Autoestima

¿Sabes de dónde vienen tus objetos cotidianos?

La esclavitud moderna existe en una medida inimaginable. Según las Naciones Unidas, más de 40 millones de personas están esclavizadas. Es decir, trabajan en situaciones en las que el uso de amenazas, violencia, coacción, engaño o abuso de poder hace que las personas se detengan para salir o se nieguen a trabajar.

A pesar de la escala masiva de la esclavitud moderna, tanto las personas como las organizaciones desempeñan un papel importante para poner fin al abuso. Se trata de saber de dónde provienen sus bienes y servicios. Tomemos el ejemplo de John McCarthy, director de la Red Católica Australiana contra la Esclavitud (ACAN),

Poder adquisitivo

Las organizaciones católicas en Australia gastan $ 6 mil millones al año. ACAN ha mapeado las áreas en las cadenas de suministro de estas organizaciones. Algunos bienes y servicios están particularmente en riesgo porque se fabricaron con mano de obra esclava y la organización ahora sabe cuáles son. Pueden usar su poder adquisitivo para disuadir a los perpetradores.

De hecho, el mapeo de ACAN muestra que la esclavitud moderna impregna la vida de prácticamente todo el mundo en una medida sorprendente, si no impactante. La esclavitud omnipresente en las cadenas de suministro de hoy se refleja en una serie de preguntas que McCarthy hace regularmente:

  • ¿Cuántas personas tienen teléfono, computadora, ropa o zapatos?
  • ¿Cuántos beben café o té?
  • ¿Cuántos llevan joyas o maquillaje?
  • ¿Cuántos compran mariscos, comida para mascotas, carne, frutas, verduras o comen comida rápida?

Trabajo esclavo en cadenas de suministro

Es probable que cada una de estas industrias tenga un producto elaborado con mano de obra esclava. McCarthy señala que existe el riesgo de trabajo esclavo en casi todas las industrias.

Desde la industria electrónica y de alta tecnología hasta la industria automotriz, siderúrgica, minera, agrícola, de café y de productos pesqueros, la lista es casi ilimitada. Las personas en situación de esclavitud también se pueden encontrar en industrias de servicios como la limpieza, la seguridad, la construcción o los buques portacontenedores.

Los migrantes son particularmente vulnerables a la servidumbre por deudas debido a las tarifas de contratación y pueden quedar atrapados en lugares donde no saben cómo obtener ayuda. O la ayuda no está disponible donde está.

Terminación de la participación en el trabajo esclavo

Como presidente de ACAN, McCarthy se centra en los riesgos de la esclavitud en las cadenas de suministro de las organizaciones católicas. Más de 40 organizaciones católicas sin fines de lucro están participando en este esfuerzo; El 75 por ciento de las empresas encuestadas por McCarthy y sus colegas dijeron que una parte significativa del dinero que gastaron se destinó a industrias que se han visto gravemente afectadas por la esclavitud moderna.

Ahora que las organizaciones son conscientes de su inadvertida complicidad con el trabajo esclavo, están trabajando para limpiar sus cadenas de suministro. El efecto ya es de gran alcance.

McCarthy señala: “Estas grandes organizaciones católicas tienen importantes gastos de adquisición. 35 instituciones católicas tenían cadenas de suministro que obtenían más de $ 6 mil millones en bienes y servicios de 16.000 proveedores «.

Dos categorías de gasto resultaron ser particularmente vulnerables a la trata de personas: los $ 1.060 millones gastados en construcción y $ 1.050 millones en suministros médicos.

El trabajo esclavo ocurre en la industria de la construcción.

Fuente: ACAN, usado con permiso

«Ya no confiamos en pruebas anecdóticas», dijo McCarthy. Él y sus colegas ahora saben dónde están los mayores riesgos y en qué concentrarse.

Por ejemplo, las escuelas y hospitales administrados por organizaciones católicas pueden obligar a sus proveedores a dejar de utilizar mano de obra esclava o trasladar sus negocios a otra parte.

McCarthy pone en práctica una de sus citas favoritas del Papa Francisco: “Comprar bienes no es solo un asunto comercial. Nuestros hábitos de compra y nuestras decisiones también tienen profundas dimensiones morales «.

McCarthy se enorgullece de la influencia que tiene ACAN al exigir que los artículos que compran no se fabriquen con mano de obra esclava. «Trabajando juntos podemos lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas de erradicar la esclavitud moderna en nuestra generación más rápidamente».

El objetivo es hacer realidad la visión del Papa Francisco de un mundo en el que todos puedan vivir en libertad y dignidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba