Autoestima

La TCC puede ser problemática para el tratamiento de los trastornos alimentarios

Ümit Bulut/Unsplash

Fuente: Ümit Bulut/Unsplash

La terapia cognitiva conductual (CBT, por sus siglas en inglés) es la opción de tratamiento más comúnmente recomendada para los trastornos alimentarios, tanto que la TCC tiene su propia versión mejorada específicamente para el tratamiento de los trastornos alimentarios, llamada CBT-E. Sin embargo, el enfoque de la TCC-E se creó en base a la suposición de que la persona tratada es neurotípica o no muestra ningún signo de diferenciación neural.

Varios estudios han comenzado a explorar el vínculo entre la diferenciación neuronal y los trastornos alimentarios. Una parte clave para ayudar a las personas con diferencias neurológicas a recuperar la salud mental es generar comprensión, validación y atención en torno a sus diferencias únicas. Sin embargo, las técnicas de CBT-E pueden requerir un funcionamiento neurotípico en individuos neurodivergentes para ver resultados exitosos.

¿Por qué la investigación apunta a la TCC?

Casi todas las investigaciones sobre métodos de tratamiento para los trastornos alimentarios han incluido la terapia cognitiva conductual como intervención principal. ¿Porqué es eso? Bueno, podría haber algunas razones diferentes para esto, algunas de las cuales incluyen:

  1. La mayor parte de la investigación sobre los trastornos alimentarios se lleva a cabo dentro de instituciones, como programas financiados por universidades, centros comunitarios, centros de tratamiento u hospitales; básicamente, en cualquier lugar donde haya financiación y estructura para realizar la investigación. Las becas de investigación se destinan a proyectos que se traducen en datos. La TCC es una opción de tratamiento muy estructurada y manual que funciona bien con la recepción de fondos para investigación.
  2. Los profesionales de la salud mental generalmente están de acuerdo en que los trastornos alimentarios son trastornos del pensamiento, es decir, trastornos alimentarios alimentados por pensamientos y percepciones en torno a la comida, la imagen corporal y la propia imagen. La TCC es una intervención terapéutica de base cognitiva que analiza la interacción entre los pensamientos, las emociones y el comportamiento. Sin embargo, ver los trastornos alimentarios como trastornos basados ​​únicamente en la cognición no explora las posibles interacciones entre las experiencias vividas (como sensibilidades sensoriales o antecedentes de trauma) y las experiencias corporales de una persona con su cuerpo y la comida.
  3. Hay una diferencia entre investigadores y profesionales. Después de todo, la investigación proviene de las organizaciones que la realizan, y muchos profesionales tratan a las personas en su práctica privada. Estas prácticas individuales pueden usar diferentes modalidades de tratamiento, pero no se han publicado resultados sobre la efectividad de estos enfoques.

Resultados actuales de la TCC en los trastornos alimentarios

Los estudios de resultados sobre la efectividad de la TCC para los trastornos alimentarios han mostrado resultados mixtos. Hay evidencia de una mejoría de los síntomas a corto plazo, pero los estudios no han logrado resultados prometedores a largo plazo.

De hecho, muchos estudios ni siquiera proporcionaron un seguimiento a largo plazo. Pero según las tasas de reingreso en los centros de tratamiento, existe suficiente investigación para mostrar los siguientes hechos:

  • Entre las personas con trastornos de la alimentación, las tasas de recaída llegan al 70% y son más altas durante el primer año de tratamiento.
  • El setenta por ciento de las personas con trastornos alimentarios requieren readmisión en un centro de tratamiento.
  • Al menos el 30 % de las personas tratadas en un centro de trastornos alimentarios continúan con enfermedades crónicas entre 10 y 20 años después de su alta inicial.
  • Los trastornos alimentarios son la segunda causa principal de muerte por enfermedad mental.

Entonces, ¿por qué los profesionales de la salud mental se contentan con decir que la TCC es el tratamiento recomendado cuando los resultados para las personas con estos trastornos son bastante pronunciados?

problema del sistema

Las recomendaciones para la TCC como opción de tratamiento principal para los trastornos alimentarios surgen de un sistema de salud mental muy complejo. Los sistemas para tratar los trastornos alimentarios a menudo requieren que las personas sigan ciertas reglas, incluso si esas reglas no son necesariamente el tratamiento más efectivo.

Aquí hay algunas formas en que los sistemas se adaptan mejor a algunas recomendaciones que a otras:

  • Lo que se financia: La TCC es una intervención terapéutica que se financia más fácilmente debido a su enfoque estructurado y manual.
  • Centro de trastornos alimentarios: Las investigaciones que apuntan a la TCC provienen principalmente de programas de tratamiento de trastornos alimentarios. Y, si la investigación muestra resultados prometedores, incluso a corto plazo después de que las personas asistan a estos centros, estos centros podrían promocionarse como expertos líderes en el tratamiento de los trastornos alimentarios. El peligro con esto es que estas instalaciones requieren que las personas sigan recomendaciones específicas y se adapten a un entorno estructurado, incluso cuando hacerlo pueda causar dolor o trauma a la persona. Esto es especialmente cierto para las personas con divergencias neuronales.
  • Qué seguro cubrirá: La TCC se usa en casi todos los centros de tratamiento de trastornos alimentarios, y las personas que asisten a estos centros de tratamiento generalmente pueden hacerlo porque tienen acceso a un seguro privado. Sin embargo, las aseguradoras privadas tienen reglas estrictas sobre cómo ofrecen cobertura y en qué quieren progresar en los pacientes con trastornos alimentarios. Por ejemplo, estas regulaciones a menudo abordan la adherencia a los medicamentos para cualquier persona que presente trastornos del estado de ánimo. Esto es cierto a pesar de los estudios que muestran que los medicamentos para los trastornos alimentarios no son una recomendación principal para el tratamiento temprano debido a la confusa superposición entre los trastornos del estado de ánimo percibidos y la desnutrición.

Efectos de las recomendaciones neurotípicas en individuos neurodivergentes

El sistema de salud mental clasifica a las personas con trastornos alimentarios con tratamientos específicos. Sin embargo, estos enfoques no conducen necesariamente a un cambio a largo plazo.

La TCC es una intervención cognitiva que se enfoca en la interacción de los pensamientos, las emociones y los comportamientos de un individuo. Sin embargo, es posible que una persona neurótica no se beneficie de prestar demasiada atención a los pensamientos relacionados con su trastorno alimentario, ya que es más probable que su trastorno alimentario sea un subproducto de su interacción única con el mundo y su cuerpo.

Por ejemplo, las personas autistas con anorexia pueden desarrollar el trastorno debido a una mayor sensibilidad a la información sensorial del mundo que los rodea. Centrarse en los pensamientos que rodean sus sensibilidades sensoriales y aversiones a la comida y luego etiquetar ese pensamiento como distorsionado, lo que sería una práctica común dentro de un marco de TCC, puede invalidar la experiencia vivida por la persona.

Lectura obligatoria de terapia cognitiva conductual

como cambiar

Debido a la superposición sustancial entre las personas neurodiferenciadas y los trastornos alimentarios, los investigadores y los profesionales deben comenzar a cuestionar el marco actual para tratar estos trastornos.

Los malos resultados para los pacientes con trastornos alimentarios ya han indicado la necesidad de una reforma, y ​​ahora, quizás con un mayor interés en la conversación sobre las diferencias neurológicas entre los pacientes, puede haber un cambio en los enfoques recomendados.

Al mismo tiempo, los proveedores de salud mental que son líderes en sus propias prácticas o en centros de trastornos alimentarios pueden considerar oportunidades para implementar un enfoque individualizado y matizado para el tratamiento adaptado a cada cliente. Este cambio podría ayudar a reducir la nocividad de las intervenciones actuales.

LEER  ¿Sentir emociones es bueno para la salud?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba