Motivación

Las 6 creencias más dañinas

Las 6 creencias mas daninas
Anteriormente, escribí sobre cómo las creencias irracionales pueden ser dañinas y cómo pueden ser difíciles de cambiar debido a algunas barreras sistémicas y psicológicas. Pero las creencias pueden cambiar, y creer que no pueden cambiar puede hacer que dejemos de ser honestos acerca de nuestras creencias, creando polarización y obstaculizando el progreso. Con eso en mente, aquí comparto mis seis creencias más dañinas y también explico brevemente por qué son tan peligrosas a mis ojos. Espero que estos pensamientos inspiren más pensamientos.

6. Que la gente no puede cambiar

Que esta creencia es peligrosa lo aprendí del trabajo que Carol Dweck y sus colegas han estado haciendo durante varias décadas. Primero, su investigación encontró que creer que la inteligencia no puede cambiar (lo que se denomina mentalidad fija) hace que las personas eviten el riesgo y puede socavar el aprendizaje, la persistencia y la colaboración. Investigaciones más recientes también han demostrado el impacto negativo de la mentalidad fija en muchos otros rasgos, como la personalidad, las emociones y las creencias. La mentalidad fija puede conducir a la falta de esperanza y motivación para el crecimiento personal y puede contribuir a la falta de innovación y progreso en la sociedad.

► Creencia alternativa: que las personas pueden cambiar y crecer. Si bien no podemos cambiar todo acerca de nosotros mismos, la mayoría de las habilidades, creencias y cualidades pueden cambiar. Una vez que nos damos cuenta de esto, podemos vernos a nosotros mismos como un trabajo en progreso y comenzar a aprender, lo que puede ser divertido y gratificante.

5. Que no existe una verdad objetiva

Si bien la creencia de que todas las afirmaciones sobre la realidad son igualmente verdaderas suena igualitaria y permisiva («Cada uno tenemos nuestra propia verdad»), creo que es muy dañina. Si bien puede haber muchas situaciones en las que no es tan importante quién tiene razón y quién está equivocado, también hay muchas situaciones en las que es muy importante saber quién tiene razón y quién está equivocado. A menudo es necesario adoptar políticas y decisiones. Cada vez que nos enfrentamos a opiniones opuestas sobre qué política elegir o qué decisión tomar, necesitamos un principio o mecanismo que nos ayude a hacerlo.

LEER  Agotamiento en el lugar de trabajo: reconocimiento de síntomas, mejora de la vinculación

Sin fe en la existencia de la verdad revelada, estamos a merced del autoritarismo o de la ley de la selva. Esto puede manifestarse en forma de dogmas ideológicos o enseñanzas religiosas. Cuando no se dispone de razones y pruebas para determinar qué afirmaciones son verdaderas, sólo podemos recurrir al poder como mecanismo para dirimir las diferencias.

El ascenso de Donald Trump probablemente pueda explicarse en parte por la incredulidad en la existencia de la verdad. Que la verdad no parece importarle mucho a Trump y muchos de sus seguidores. Lo que, en cambio, sólo parece importante es la fuerza y ​​la lealtad al poder. El ascenso de Donald Trump probablemente pueda explicarse en parte por la incredulidad en la existencia de la verdad. Que la verdad no parece importarle mucho a Trump y muchos de sus seguidores. Lo que, en cambio, sólo parece importante es la fuerza y ​​la lealtad al poder. El ascenso de Donald Trump probablemente pueda explicarse en parte por la incredulidad en la existencia de la verdad. Que la verdad no parece importarle mucho a Trump y muchos de sus seguidores. Lo que, en cambio, sólo parece importante es la fuerza y ​​la lealtad al poder.

► Creencia alternativa: que algunas afirmaciones son objetivamente más verdaderas que otras. Si bien es probable que nunca descubramos una verdad inquebrantable, podemos hacer una distinción entre declaraciones que son más falsas y declaraciones que son más verdaderas (o menos falsas, por así decirlo). Quizás el mayor invento humano es el proceso mediante el cual podemos hacer esto, llamado ciencia. El proceso en sí no es perfecto y, por lo tanto, está en desarrollo. Pero la ciencia como tal es más confiable que cualquier otro proceso para averiguar cuán verdaderas son ciertas afirmaciones. Y la ciencia no está destinada a una pequeña élite. Incluso cuando carecemos de un conocimiento detallado del proceso científico, aún podemos usar ciertas formas científicas de pensar al evaluar las afirmaciones (ver aquí).

4. La deshonestidad es parte del negocio

La investigación ha demostrado que muchas personas creen que es aceptable e incluso bueno engañar a las personas en una función comercial. Debido a esta creencia, que está bastante extendida, muchas veces ni siquiera esperamos honestidad de los vendedores. Las organizaciones a menudo contratan deliberadamente a personas que son buenas para engañar a las personas en puestos comerciales. El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, es un buen ejemplo de alguien que tiene esta creencia. Cuando se enfrenta a acusaciones de conducta inmoral, ocasionalmente se excusa diciendo que lo hizo como hombre de negocios. Esta mentalidad sugiere que no pagar impuestos, no pagar facturas y engañar a los clientes son buenas prácticas comerciales. Esta es la mentalidad: cualquier dinero es buen dinero. La medida en que este pensamiento se ha extendido en el mundo de los negocios es alarmante. Un buen ejemplo de esta mentalidad que causa estragos es la industria farmacéutica (ver aquí y aquí).

► Creencia alternativa: los negocios y la moral deben ir de la mano. Ganar dinero no justifica dañar a las personas ni a la sociedad. El comportamiento moral no impide ganar dinero.

3. Que somos recompensados ​​o castigados después de la muerte.

Este es quizás el ejemplo más alto de pensamiento irracional basado en los principios de castigo y recompensa. A lo largo de la historia, las personas que creían en esta idea han sido vulnerables a la manipulación de los líderes religiosos. ¿Quién puede hacerte creer que debes comportarte de acuerdo con una lista de reglas (que él dice que debes seguir) para que puedas ser recompensado después de la muerte o para que puedas evitar el castigo después de la muerte? Puedes hacer cosas terribles. Como dijo Voltaire: “Quien puede hacerte creer lo absurdo puede hacerte cometer atrocidades”. El ejemplo moderno más llamativo de a qué puede conducir esta creencia es la comisión de ataques por motivos religiosos. ► Creencia alternativa: que en esta vida que tenemos, debemos centrarnos en lo que queremos significar para nosotros mismos y para los demás. Si bien existen algunas razones psicológicas que pueden hacernos vulnerables a esta creencia, es irracional, incluso hasta el punto de no ser cierta. Por definición, es difícil imaginar que tu experiencia consciente alguna vez desaparecerá por completo. Pero podría ser un poco más fácil cuando nos demos cuenta de que ni siquiera existía antes de que naciéramos. Liberarnos de esta peligrosa creencia nos hace menos vulnerables a los líderes religiosos manipuladores y nos facilita apreciar la única vida que tenemos.

2. El mal debe combatirse con el mal

Esta creencia se puede encontrar en los niveles micro y macro. Por ejemplo, recientemente leí un intercambio de correos electrónicos entre dos profesores. El maestro A preguntó: «¿Cómo podemos castigar a los estudiantes por faltar a clases?» El maestro B respondió: «Nuestro papel es ayudarlos a aprender, no castigarlos». Simpatizo con el maestro B. Como ha demostrado el estudio de la teoría de la autodeterminación, crear un sistema de castigo y recompensa en la educación es una mala idea. A nivel macro, esta creencia se refleja, entre otras cosas, en la retórica de Donald Trump. Legitima el mal comportamiento señalando el mal comportamiento de otras partes. Creo que la creencia de que el mal debe combatirse con el mal socava la motivación del otro lado, daña las relaciones con el otro lado y daña nuestra propia moralidad.

► Creencia alternativa: debemos esforzarnos por progresar mientras mantenemos nuestra moralidad. Es importante seguir luchando por el progreso, y eso puede significar hacer frente a comportamientos dañinos o peligrosos. Si bien esto puede ser difícil y puede resultar en una batalla asimétrica, debemos hacer todo lo posible para pelear esta batalla sin comprometer nuestros estándares morales.

1. Que debemos perseguir nuestros propios intereses a expensas de los demás.

El Factor D, también conocido como el Factor de Personalidad Oscura (D), es la siguiente creencia profundamente arraigada que tienen algunas personas de que en el mundo en que vivimos, está justificado y es necesario promover nuestros intereses personales a expensas de los intereses de los demás. otros. otro». Este factor D resulta ser un factor común que subyace a todo tipo de rasgos negativos (más). Esta creencia parece ser la base de casi todo lo que llamamos malicia humana.

► Creencia alternativa: debemos perseguir los intereses de los demás además de nuestros propios intereses. Esta creencia en la necesidad de considerar los intereses de los demás puede contribuir a una mayor armonía, empatía y comprensión en los grupos, familias y organizaciones. Esto puede conducir a una mayor conexión, motivación y productividad, así como a una sociedad más justa y pacífica.

Publicado: 21 de octubre de 2016, actualizado: 04/10/2023

LEER  Repita el cuestionario -> trastornos disociativos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba