Emociones

Los jonrones en aumento

En la historia histórica de Major League Baseball, diferentes eras han definido el juego, desde la era de las bolas muertas de bajo puntaje hasta la era moderna de las bolas vivas, encarnadas en legendarios bateadores de poder como Babe Ruth y Hank Aaron.

Desafortunadamente, la era de los esteroides de la década de 1990 y principios de la de 2000 ensombreció el deporte. Sin embargo, puede estar amaneciendo una nueva era: la era de la «pelota climática», donde el aumento de las temperaturas debido al calentamiento global puede afectar cada vez más los resultados del juego.

Impacto del cambio climático en los jonrones

Un nuevo estudio del Dartmouth College publicado en el Boletín de la Sociedad Meteorológica Estadounidense apunta a tal posibilidad.

Los investigadores encontraron que más 500 jonrones desde 2010 pueden estar relacionados con temperaturas superiores al promedio debido al cambio climático.y se esperan cientos más cada temporada a medida que continúa el calentamiento.

Si bien el cambio climático representa solo el 1% de los jonrones recientes, esa cifra podría aumentar al 10% o más para 2100 si continúan las emisiones de gases de efecto invernadero y el cambio climático.

Las temperaturas más altas disminuyen la densidad del aire

El coautor del estudio, Justin Mankin, profesor asistente de geografía, explicó que «las temperaturas más altas reducen la densidad del aire», lo que a su vez afecta la balística del juego, lo que hace que las bolas bateadas viajen más lejos en los días más cálidos.

LEER  Resiliencia y 6 formas de superar la adversidad

El estudio analizó más de 100.000 partidos de Grandes Ligas y 220.000 hits individuales para establecer un vínculo entre los jonrones y las temperaturas inusualmente altas.

Luego, el equipo evaluó el efecto de la reducción de la densidad del aire debido a las temperaturas más cálidas en la cantidad de jonrones en un día determinado en comparación con otros juegos.

Los investigadores analizaron varios factores, incluido el uso de dopaje, el diseño del bate y la pelota, y la implementación de tecnología diseñada para optimizar la fuerza y ​​la distancia del impacto.

Cuadrangulares y estadios: cómo la temperatura afecta el gran momento de los estadounidenses

El coautor Christopher Callahan, estudiante de doctorado en geografía en Dartmouth, dijo que si bien la temperatura no es el factor dominante en el aumento de jonrones, «sí importa, y hemos identificado su impacto».

Si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan y las temperaturas aumentan, el cambio climático se convertirá en un factor más importante que influirá en el juego a finales de siglo.

Los investigadores también estimaron cómo todos los estadios de béisbol de las grandes ligas en los EE. UU. podrían experimentar un aumento en el número promedio de jonrones por año por cada aumento de 1 grado centígrado en la temperatura promedio global.

Descubrieron que el Wrigley Field al aire libre, hogar de los Chicago Cubs, experimentaría el aumento más significativo, mientras que el abovedado Tropicana Field de los Tampa Bay Rays permanecería relativamente poco afectado.

Fenway Park y el estadio de los Yankees de Nueva York están en algún punto intermedio.

Los investigadores notaron que los juegos nocturnos y los estadios cubiertos como el Tropicana Field mitigarían los efectos de la temperatura y la densidad del aire en la distancia del balón.

A medida que aumentan las temperaturas globales, es fundamental considerar factores como los efectos del calor en los jugadores y los aficionados. Mankin enfatizó la importancia de determinar un «nivel aceptable de exposición al calor» y las compensaciones involucradas en maximizar los jonrones.

La riqueza inusual de datos de béisbol permite sacar tales conclusiones.

La gran cantidad de datos disponibles para los juegos de béisbol de las grandes ligas ha permitido a los investigadores estudiar los efectos del cambio climático en la querida institución cultural.

Mankin reconoció la dificultad de documentar los impactos del cambio climático en otras instituciones culturales y actividades recreativas debido a la falta de datos.

Este estudio, iniciado por el entusiasta del béisbol Callahan, destaca las formas potencialmente generalizadas en que el cambio climático puede cambiar silenciosamente aspectos de nuestras vidas más allá de las olas de calor, las megasequías o los huracanes catastróficos.

El béisbol como espejo: el cambio climático y la sociedad estadounidense

El coautor Jeremy DeSilva, profesor y presidente de antropología en la Universidad de Dartmouth, destacó el valor de evaluar el impacto del cambio climático en las instituciones culturales, ya que puede resonar más en la vida cotidiana de las personas que los desastres a gran escala que parecen aleatorios y fuera de control. .

En el pasado, el béisbol ha sido una piedra angular del cambio social, desde la eliminación de la segregación hasta la creciente corporativización y la influencia indebida del dinero.

DeSilva cree que «el béisbol es una de las formas en que la sociedad estadounidense tiene un espejo frente a sí misma» y el deporte no es inmune al cambio climático global.

Investigaciones como esta podrían ser un punto de partida para comprender el fenómeno que afecta al planeta y a todas las personas que lo habitan, lo que podría generar debates más amplios sobre los impactos de gran alcance del cambio climático.

Nathaniel Dominy, profesor de antropología de Charles Hansen en Dartmouth y coautor del estudio, explicó que las instituciones culturales como el béisbol reflejan valores sociales y encapsulan la respuesta de Estados Unidos al cambio climático.

Señaló la tensión en el béisbol entre ganar y perder, tradición y cambio, trabajo en equipo e individualismo, y lógica y suerte, que también están presentes en la respuesta colectiva a las emisiones de carbono.

Por lo tanto, estudiar el impacto del cambio climático en el béisbol sirve como una poderosa metáfora de la experiencia estadounidense.

El estudio, titulado «Calentamiento global, jonrones y el futuro de los pasatiempos estadounidenses», se publicó el 7 de abril de 2023. El financiamiento provino de una beca de la Fundación Nacional de Ciencias, el Instituto Neukom de Ciencias Computacionales y el Centro Nelson A. Rockefeller para Políticas Públicas y Ciencias Sociales en Dartmouth College.

DOI10.1175/BAMS-D-22-0235.1

Noticias relacionadas:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba