Fobias

NIMH » La pandemia de COVID-19 se relaciona con el empeoramiento de la salud mental y el desarrollo acelerado del cerebro en los adolescentes

26 de enero de 2023

La pandemia del coronavirus (COVID-19) ha creado un enorme estrés e incertidumbre. Esto es especialmente cierto para los jóvenes, que enfrentan el cierre de escuelas, cortan los canales sociales y aumentan el estrés en sus familias y comunidades. Dada la interrupción sin precedentes causada por la pandemia, es fundamental comprender su impacto en la salud y el desarrollo, especialmente para los adolescentes.

Los nuevos hallazgos de un estudio financiado por el Instituto Nacional de Salud Mental revelan cómo los adolescentes que experimentan la pandemia de COVID-19 y los bloqueos que la acompañan se comparan psicológica y biológicamente con sus compañeros antes de la pandemia. El estudio, dirigido por Ian Gotlib, Ph.D., de la Universidad de Stanford, es uno de los primeros en analizar los efectos de la pandemia no solo en la salud mental de los adolescentes, sino también en su estructura cerebral, lo que refleja los efectos más duraderos de la adversidad. .

La muestra consistió en 163 adolescentes (edades 13-17) en San Francisco, CA que participaban en un estudio longitudinal más grande. La mitad fueron evaluados antes de la pandemia de COVID-19 y la otra mitad después de que se emitió la orden de quedarse en casa en marzo de 2022. Los datos de neuroimagen estaban disponibles para 64 adolescentes en cada grupo. Para reducir el impacto de la pandemia, los investigadores emparejaron grupos de participantes en función de otros factores que podrían afectar su salud mental y desarrollo cerebral, incluidos la edad, el sexo, el estado de pubertad, la raza y el origen étnico, la educación de los padres y los ingresos familiares anuales y la exposición a estresores de la vida temprana.

LEER  ¿La psicosis juega un papel en la mayoría de los tiroteos masivos?

Los participantes autoinformaron sus síntomas de depresión y ansiedad, así como la internalización y externalización de problemas de salud mental. Las exploraciones cerebrales por resonancia magnética proporcionan datos de volumen y grosor cortical de las regiones cerebrales subcorticales (amígdala, hipocampo y núcleo accumbens). Los investigadores también introdujeron los escáneres cerebrales corticales y subcorticales en un programa de aprendizaje automático desarrollado por el grupo de trabajo ENIGMA-Brain Age para calcular la edad cerebral general de los participantes.

Ambos grupos mostraron diferencias significativas en la salud mental y el desarrollo cerebral. Los adolescentes que fueron evaluados después del cierre de la pandemia informaron más síntomas de ansiedad y depresión y mayores problemas de internalización en comparación con el grupo anterior a la pandemia. Sus cerebros mostraron un adelgazamiento de la corteza, que ayuda a llevar a cabo procesos mentales como la planificación y el autocontrol, y una reducción en el volumen del hipocampo y la amígdala, que están involucrados en la adquisición de recuerdos y la regulación de las respuestas al miedo y al estrés, respectivamente. .

Además, el grupo posterior al cierre tenía cerebros más viejos que los adolescentes evaluados antes de la pandemia, según sus características corticales y subcorticales. Sus cerebros mostraban características neuroanatómicas más típicas de adultos mayores o personas que experimentaron estrés crónico o adversidad en la infancia. Por lo tanto, este estudio sugiere una asociación entre la pandemia de COVID-19 y el deterioro de la salud mental y el desarrollo cerebral deficiente en los adolescentes.

Finalmente, los investigadores consideraron la posibilidad de que períodos más prolongados de distanciamiento social exacerbaran los efectos psicobiológicos de la pandemia. Sin embargo, no se observaron asociaciones significativas con ninguna medida de salud mental o desarrollo cerebral en los análisis que examinaron los cambios de grupo posteriores al cierre según la cantidad de días desde que comenzó la orden de refugio en el lugar.

Además de replicar hallazgos anteriores de que la pandemia de COVID-19 ha afectado negativamente la salud mental de los adolescentes, este estudio también sugiere que la pandemia puede estar biológicamente envejeciendo sus cerebros. Los adolescentes que experimentaron bloqueos relacionados con la pandemia y luego experimentaron la interrupción continua de la COVID-19 tenían un mayor adelgazamiento cortical y volúmenes más grandes del hipocampo y la amígdala que sus pares cuidadosamente emparejados evaluados antes de la pandemia. Los cambios neuronales pueden reflejar un envejecimiento cerebral acelerado.

Esta investigación tiene un importante significado científico y social. En primer lugar, los investigadores que realicen estudios longitudinales a lo largo de la pandemia tendrán que lidiar con los posibles efectos en la salud física y mental de los participantes, y tener cuidado al hacer comparaciones previas a la pandemia suponiendo que no haya cambios en el desarrollo normativo. A nivel social, los resultados sugieren que, al menos a corto plazo, los adolescentes están experimentando una depresión y ansiedad más graves y pueden necesitar atención de salud mental para ayudarlos a sobrellevar la situación. Además, los cambios medibles en el desarrollo del cerebro sugieren que también pueden beneficiarse de otros servicios, como los que respaldan los procesos cognitivos o la regulación de las emociones.

Aunque estos hallazgos brindan nueva información sobre el impacto de la pandemia de COVID-19 en etapas clave de la vida, los autores enfatizan que sus hallazgos deben replicarse y extenderse en muestras más diversas. Por ejemplo, los participantes en el estudio actual tenían un nivel socioeconómico relativamente alto. Sin embargo, los grupos marginados, incluidos los de nivel socioeconómico bajo, experimentan un mayor estrés sanitario, económico y psicológico a causa de la pandemia. Además, las experiencias en torno a las órdenes de cierre, y los efectos posteriores en la salud mental y el desarrollo del cerebro, se reflejan en las políticas de COVID-19 en regiones específicas de los Estados Unidos.

Determinar si los resultados se mantienen en grupos más diversos y en diferentes partes del país ayudará a informar las políticas de salud pública destinadas a reducir los impactos adversos de la pandemia en la salud y el desarrollo. El equipo de investigación planea evaluar a estos participantes a los 20 años, y la investigación futura debe basarse en los hallazgos actuales para determinar el alcance y la persistencia de dichos cambios.

Referirse a

Gotlib, IH, Miller, JG, Borchers, LR, Coury, SM, Costello, LA, García, JM y Ho, TC (2022). Impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental y la maduración cerebral de los adolescentes: implicaciones para un análisis de datos longitudinales. Ciencia Abierta Global en Psiquiatría Biológica. https://doi.org/10.1016/j.bpsgos.2022.11.002

galardonado

MH101495

LEER  Día 126: Síndrome de Fatiga Crónica

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba