar el largo juego de la paternidad

Ganar el largo juego de la paternidad

Queremos participar en la vida de nuestros hijos a largo plazo. Como padres, queremos permanecer conectados con nuestros hijos durante toda la vida: queremos estar con ellos en sus triunfos y dolores inevitables, queremos conocer a nuestros nietos y desarrollar una relación con ellos que nos haga sentir cómodos en la vida posterior.

Para lograr estos objetivos, nuestros hijos necesitan realmente querer ser parte de nuestras vidas. Su relación con nosotros tiene que ser placentera y valiosa, y que los haga sentir seguros, cuidados y apreciados. Cuando nuestros hijos tienen 4 años y estamos imponiendo límites, probablemente no pensamos en cómo será nuestra relación cuando tengan 26. Pero la infancia es cuando sucede. Aquí es cuando sentamos las bases para el resto de nuestras vidas juntos.

Entonces, ¿cómo pueden los padres sentar una base sólida para esta relación a largo plazo? Bueno, como en todas las relaciones, trata a la otra persona con respeto, escúchala, considera sus opiniones y sentimientos, sé confiable, ve lo mejor de ella y diviértete juntos (ver el artículo «7 necesidades básicas de apego»). apoyar y jugar con sus hijos son una segunda naturaleza para muchos padres, y de esta manera, son campeones en la construcción de relaciones duraderas. Pero un trabajo de crianza importante que puede no ser intuitivo es la disciplina y el establecimiento de límites.

Establecer límites es un momento de alto riesgo que puede destruir las valiosas conexiones que hacemos con nuestros hijos. Sin embargo, la configuración de restricción no se puede omitir. Necesitamos de alguna manera establecer límites claros y firmes para nuestros hijos y respetarlos sin dañar al niño o nuestra relación con el niño. fácil de decir difícil de hacer. ¿Importa, sin embargo, porque es durante tiempos de conflicto que nuestra relación se verá amenazada o fortalecida?

LEER  Proceso y contenido: por qué es importante

En momentos de disciplina, es útil considerar equilibrar rondas cortas y largas. El juego corto consiste en lidiar con el comportamiento del momento e influir en el niño para que deje de pegar o hacer los deberes. El juego a largo plazo se trata de mantener una relación sana y positiva entre padres e hijos y de desarrollar gradualmente el autocontrol, la autoestima y el comportamiento positivo.

A la larga, podemos ajustar nuestro enfoque a los problemas de comportamiento proporcionando disciplina sin romper las relaciones. Al hacerlo, reconocemos que enseñarle a un niño a dejar de pegar puede requerir muchas repeticiones de una lección que solo se domina gradualmente. Cuando hacemos cumplir las reglas de manera constante, los niños desarrollan gradualmente la madurez, el autocontrol y la motivación cooperativa, y avanzamos hacia nuestras metas. Sí, eso significa que a veces perdemos juegos cortos. Pero a veces lo perdemos de todos modos.

Esto se logra cuando los padres establecen un límite cada vez que se viola una regla, pero nunca de manera destructiva: sin regaños, sin gritos, sin insultos, sin golpes y sin desórdenes de adultos. Los comportamientos parentales punitivos pueden tener un alto costo en la relación y no logran cambiar el comportamiento de manera duradera. Las intervenciones duras pueden influir en un niño para que obedezca en el momento, pero lo hacen inspirando miedo, lo que puede llevar a la obediencia si el niño piensa que lo atraparán. La obediencia temporal es muy diferente del aprendizaje y el establecimiento de la motivación intrínseca del comportamiento del niño.

La forma ideal de disciplina es enseñar y motivar a los niños a tomar decisiones de vida basadas en sus propias virtudes en lugar de impulsos. Todos los niños son capaces y, a veces, eligen seguir las reglas y mostrar moderación, amabilidad y respeto. Sin embargo, para que esta autodisciplina continúe en la edad adulta y se convierta en su forma principal de comportarse, necesitan sentir que esta autodisciplina es parte de ellos. Una vez que los niños hayan dominado la lección, actuarán con naturalidad y se sentirán impulsados ​​a ser la mejor versión de sí mismos. Fomentar esta identidad positiva se logra mejor no a través de la dominación, sino viendo siempre lo mejor de sus hijos, señalándoles sus éxitos y diciendo no a cualquier violación de las reglas repetidamente, con calma y firmeza.

Si bien esto puede sonar indulgente para algunos, la clave de su éxito es nunca ignorar las limitaciones y las consecuencias. Se aplican de manera consistente y confiable sin dramatismo. En este modelo, el establecimiento de límites es fáctico y las consecuencias no son duras. Los límites no los imponen las intensas emociones de los padres, ni los establece la toxina de la negatividad adulta.

Lectura esencial para la crianza de los hijos

Las respuestas punitivas al mal comportamiento de los niños son parte de muchos métodos de crianza, y los padres a menudo asumen erróneamente que cuanto más severas y repugnantes sean las consecuencias, más efectivas serán. El problema con esta estrategia es que demasiado enfoque en las consecuencias puede abrumar a los padres, poniendo demasiado enfoque y entusiasmo en el castigo. Este tipo de negatividad eventualmente puede destruir la relación padre-hijo, alienar al niño y hacer que el niño desarrolle sentimientos negativos hacia sí mismo.

Por supuesto, la ruptura entre padres e hijos es inevitable. Nadie es perfecto, ni los padres, ni los hijos. Es inevitable que surja tensión cuando se establecen límites. Si una discusión se intensifica, la clave es calmarse tan pronto como se dé cuenta de que está escalando. Solo cuando está supervisado puede reanudar la interacción con el niño y arreglar la brecha. No guarde rencor y no deje de volver a conectarse con su hijo, disculparse cuando sea necesario y reanudar las interacciones cálidas y agradecidas.

Ganar el juego largo se trata de hacer conexiones cuando las cosas van bien y pensar en sus opciones cuando las cosas van mal. Al priorizar la salud de su relación a largo plazo sobre la gratificación instantánea de obtener lo que quiere de su hijo, demuestra que no solo puede ser amable, sino también manejar los problemas y conflictos de manera segura. Si te comprometes a ganar siempre el juego corto, es probable que sacrifiques el juego largo, pero si te comprometes a ganar el juego largo, a menudo puedes ganar ambos.

LEER  Le dices a la gente que te lastimaron y se enojan

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba