Emociones

No se puede ganar en moralidad

No se puede ganar en moralidad

Kurt Grey, Will Blakey y Carlos Rebollar

Subpila de comprensión moral

Publicado originalmente el 26 de octubre de 22

Aquí hay un extracto:

ideales morales

La mayoría de nosotros queremos hacer el bien en el mundo y seguir un conjunto de principios morales o «ideales». Pero la palabra «ideales» tiene raíces peligrosas. La misma etimología de la palabra «ideal» implica perfección, que nosotros, los autores, consideramos mala.

En 1796, Immanuel Kant usó la palabra «ideal» para describir una persona, cosa o estado hipotéticamente perfecto. Puede haber sido fácil para Kant fetichizar al hombre moral perfecto, pero no está claro si es el mejor modelo a seguir para nosotros, los humanos modernos (o para cualquier otra persona). Kant era un hombre extraño. Una vez comparó el sexo con chupar un limón (los científicos creen que murió virgen), creía que uno debe decir la verdad, aunque eso signifique matar a una familia inocente, y pensó que era una buena idea tomar un retrato. esto resaltó su gigantesca frente calva y dejó la mayor parte de su rostro en la oscuridad (ver foto).

A pesar del dudoso juicio de Kant, se promueve ampliamente una ética basada en ideales. El modelo a seguir más popular en el cristianismo es Jesús y dicen que era perfecto. Tony Robbins, gurú de la autoayuda, dice que tenemos que convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos. El razonamiento es: “Si nuestros ideales son inalcanzables, ¡ese es el punto! Deberían hacerte disparar a la luna. Por eso el idealismo de Kant es tan seductor. Creemos que hará que nunca dejemos de mejorar. Cuando se trata de modelos a seguir, no buscamos buenas personas, buscamos la perfección moral y la emulamos lo mejor que podemos.

Como defensores de la sensibilización moral en el mundo, no estamos diciendo que la gente deba dejar de esforzarse por hacer el bien. Pero pensamos que la búsqueda de la perfección moral puede llevarnos por mal camino. “Lo perfecto es enemigo de lo bueno” es una cita que es útil en muchas situaciones, pero especialmente útil cuando se trata de moralidad.

Argumentamos que luchar por la perfección moral o «tratar de ganar en la moralidad» tiene al menos dos inconvenientes importantes: primero, puede fomentar un pensamiento poco saludable y, segundo, puede impedir que demos pasos en la dirección correcta. En cambio, sugerimos que luchar por más bondad moral (no la mejor) y practicar la humildad moral puede ayudarnos a hacer el bien en el mundo que nos rodea.

La ansiedad es el vértigo de la libertad… Cuando la perfección es tu meta

La perfección moral es difícil de lograr porque, como vimos con Janet, las respuestas a la pregunta del “mayor bien moral” son inciertas. Y eso es un problema, porque no estar seguro de las cosas importantes no es divertido.

Tome estas grandes preguntas: ¿Dios es real? ¿Estamos viviendo en una simulación? ¿Por qué estamos aquí y cuál es el sentido de la vida? Para muchos, la incertidumbre inherente a estas preguntas es un rasgo de fondo de la vida. Pero para otros, incluyéndome a mí (Will), con demasiada frecuencia es alarmante. Lucho con el «trastorno obsesivo-compulsivo existencial», un trastorno psicológico asociado con la ansiedad causada por pensamientos obsesivos y malestar sobre estos temas importantes de la vida. No saber por qué estamos todos aquí o hacia dónde vamos a menudo me causa estrés. Pero en gran medida he logrado superar este estrés a través de la terapia y redefiniendo las mejores relaciones con la incertidumbre.

LEER  Ética y Psicología: Redes Sociales y Moralidad

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba