Autoestima

Signos del lenguaje corporal nervioso (lista completa)

Las personas muestran un lenguaje corporal nervioso cuando se encuentran en situaciones sociales amenazadoras. Cuando una persona siente que no puede lidiar con una situación social alta y amenazante de la manera que le gustaría, se pone nerviosa y ansiosa.

Si muestra signos de nerviosismo e incomodidad, otros también lo harán sentir incómodo. Las personas tienden a captar los estados emocionales de los demás.

Por eso es importante mantener el lenguaje corporal nervioso lo más bajo posible. Crean una mala primera impresión y reducen su estatus social.

Hay muchos signos de nerviosismo en el lenguaje corporal. Es difícil clasificarlos de manera significativa. La mejor manera de hacer esto es pensar en qué tipo de respuestas puede usar una persona para enfrentar una amenaza social.

Por supuesto, una persona nerviosa no se ocuparía directamente de situaciones sociales amenazadoras. Eso es algo que hace la gente segura. En cambio, una persona nerviosa tiene que encontrar un camino a través de una situación social difícil. Esto se puede hacer mostrando:

  1. Comportamiento de evitación
  2. Ocultar comportamientos
  3. Comportamiento de defensa
  4. Comportamiento tranquilizador

Todas estas son formas «débiles» de lidiar con las amenazas sociales, pero ayudan a la persona nerviosa a recuperarse de la amenaza. Estas son categorías muy amplias y algunos personajes pueden pertenecer a más de una categoría.

Cuantos más de estos signos vea, es más probable que una persona se ponga nerviosa. Trate de no depender de un solo gesto y preste atención al contexto.

1. Comportamiento de evitación

Estos comportamientos evitan el compromiso directo con una amenaza social. Por ejemplo, cuando hablan con sus supervisores, algunas personas se sienten nerviosas y exhiben comportamientos de evitación como:

Evita el contacto visual

Este es un gran problema con el que muchas personas luchan. Cuando evitamos el contacto visual con las personas, nos comunicamos: «No tengo la confianza suficiente para enfrentarte a ti».

Cuando las personas nerviosas entran en una habitación llena de extraños, harán todo lo posible para evitar el contacto visual. Mirará hacia otro lado para evitar mirar a la gente a la cara. Si bien su rostro y su cuerpo pueden estar enfocados en los demás, sus ojos se desviarán.

Esto crea una incongruencia entre la orientación de su cuerpo y la dirección que está mirando.

Cambiarán rápidamente sus ojos para evitar el contacto visual con las personas. Si accidentalmente hacen contacto visual, serán los primeros en apartar la mirada rápidamente.

Aparta tu rostro y tu cuerpo

Alejar la cara y el cuerpo de otras personas puede hacer que sea más fácil evitar el contacto visual. Si te diriges a la gente pero apartas la mirada, te parecerá descortés. Pero si aparta la cara y el cuerpo, puede fingir que algo importante llamó su atención.

Cuando apartas la cara y el cuerpo, estás usando más fuerza que simplemente apartar la mirada. Necesitas mirar algo importante.

Por supuesto, una persona nerviosa rara vez tiene algo importante que ver. Solo lo hacen para evitar interactuar con la gente. Pueden girar el cuerpo hacia la otra persona, pero giran la cabeza y estiran el cuello para no mirar a ninguna parte.

Es un escape temporal de una situación social ligeramente amenazadora.

Ritmo agitado

¿Alguna vez ha visto a un orador caminar por la habitación mientras habla? Molesto, ¿no? Es una forma de evitar prestarte demasiada atención.

El ajetreo y el bullicio pueden ser un signo de nerviosismo y miedo. Cualquier comportamiento innecesariamente precipitado en una situación social indica que la persona quiere salir de la situación lo antes posible.

Imagina a un tipo nervioso comiendo con una mujer hermosa. Deja caer el menú mientras lee y luego lo vuelve a tomar rápidamente. Cuando se sirve la comida, rápidamente alcanza el tenedor y comienza a comer rápidamente.

No, no tiene prisa. Su nerviosismo le obliga a salir de la situación lo antes posible, lo que provoca movimientos apresurados.

Mantén distancia

Otra forma de evitar las amenazas sociales es mantener la distancia. Por ejemplo, una persona que no se sienta cómoda en una fiesta se mantendrá alejada de los demás.

Las personas que se mantienen alejadas de los demás tienen miedo de invadir su espacio personal. Por supuesto, es de buena educación no irrumpir en la habitación de alguien, pero esperado estar físicamente cerca de las personas en algunas situaciones.

Si te paras más de lo debido, pareces inseguro y nervioso. Evitas la mirada de las personas y no pareces estar dispuesto a interactuar con ellas.

Una forma sutil de aumentar la distancia entre usted y la otra persona es retroceder. Si da un paso atrás mientras dice algo, está indicando que no cree en lo que está diciendo. Y tienes miedo de cómo reaccionará el oyente a lo que dices.

2. Ocultar comportamientos

Las conductas de ocultación se suelen observar en situaciones en las que no es posible la conducta de evitación. No puedes evitar la situación en la que estás atrapado. Así que te estás escondiendo de la vista. Los siguientes son los comportamientos de ocultación que debe tener en cuenta:

Hazte pequeño

Cuando una persona te está hablando, no te evitará. Ellos tratan contigo. Si te sientes nervioso, ¿cómo afecta eso a tu lenguaje corporal?

Las personas intentan inconscientemente hacerse más pequeñas para esconderse de los demás. Una forma habitual de hacer esto es ocupar menos espacio.

Esto se puede lograr minimizando el uso de gestos expansivos. Las personas nerviosas no quieren ser vistas, por lo que evitan ocupar demasiado espacio con el cuerpo y los gestos.

Otra forma de encogerse es levantar los hombros y avanzar. La mala postura (mirar hacia abajo) no es solo una forma de evitar interactuar con los demás, sino también una forma de hacerse más pequeño.

Postura mala vs buena.

Ocultar las manos

Mostrar las palmas de las manos al hablar indica honestidad y franqueza. Ocultar las palmas de las manos indica lo contrario. Las personas nerviosas no quieren «abrirse» a los demás. Entonces, en lugar de hacer gestos con las manos, las esconden colocándolas a los lados o metiéndolas en sus bolsillos.

3. Comportamiento defensivo

Los gestos abiertos hacen que las personas parezcan más altas, mientras que los gestos defensivos las hacen parecer más pequeñas. Un gesto de defensa común es cruzar los brazos.

A veces, las personas también cruzan parcialmente los brazos cuando solo tienen un brazo por encima de la parte superior del cuerpo. A veces encuentran algo para cubrir la parte frontal y vulnerable de su cuerpo.

La congelación es otro gesto de defensa común. Evita movimientos que se notarían fácilmente. Una persona puede estar completamente relajada y cómoda cuando está contigo, pero se pone rígida en situaciones sociales.

Mover su cuerpo libremente según sea necesario es una señal de confianza. La gente puede sentir cuando estás paralizado por el miedo o el nerviosismo. Ellos obtendrán esta mala vibra de ti.

4. Comportamiento sumiso

El comportamiento sumiso se desencadena cuando personas de bajo estatus están en presencia de personas de alto estatus. Ejemplos de comportamiento sumiso son:

Mirando abajo

Como ha visto, mirar hacia abajo es el sello distintivo del comportamiento nervioso. Señala evitación, defensa, y Sumisión. Las mujeres pueden salirse con la suya mirando hacia abajo porque las hace lucir atractivas, pero los hombres no pueden.

Mujer mirando hacia abajo

Demasiado asentimiento

Demasiado acuerdo con alguien también puede indicar sumisión. Así es como las personas de bajo estatus buscan la aprobación de personas de alto estatus.

Imagínese a dos personas hablando y una asintiendo con la cabeza en forma de «sí señor … sí señor» mucho más que la otra. ¿Quién parece sumiso?

tonalidad

Una voz alta está asociada con la sumisión.

Imagínese a un líder político dando un discurso en voz alta. A las personas les puede resultar difícil tomárselo en serio.

Los niños y las mujeres naturalmente tienen voces altas. Por lo tanto, la gente tiende a percibir las voces altas como infantiles y juveniles.

¿Has notado cómo las personas, al final de una pregunta o cuando dicen algo gracioso, cambian su tono a un tono más alto? Se llama Curva hacia arriba o Uptalk. Las personas nerviosas usan inflexiones ascendentes donde no son necesarias, como al final de las declaraciones.

El comienzo de este clip es un buen ejemplo del efecto de una curva hacia arriba:

Otra señal de nerviosismo en la voz es cuando una persona se queda en silencio al final de su oración. Dicen algo, notan que la gente no está prestando atención y luego se quedan en silencio. Su volumen cae y es posible que ni siquiera terminen su frase.

Un cambio a una velocidad de habla más rápida puede indicar que la persona está nerviosa por salir de la conversación.

Cuanto más alto hable, más persuasivo será en sus palabras. Especialmente en situaciones de grupo, cuanto más tranquilo es probable que esté, más nervioso se siente.

5. Comportamiento para calmarse a sí mismo

Estar nervioso no es un estado de ánimo cómodo. Se siente mal y doloroso. Entonces, la persona nerviosa está tratando de aliviar el dolor con comportamientos calmantes o calmantes, como:

Rompe con tus nudillos

Cuando las personas están nerviosas y ansiosas, se sienten fuera de control. Para recuperar la sensación de control, aplique presión sobre partes del cuerpo u objetos con las manos.

El crujir de nudillos ayuda a una persona nerviosa a sentirse nuevamente en control.

Manos de lucha

Este gesto, provocado por el miedo y la incomodidad, tiene el mismo propósito que hacer crujir los nudillos. Cuando las personas nerviosas se retuercen las manos, también las ponen frente a sus cuerpos. Así que esta es también una forma de cruces de brazos parciales.

Masticar las uñas de los dedos

El control se puede restaurar no solo con las manos sino también con la boca. Morderse una uña e insertar objetos como un bolígrafo en la boca hace que una persona sienta que tiene el control.

Agitarse

La inquietud son movimientos repetitivos e innecesarios, como dar golpecitos con las manos o los pies. Estos movimientos son provocados por el miedo y ayudan a la persona a ganar algo de control. Estos gestos transmiten nerviosismo e impaciencia. La persona quiere salir de la situación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba