Emociones

optimización coordinada autonómica y central de afrontamiento de amenazas

optimizacion coordinada autonomica y central de afrontamiento de amenazas

Roelofs, K., Dayan, P.

Nat Rev Neurosci 23, 568–580 (2022).

https://doi.org/10.1038/s41583-022-00608-2

Resumen

Los animales tienen mecanismos complejos para superar el peligro. La congelación es un estado único que, cuando se detecta una amenaza, le permite recopilar pruebas, anticipar opciones de respuesta y prepararse para el peor escenario de lucha o huida. Nuestra hipótesis es que, en lugar de reflejar un estado de miedo pasivo, las características somáticas y cognitivas específicas de la congelación ayudan a enmascarar las respuestas manifiestas, optimizando el procesamiento sensorial y la preparación para la acción. Críticos para estas funciones son los neurotransmisores noradrenalina y acetilcolina, que modulan el procesamiento de la información neuronal y también controlan las divisiones simpática y parasimpática del sistema nervioso autónomo. Sin embargo, las interacciones entre los sistemas autónomos y el cerebro durante la congelación y cómo coordinan conjuntamente las respuestas aún no se conocen por completo. Consideramos las acciones conjuntas de estos sistemas y proponemos un nuevo marco computacional para describir su integración consistente en el tiempo. Este replanteamiento de la congelación tiene implicaciones para su papel en la toma de decisiones bajo amenaza y para la psicopatología.

Conclusiones y direcciones futuras

Considerar el estado de amenaza posterior al encuentro desde una perspectiva neuronal, psicológica y de computadora mostró cómo la característica externa más obvia de este estado, una forma especial de congelación activa que resulta de la activación combinada de las ramas simpáticas y parasimpáticas normalmente opuestas del SNA, podría ser significativo. varias ventajas en términos de procesamiento de información y acción pavloviana o instrumental rápida. El control de arriba hacia abajo de este estado se comprende bastante bien, y es fácil ver los beneficios potenciales de esforzarse para aumentar el procesamiento sensorial imparcial de abajo hacia arriba y la participación en la planificación. Sin embargo, el papel de los neuromoduladores aguas arriba en la activación de estas formas de procesamiento de información apropiado es menos claro. Por supuesto, los diversos modos de acción de ACh y NA en el SNC pueden lograr esto; pero queda mucho por descubrir registrando y manipulando con precisión los esquemas candidatos dentro de los marcos de tiempo de las fases de descubrimiento, evaluación y acción.

Una fuente importante de ideas es la teoría de la evolución. Por ejemplo, la teoría polivagal de la filogenia del SNA sugiere que evolucionó en tres etapas. El primero, asociado con el nervio vago amielínico, permitió la supresión de la actividad metabólica en respuesta a una amenaza, y también controló aspectos de la digestión. La segunda etapa estaba asociada con el sistema nervioso simpático, que organizaba el comportamiento energético de lucha o huida. La tercera etapa se asoció con un nervio vago mielinizado y permitió respuestas más flexibles y sofisticadas. Se ha sugerido que la última etapa está particularmente involucrada en la evolución de la regulación somática en un contexto social; pero lo que es notable es la estratificación evolutiva de competencia y cooperación entre los aspectos inhibidores y activadores de las diversas ramas del SNA. Sería interesante entender la evolución paralela de la neuromodulación colinérgica y noradrenérgica en el SNC.

Nota: Somos primates, sujetos a los principios de la biología y la evolución.

LEER  El gruñón de las salidas deportivas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba