Ansia

SER PADRE CON ANSIEDAD SOCIAL

La crianza de los hijos no es una tarea fácil, y cuando se tiene en cuenta el manejo de la ansiedad social como padre, los desafíos pueden ser únicos y abrumadores. Tratar de lidiar con su propia ansiedad mientras trata de aparecer en la vida para su hijo puede resultar abrumador. Asistir a eventos deportivos, funciones escolares, citas con el médico, citas para jugar, fiestas de cumpleaños, participar en interacciones entre padres y padres y estar en lugares concurridos son solo algunos de los escenarios que son demasiado comunes en la vida como padre. Sin embargo, involucrarse en este tipo de situaciones puede desencadenar sentimientos de ansiedad y causar una incomodidad significativa para quienes padecen ansiedad social. Como padre, es posible que incluso experimente sentimientos de culpa derivados de la incapacidad o capacidad limitada para participar en determinadas actividades con sus hijos. También puede sentir preocupación por el impacto que su ansiedad está teniendo en sus hijos. Sin embargo, ser un padre con ansiedad social no lo convierte en un padre malo o menos capaz. Simplemente significa que tiene que encontrar formas adaptables para hacer frente a sus síntomas y replantear las debilidades percibidas como fortalezas. A continuación, se incluyen algunas cosas que debe tener en cuenta si es un padre que vive con ansiedad social.

Comprenda cómo la ansiedad puede afectar el desarrollo de su hijo

Cuando nuestros hijos se encuentran con experiencias nuevas y difíciles, puede ser difícil para cualquier padre decidir cuándo presionarlos para que participen, cómo apoyar adecuadamente su participación, cuándo retroceder y permitir la exploración, y cuándo permitir escapar o evitar una situación. . Estas decisiones pueden ser aún más complejas para los padres socialmente ansiosos debido al impulso de evitar situaciones que provocan ansiedad. Es importante que se anime a los niños a asumir riesgos saludables y a descubrir sus capacidades y preferencias en sus propios términos. Aquí es donde el manejo de su propia ansiedad es imperativo, para que su ansiedad no dicte este tipo de decisiones de crianza o cree limitaciones para sus hijos. Es probable que los padres con ansiedad social tengan sus propias limitaciones y miedos sociales, pero esto no tiene por qué traducirse en experiencias circunscritas para sus hijos. Tal vez le resulte difícil socializar en grupos grandes, pero quiere que sus hijos se sientan cómodos en estas situaciones. En lugar de rechazar la invitación a la fiesta de cumpleaños, deja a tus hijos o haz que asistan con tu cónyuge u otro adulto de confianza. Tenga cuidado de no proteger a sus hijos de ciertas experiencias, solo porque se desencadena su propia ansiedad.

Sea honesto y hable sobre habilidades de afrontamiento saludables

Los niños son perceptivos y observadores e incluso si carecen del vocabulario y / o el conocimiento para etiquetar su ansiedad, es probable que estén conscientes de su ansiedad social y sus diversas manifestaciones. Podría ser útil ser honesto con sus hijos acerca de sus desencadenantes y síntomas, de una manera apropiada para el desarrollo. Esto puede disminuir la preocupación de sus hijos al observar sus síntomas de ansiedad y ayudarlos a sentirse útiles si saben qué hacer para ayudarlo a calmarse. Ser honesto sobre sus propias luchas de salud mental con sus hijos, de una manera que puedan entender, no solo ayuda a desestigmatizar las enfermedades mentales, sino que también les enseña que es saludable hacerse cargo de su salud mental. De esta manera, los padres pueden ayudar a modelar formas saludables de lidiar con el estrés y la ansiedad, de modo que los niños puedan aprender a manejar sus propios factores estresantes a medida que surjan. Habilidades como ejercicios de respiración, meditación, diario y conexión a tierra se enseñan, modelan y practican fácilmente con sus hijos.

Acepte sus limitaciones, pero salga de su zona de confort

Tener hijos que quieran socializar y explorar el mundo te obligará de forma predeterminada a desafiar tu propia ansiedad social de diversas formas. Enfrentar los factores desencadenantes y contrarrestar la evasión puede ser adaptativo para controlar su ansiedad, siempre que tenga las herramientas necesarias para navegar estas situaciones. En particular, si actualmente está en tratamiento para la ansiedad social y cuenta con el apoyo de un terapeuta, podría replantear ciertas actividades sociales con sus hijos como experimentos de comportamiento o ejercicios de exposición. Salirse de su zona de confort dentro de lo razonable y, al mismo tiempo, ver a sus hijos experimentar la alegría, puede hacer que todo valga la pena.

Sin embargo, puede haber situaciones que son demasiado a pesar de sus mejores esfuerzos y deseo de hacer felices a sus hijos. Reconocer y aceptar sus limitaciones y aprender lo que puede y no puede manejar (o las señales de que puede estar llegando a su límite) es un acto de cuidado personal. En estos escenarios, sus opciones para cuidarse a sí mismo podrían ser salir bajo fianza por completo o pedir el apoyo de un cónyuge u otro adulto de confianza. Solo debes saber que cualquiera de los dos está bien.

Quédate en el momento

Cuando se sienta abrumado por su propia ansiedad en una situación, intente desviar su atención de su experiencia interna a lo que es importante en el momento: sus hijos. Intente cambiar su narrativa de «padre con ansiedad social» a «padre con hijos, haciendo lo mejor que puedo». Regrese al momento presente. Centrarse en las experiencias y el disfrute de sus hijos puede ayudar a distanciarse de sus síntomas de ansiedad y superar esos sentimientos de ansiedad de una manera más tolerable.

Concéntrese en sus fortalezas, no en sus debilidades

Es fácil creer que la ansiedad social y sus manifestaciones son una debilidad, más que una ventaja, cuando se trata de la crianza de los hijos. Trabaja para desafiar esa percepción. Si bien la crianza de los hijos con ansiedad social puede no ser siempre una tarea fácil, ciertos rasgos relacionados se traducen en habilidades únicas e invaluables. Aprenda a reconocer y valorar estas fortalezas. Tal vez luchar contra su propia ansiedad le proporcione la capacidad de sentir una compasión más profunda por los demás. Su empatía lo hace mejor para relacionarse con los demás, no peor, y puede canalizar sus poderes empáticos para construir relaciones saludables y afectivas con quienes lo rodean. Tal vez esté más en sintonía con los signos de ansiedad en sus hijos y sea capaz de normalizar la discusión sobre los problemas de salud mental debido a su propia experiencia.

Date Gracia

La crianza de los hijos es desordenada e imperfecta. Tratar de ser un padre «perfecto» es poco realista e improductivo. Sea amable y paciente consigo mismo, sea menos autocrítico y perdónese por no cumplir con sus altas expectativas. Tenga en cuenta que sus hijos recordarán y apreciarán su inversión en ellos, no los días o momentos “perfectos”.

Busque ayuda profesional

No tenga miedo de buscar ayuda de un profesional de la salud mental si se siente abrumado y luchando. La ansiedad social y la paternidad pueden ser difíciles de manejar de forma aislada; La crianza de los hijos con ansiedad social puede plantear otro conjunto de desafíos únicos. Hay profesionales capacitados disponibles para ayudarlo a atravesar y hacer frente a estas dificultades.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios