Autoestima

La ansiedad arma de doble filo

Podría decirse que Glenn Hall fue el mejor portero que el equipo de hockey Chicago Blackhawks haya visto; hasta el día de hoy, los fanáticos lo conocen como «Mr. Goalie». Se sabe que vomitar debido a la ansiedad es una gran parte de sus rituales previos al juego.

Hablando de toda su carrera de 19 años en la NHL, dijo: «Lo hago antes de casi todos los juegos porque soy mejor cuando lo hago». Curiosamente, Hall sabe que su ansiedad no es terrible. . De hecho, dice que ayuda a mejorar su competitividad: «Intento hacerlo yo mismo. Me recuerdo a mí mismo que represento a mi familia y que no cumplir con un determinado estándar es imperdonable».[i]

Algunos de mis pacientes que actúan en público, incluidos actores y músicos, me han dicho que si no entran en pánico o tienen un cierto nivel de miedo antes de subir al escenario, por lo general se producen actuaciones por debajo de la media. Como dijo uno de ellos recientemente, «¡Prefiero estar ansioso que perezoso!»

Estas tensiones comunes previas a la actuación son bien conocidas por los líderes, aunque quizás en menor grado. Un cierto nivel de ansiedad puede ayudar a un líder a tener éxito porque estar al mando de un equipo implica equilibrar previamente la probabilidad de que falle un determinado enfoque, enumerar las diversas posibilidades que podrían resultar y diseñar una estrategia para cada situación. Ya sea que dirija un proyecto creativo, comercial o científico, es útil estar al menos un paso adelante, y la ansiedad es un gran impulsor de este nivel de preparación.

LEER  Los medicamentos alternativos para la eyaculación precoz no son la mejor opción

Al mismo tiempo, todos saben que la ansiedad también puede afectar el rendimiento e incluso alterar el funcionamiento diario.

¿Cuál es la diferencia entre la ansiedad que genera el éxito y la ansiedad que lo dificulta?Descubrimientos emergentes de la neurociencia[ii] Muestre que la diferencia clave no es la naturaleza o incluso la gravedad de la ansiedad de una persona, sino cómo una persona percibe sus emociones. Cuando las personas ven su ansiedad de manera positiva, pueden usarla para tener éxito. Por el contrario, ver la ansiedad como peligrosa o problemática tiende a conducir a peores resultados.

Hace unos años, tuve dos pacientes muy similares en mi caso. Ambos son estudiantes universitarios de poco más de veinte años, de barrios suburbanos de clase media alta, ¡y sus nombres incluso comienzan con la misma letra! Pero ahí es donde están sus similitudes.

Sophia no pudo empezar. Ella tiene la ambición de seguir una carrera legal, pero fuma mucha marihuana, duerme mucho y ni siquiera ha comenzado a estudiar para la Prueba de Admisión a la Facultad de Derecho (LSAT), abandonó dos cursos obligatorios el año pasado para graduarse. Cuando discutimos estas estrategias desadaptativas, quedó claro que Sophia estaba muy ansiosa por ingresar a la facultad de derecho. Sin embargo, ella interpreta su ansiedad como una señal de que eventualmente fallará en la tarea. Su actitud perezosa proviene de sentimientos de pesimismo y desesperanza.

Stella, por otro lado, es un manojo de nervios de adentro hacia afuera. También tiene la ambición de ser abogada, tiene un promedio de calificaciones casi perfecto y pasa días y noches preparándose para el LSAT, pero le aterra ingresar a la facultad de derecho. Stella pasaba tanto tiempo estudiando que tenía muy poca vida social, y estaba tan preocupada por su trabajo que sacrificaba su bienestar. Pero, fundamentalmente, no se juzgaba a sí misma ni estaba abrumada por su ansiedad. Ella lo ve como parte del proceso de lograr sus metas en la vida.

Clínicamente, es más fácil llevarse bien con Stella que con Sophia. Sí, Stella se sentía demasiado ansiosa por asegurar su futuro éxito. Estaba demasiado nerviosa y nerviosa, y necesitaba terapia para controlar su ansiedad. Sin embargo, nunca perdió la confianza en sí misma a causa de sus sentimientos. Por lo tanto, generalmente se la mantiene en un buen lugar y básicamente solo tiene que aprender a relajarse.

Al final, Stella ingresó a la facultad de derecho, mientras que Sophia no. La razón es que una vez que Stella pudo «enfriarse», no mató su motivación ni obstaculizó su productividad; en cambio, pudo trabajar más duro y de manera más eficiente porque estaba más feliz y menos atormentada por la ansiedad y el estrés. Por el contrario, Sophia estaba tan preocupada por su ansiedad que no podía funcionar correctamente. Se dio por vencida incluso antes de comenzar porque pensó que su ansiedad era un obstáculo insuperable.

Para resumir: la ansiedad definitivamente puede nublar tu juicio y ser contraproducente. Pero la ansiedad también puede ser un presagio del éxito, o incluso un catalizador. La principal diferencia está en el ojo del espectador.

LEER  ¿Qué pueden aprender los hombres heterosexuales de las lesbianas?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba