Autoestima

Silenciar a nuestro crítico interno después del trauma del apego

Fuente: kflour/Unsplash

Fuente: kflour/Unsplash

Uno de los efectos secundarios más comunes del trauma de apego infantil es el desarrollo de una dura crítica interna que reemplaza la propia voz interior. Esencialmente, nuestro deseo innato de conectarnos con los demás nos enseña cómo amarnos y respetarnos a nosotros mismos.

Sin embargo, el trauma de apego por abuso, negligencia, abandono o ineficacia obliga a los niños a adaptarse a un entorno punitivo en el que se compromete su sentido de sí mismos. En lugar de sentirse conectados y seguros con las personas en sus vidas, aprenden patrones de supervivencia. En lugar de aprender a amarse a sí mismos y defenderse a sí mismos a partir de una crianza saludable, dejan de aceptarse a sí mismos a cambio de un esfuerzo compulsivo por ser quienes creen que quieren sus cuidadores.

¿Cuál es nuestro crítico interior?

Cualquiera puede experimentar emociones negativas sobre sus elecciones o acciones, especialmente en momentos de vulnerabilidad. Sin embargo, lo que separa la negatividad de una crítica interna brutal es que su mensaje central es una sensación de inutilidad. Las emociones negativas basadas en tomar malas decisiones se asociaron con la culpa, mientras que los mensajes asociados con la crítica interna se asociaron con la vergüenza.

Por lo tanto, las emociones negativas asociadas con la culpa pueden incluir a una persona que dice «Cometí un error», mientras que los mensajes recibidos por vergüenza pueden incluir «Fui un error».

Tres mensajes críticos internos comunes y cómo superarlos

CompararLos niños no nacen con la capacidad de compararse con los demás. Este comportamiento aprendido se deriva de la constante insistencia, minimización, desestimación e invalidación de los padres abusivos y exigentes. Por ejemplo, si un padre es narcisista y valora la imagen por encima del bienestar emocional de su hijo, puede culpar al niño por traer a casa una «B» en un examen, mientras lo avergüenza por haberlo hecho mejor. O bien, pueden comparar el peso o la apariencia de su hijo menospreciando a los amigos del niño frente a los demás.

Como adultos, pueden pensar erróneamente que «no son lo suficientemente buenos» y pueden comparar mentalmente todo, desde qué autos manejan otras personas en comparación con ellos, hasta lo que tienen, hasta cómo se ven, lo que los hace «atascados» en un ciclo perpetuo. de compararse con los demás.

superar la comparaciónEs importante que una persona aprenda a identificar sus «desencadenantes» emocionales para ayudar a minimizar la caída en la trampa de compararse con los demás. Una vez que estos se reconocen, es más fácil hacerlos sin compararlos. Por ejemplo, si nota que tiende a comenzar a compararse con los logros de sus amigos, es importante ver esto como un «desencadenante» potencial y luego contrarrestarlo recordándose a sí mismo que sus logros son valiosos y válidos, aunque no lo mismo que los logros de tus amigos.

Todo o nada pensando. La vergüenza es un caldo de cultivo para el pensamiento y el comportamiento desesperados. Los niños que crecen condicionados a creer falsamente que su valor está determinado por sus logros, o por lo bien que hacen que sus padres se vean, inconscientemente están aprendiendo los conceptos básicos del pensamiento de todo o nada.

Por ejemplo, si un niño es el mejor de su clase, sus padres pueden consentirlo y considerarlo «el mejor». Este condicionamiento genera una pendiente resbaladiza de expectativas no expresadas o condicionamiento de valores, donde el niño recibe atención o aceptación solo si se comporta de acuerdo con las expectativas del cuidador.

Como adultos, pueden aprender a asociar su valor con el éxito (pensamiento «completo»), o su crítico interior puede tomar el centro del escenario si no cumplen con las expectativas que se fijaron para sí mismos (pensamiento «nada») Posición. pensar nada hace que una persona actúe de acuerdo con estas distorsiones cognitivas, y «o» sobreactúa» o «no se molesta en intentarlo en absoluto».

Superar el pensamiento de todo o nadaEs importante aprender a expresar menos pensamientos de todo o nada para ayudar a superar este patrón. Las expresiones comunes incluyen el uso de palabras como «todos», «ninguno», «siempre», «nunca» y «todo». También es importante comenzar a volver a etiquetar estos tipos de pensamientos de todo o nada cuando surgen para reducir estas distorsiones. Por ejemplo, «nunca» o «siempre» podrían cambiarse por «a veces», que es más inclusivo y menos absoluto en su enfoque.

Autodesprecio/autodescuido. Los niños que crecen en hogares con padres traumatizados también son criados para creer que no valen ni valen la pena. Como resultado, muchas personas asumen el abuso de los cuidadores en forma de autodesprecio y autodescuido. Como adultos, este patrón puede generalizarse a comportamientos autodestructivos potencialmente traumáticos. Por ejemplo, una persona puede, sin saberlo, sentirse atraída por tipos narcisistas o depredadores que refuerzan negativamente estos mensajes críticos internos tóxicos basados ​​en el odio y el abandono de uno mismo.

soliloquio debe leer

Superar el autodesprecio/autodescuidoEn la raíz del odio hacia uno mismo y el abandono de uno mismo está la creencia condicionada de que no son lo suficientemente buenos para ser amados o cuidados. La curación de este patrón a menudo implica aprender a observar el mensaje de su crítico interno desde el exterior, mirando hacia adentro. Cuando una persona cambia su forma de pensar acerca de «escuchar» un mensaje, tome medidas para desafiar al crítico interno y llámelo conociendo su mensaje tóxico.

LEER  ¿Es el "soñar despierto desadaptativo" un trastorno mental?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba