Blog

¡Golpea la carne que comes!

Amamos a los animales y no queremos lastimarlos. Al mismo tiempo, la mayoría de nosotros todavía comemos carne. ¿Qué explica esta paradoja de la carne? ¡Es la forma en que presentamos la carne y hablamos de ella!

Hace un par de años vi un documental sobre comer carne. En la documentación, el moderador está realizando una pasantía en un matadero. Como ella dice: «Si como un animal, debería ser lo suficientemente valiente como para matarlo yo misma, ¿verdad?» El documental me impresionó y realmente me hizo pensar: ¿Comería carne si tuviera que matar animales yo mismo? ¿Y realmente podría matar a un animal? Pero si la respuesta es no, ¿por qué debería seguir comiendo carne? Eso no suena legítimo y en realidad es bastante hipócrita …

La paradoja de la carne

Esta contradicción también se discute en la literatura. Por un lado, a muchas personas les gusta comer carne: el consumo total de carne sigue aumentando cada año a medida que crece la población humana y aumenta el bienestar en todo el mundo. Incluso mostró que los hombres que comían carne eran clasificados como sexys y masculinos, y que las mujeres eran más positivas hacia ellos que los hombres vegetarianos. Al mismo tiempo, sin embargo, pocas personas aprueban herir o matar animales. Esto crea la llamada «paradoja de la carne»: las personas están en conflicto moral con la idea de que les gusta comer carne y hacer daño a los animales al mismo tiempo.

Pero, ¿por qué la gente todavía come carne?

La solución a este conflicto moral, también conocido como disonancia cognitiva, puede ser de dos formas: o uno puede rechazar el consumo de carne y reconciliar su comportamiento con sus ideales morales dejando de comer carne. O puede encontrar otras formas de justificar el consumo de carne. Una forma particularmente eficaz de resolver esta disonancia cognitiva es muy simple: los consumidores pueden simplemente separar la carne de los animales. En otras palabras, ignoran o suprimen el hecho de que la carne que comen proviene de criaturas que alguna vez vivieron. Aunque se ha demostrado que esta separación de carne y animales está muy extendida en el mundo occidental, no se ha probado empíricamente durante mucho tiempo.

La presentación de la carne es importante

Un estudio mostró que la forma en que presentamos, preparamos y hablamos sobre la carne afecta la forma en que la comemos. Por ejemplo, las personas son menos empáticas hacia un animal sacrificado cuando ven carne procesada en comparación con carne sin procesar. En otro experimento, se demostró que quitar la cabeza del animal de un cerdo asado se asocia con una disminución de la empatía y una mayor disposición de las personas a comer la carne. El uso de la palabra también resultó influyente: el uso de la palabra «cosechar» en lugar de «matar» o «sacrificar» redujo la empatía y se asoció con un mayor consumo de carne. Reemplazar «carne de res» y «cerdo» en el menú de un restaurante con «vaca» y «cerdo» se asoció con un aumento de la repugnancia y el aumento de pedidos de platos vegetarianos. Es interesante notar que es posible que haya influido en su empatía animal anteriormente en este párrafo al usar el término «carne sin procesar» en lugar de «cadáveres de animales después del sacrificio».

Las prácticas cárnicas en los supermercados y restaurantes actuales facilitan claramente la separación de los productos cárnicos de su origen animal, lo que fomenta el consumo de carne. Cuando a las personas se les recuerda la conexión entre el animal y la carne, sienten más empatía por el animal y están menos dispuestas a comer carne. Como dijo una vez Paul McCartney: «Si los mataderos tuvieran paredes de vidrio, todo el mundo sería vegetariano». Piense también en el programa de televisión Meat the family, donde las personas crían una mascota y luego tienen una opción: comerse a su mascota o volverse vegetariana. Aquí, la gente se enfrenta al hecho de que cualquier pollo o cordero que comen se parece al pollo o cordero que criaron como mascota. Es muy difícil comerse al animal cuando te sientes conectado con él.

¡Hay esperanza para el futuro!

En mi opinión, la disociación es un mecanismo psicológico para hacer la vista gorda ante la verdad real. Creo que deberíamos ser más abiertos y justos sobre el hecho de que la carne no crece en los árboles. Es realmente diferente de las verduras o frutas y debe verse como tal. Pero hay esperanza porque tal vez haya un futuro en el que podamos disfrutar de la carne sin esa sensación molesta. Eso suena como una utopía, pero afortunadamente esto podría ser posible en el futuro con el uso de carne de granja. Hasta entonces, hay muchas alternativas del carnicero vegetariano 😉.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios