Autoestima

La corrupción no está exenta de ideología | Psychology Today

Felipe Vilanova

Siempre que pensamos en corrupción, pensamos en derrochar dinero y favores políticos. Ya sea en África, Asia, Europa o las Américas, todos lamentamos el agotamiento de la riqueza nacional (Kaufmann et al., 2009) y el dinero que podría haberse utilizado para financiar la educación, la salud y la seguridad pública. Criticamos a los corruptos ya menudo los pintamos como monstruos. Nos preguntamos quién podría hacer tal cosa.

A veces empezamos a sentir que la corrupción no es un problema ideológico, sino un problema criminal, y mucha gente lamenta que “todo partido político tiene corrupción” (The Cable, 2016). También nos permitimos pensar que denunciar la corrupción previene comportamientos corruptos (Transparency International, 2015).

Por muy atractivas que puedan ser estas suposiciones comunes, dos resultados de nuestro proyecto de investigación Psicología de la corrupción las desafían:

  1. No todos son igualmente susceptibles a la corrupción, ya que el apoyo ideológico a un sistema social jerárquico presupone una intención corrupta.
  2. Las actitudes negativas hacia las personas corruptas no predicen intenciones corruptas.

Trabajos anteriores sobre la psicología de la corrupción

En un artículo reciente publicado en Journal of Personality and Social Psychology (Vilanova et al., 2022), mis compañeros Angelo Brandelli Costa, Taciano Lemos Milfont y yo encontramos una curiosa relación entre la corrupción y los factores psicológicos.

Investigaciones anteriores (Köbis et al., 2015, 2018a, 2018b) han demostrado que las normas sociales desempeñan un papel importante en la exacerbación y el mantenimiento de la corrupción: cuantas más personas creen que la corrupción es generalizada y socialmente aceptable en la sociedad, más probable es que puedan involucrarse en prácticas corruptas. La idea es que las percepciones de alta prevalencia y aceptación de la corrupción llevan a las personas a desvincularse moralmente (p. ej., preguntarse “¿quién no toma un poco de lo de arriba?”), lo que justifica el comportamiento corrupto (Köbis et al., 2015). .

Lo que está claro es que mientras más personas piensen que la corrupción es común, más probable es que se involucren en prácticas corruptas. Si todo el mundo lo hace y se beneficia de una cultura corrupta, ¿por qué no debería hacer yo lo mismo?

Pero los académicos que aplican marcos de normas sociales a la corrupción llevan este razonamiento un paso más allá y muestran que esta relación aparentemente obvia tiene consecuencias importantes. Por ejemplo, utilizan información de Transparency International (2022) de que Sudáfrica ha visto una disminución reciente de la corrupción para reducir aún más las tasas de corrupción, especialmente en KwaZulu-Natal. En particular, los investigadores (Köbis et al., 2022) colocaron carteles en toda la región destacando la reducción de la corrupción en el país (“Menos sobornos en KwaZulu-Natal”). Se ha demostrado que este simple acto ayuda a reducir aún más las tasas de corrupción locales.

Pero, ¿qué pasa con el entorno social sin ninguna mejora para el estrés? Según el Índice de Percepción de la Corrupción 2022 (2022) de Transparencia Internacional, solo 25 de 179 países (alrededor del 14%) redujeron sus niveles de corrupción entre 2012 y 2022. Difundir carteles no es una opción viable en la mayoría de estos países, por lo que decidimos buscar predictores de corrupción que pudieran usarse en varios escenarios, como Brasil.

corrupcion en brasil

Mis colegas y yo somos de Brasil y creemos que Brasil es el lugar perfecto para investigar la psicología de la corrupción.

El escándalo Lava Jato de 2014 reveló uno de los esquemas de corrupción más grandes del mundo (Netto, 2016), que resultó en la condena de 174 personas por cargos relacionados con la corrupción y la recuperación de más de BRL 26 mil millones (aproximadamente US$ 5 mil millones). Se descubrió que los empleados de Petrobras, la compañía petrolera nacional más grande, estaban involucrados en el desvío de fondos de la compañía para pagar a los políticos.

Varios funcionarios se vieron envueltos en el esquema, incluido uno, Pedro Barusco, quien se vio obligado a devolver 157 millones de reales brasileños ($ 31 millones), una fracción de la cantidad que aceptó (Ministério Público Federal, 2022). señalando que este no es un caso aislado. Los cinco políticos que gobernaron el estado de Río de Janeiro entre 1999 y 2022 fueron arrestados o suspendidos por cargos de corrupción y uno de ellos, Sergio Cabral, fue condenado a 425 años de prisión (G1, 2022).

Curiosamente, muchos de los políticos condenados por corrupción lo han denunciado previamente. Por paradójico que parezca, este comportamiento paradójico tiene raíces históricas en el contexto brasileño, especialmente si consideramos el primer documento que se dice que fue escrito en Brasil: el escriba Pero Vaz de 1500 Una carta de Caminha al rey Manuel I de Portugal en el que el empleado describe a los nativos brasileños como espiritualmente corruptos, caminando desnudos por la selva como si sus almas hubieran sido consumidas por el mal. Al pie de la carta, el escribano suplica al rey que permita que su yerno, que había sido enviado a África después de robar la iglesia, regrese a Portugal (Garschagen, 2015).

La ideología y cosmovisión detrás de la corrupción

Debido a que la corrupción a menudo se asocia con la política, y la política se asocia con motivaciones ideológicas, planteamos la hipótesis de que la ideología puede desempeñar un papel en el apoyo a la corrupción. Nos enfocamos en dos variables ideológicas frecuentemente exploradas en la psicología social, de la personalidad y política, la orientación de dominio social (SDO) y el autoritarismo de derecha (RWA).

SDO se define ampliamente como el respaldo de jerarquías basadas en grupos en la sociedad (Sidanius & Pratto, 1999), mientras que RWA se define como apoyo a medidas coercitivas severas, valores morales tradicionales y obediencia a la autoridad (Duckitt et al., 2010). Parece que hay dos tipos de conservadores autoritarios: los que intentan fortalecer la jerarquía existente y aplastar activamente la parte inferior de la escala social (alta SDO), y los que no buscan aplastar activamente a los grupos marginados sino apoyando a la autoridad establecida. (alto RWA; ver Altemeyer, 1998) para mantener el statu quo.

De acuerdo con el modelo de proceso dual de Duckitt (2001), existen diferentes visiones del mundo detrás de SDO y RWA. Las personas con alto SDO a menudo ven el mundo como una jungla competitiva en la que se debe luchar sin descanso para sobrevivir. Creen que la búsqueda del poder y el estatus es permisible (incluso a través de medios ilícitos) y que si las personas no tienen éxito es porque no se han esforzado lo suficiente.

Por otro lado, los activos ponderados de alto riesgo generalmente ven el mundo como un lugar peligroso (Duckitt, 2001). Creen que el caos puede estallar en cualquier momento, por lo que debemos obedecer a la autoridad y tomar medidas coercitivas como la pena de muerte para controlar la amenaza del caos.

Con base en investigaciones previas sobre ideología y corrupción (Ferreira et al., 2022; Rosenblatt, 2012; Tan et al., 2016, 2022), creemos que es útil distinguir entre SDO y RWA como antecedentes de intenciones corruptas y actitudes hacia corruptos. individuos Nuestra hipótesis es que los procesos psicológicos detrás de las intenciones corruptas y las actitudes negativas hacia las personas corruptas son algo independientes y que SDO y RWA pueden explicar su coexistencia.

En seis estudios, encontramos que las intenciones y actitudes corruptas hacia las personas corruptas son, de hecho, relativamente independientes y predichas por diferentes visiones del mundo. En nuestro estudio, la correlación entre las intenciones corruptas y las actitudes hacia las personas corruptas es de alrededor de 0,15, lo que sugiere una correlación pequeña pero significativa.

Aquellos con intenciones corruptas tienden a tener actitudes ligeramente más favorables hacia las personas corruptas (y viceversa). Es importante destacar que observamos que SDO, pero no RWA, predice significativamente las intenciones corruptas, y RWA, pero no SDO, predice significativamente las actitudes hacia las personas corruptas.

También probamos el modelo de mediación que se muestra en la Figura 1 para incorporar percepciones de peligro y visiones del mundo contrapuestas. Descubrimos que SDO moderó el efecto de tener una visión del mundo competitiva sobre las intenciones corruptas, mientras que RWA moderó el efecto de tener una visión del mundo peligrosa sobre el apoyo a los corruptos.

Vilanova, Milfon y Costa (2022)

Figura 1: Modelo de proceso dual que integra cosmovisión, ideología y apoyo a la corrupción

Fuente: Vilanova, Milfont y Costa (2022)

Creemos que este hallazgo es un paso pequeño pero útil para comprender el vínculo entre la cosmovisión, la ideología y el apoyo a la corrupción. Al mismo tiempo, es importante recordar que toda nuestra investigación se realizó en Brasil, por lo que es posible que los resultados no se apliquen a contextos sociopolíticos muy diferentes.

llevar el mensaje a casa

De nuestros datos, hay otras dos piezas importantes de información que vale la pena mencionar.

Primero, algunos políticos han propuesto penas más duras para la corrupción como una forma de frenarla. Sin embargo, la implementación de formas más punitivas de control social puede reforzar las actitudes negativas hacia los corruptores sin afectar necesariamente las tasas de corrupción, según nuestro programa de investigación.

Es más constructivo promover una ideología contra la desigualdad, ya que esto puede ser efectivo para reducir las intenciones corruptas. De acuerdo con esta posibilidad, otros estudios han demostrado que la desigualdad a nivel de país se asocia positivamente con la corrupción (Jong-Sung y Khagram, 2005). Nuestro estudio muestra que esta asociación no se limita al nivel agregado de análisis; el respaldo ideológico de la desigualdad a nivel individual también se asocia positivamente con intenciones corruptas.

Por lo tanto, debemos ser escépticos ante las afirmaciones de los candidatos políticos de que esto frenará la corrupción mientras defienden las desigualdades existentes como legítimas y deseables. Hablar en contra de la corrupción es importante, pero también es importante recordar que no todos son igualmente corruptos.

LEER  Evitar la vida abierta: el caso contra compartir demasiado en las redes sociales

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba