Autoestima

Simetría, belleza e inteligencia: las cualidades que dan forma a nuestro universo

N. Miller/Shutterstock

Fuente: N. Miller/Shutterstock

Las cualidades de simetría, belleza e inteligencia son parte integral de nuestro universo y de nosotros mismos, y actúan como catalizadores para ayudar y avanzar en nuestra comprensión del universo y nuestro lugar dentro de él. Como lo sugieren la filosofía védica, budista y griega antigua, estos principios se entretejen intencionalmente en el tejido de la realidad para ayudarnos a explorar y comprender el universo y a nosotros mismos. La afirmación de Einstein, «El misterio eterno del mundo radica en su inteligibilidad… el hecho de que sea inteligible es un milagro»,1 se hizo eco de esta opinión.

Simetría, belleza y sabiduría: perspectivas védicas, budistas y griegas antiguas

La historia muestra que estas tres cualidades se han descrito durante mucho tiempo como principios rectores. Las antiguas escrituras védicas, escritas entre el 700 y el 400 a. C., enfatizan la integración perfecta y decidida de la simetría, la belleza y la sabiduría en nuestro universo. La tradición védica propone que el universo es inherentemente impecable, simétrico, estéticamente agradable y diseñado analógicamente, como lo demuestran las siguientes citas:

  1. «Este universo fue creado por Lord Brahma, quien poseía un conocimiento perfecto y creó todo de una manera perfecta y simétrica por su propio poder».2
  2. «El Señor creó este universo de una manera muy hermosa y ordenada».3
  3. «Esto es cierto para el cuerpo humano, y también lo es el cuerpo celeste. Esto es cierto para la mente humana, y también lo es para la mente del universo. Esto es cierto para el mundo microscópico, y lo mismo es cierto para el mundo macroscópico. Esto es cierto para los átomos, y también lo es el universo».4

Asimismo, las enseñanzas budistas de hace más de 2000 años afirmaron la simetría, la belleza y la sabiduría inherentes a nuestro universo, enfatizando la indivisibilidad de la sabiduría en el universo:

  1. «El universo es la encarnación de la sabiduría de Buda, por lo que su simetría y belleza son perfectas».5
  2. «El universo no puede separarse de la sabiduría; la sabiduría no puede separarse del universo».6

Los antiguos griegos vieron la simetría como una parte integral de la belleza, la verdad y la sabiduría, dando forma a su ideología filosófica y conocimientos científicos. Como concluyó Platón en sus diálogos hace más de 1.600 años, «La belleza es el esplendor de la verdad».9 y «La belleza lleva a la eternidad».10

Comprensión a través de la simetría: una perspectiva cognitiva

La simetría, marcada por una disposición equilibrada de los elementos, influye mucho en nuestros procesos cognitivos. La mente humana razona naturalmente por analogía, haciendo comparaciones y reconociendo similitudes entre diferentes entidades. Según los griegos védicos, budistas y antiguos, se cree que es porque fue construido de esa manera. Las simetrías incrustadas en nuestro entorno nos ayudan a formar analogías que mejoran nuestra comprensión de fenómenos complejos.

LEER  ¿Qué es la COP26? | Blog de la Facultad de Psicología

La simetría no solo encarna el orden y el equilibrio, sino que también es la base de la verdad, la lógica y la racionalidad. En ciencia y matemáticas, la simetría juega un papel fundamental, contribuyendo a descubrimientos y teorías notables. Como dijo el destacado matemático británico Marcus du Sautoy: «La simetría es una expresión sutil del equilibrio estructural de nuestro universo, enraizado en las leyes de la física».7 La importancia de la simetría en la naturaleza fue enfatizada aún más por el respetado físico Richard Feynman, quien escribió: «La simetría es uno de los grandes principios rectores de la naturaleza».8 Tanto la filosofía védica como la budista sostienen que esto se debe a que nuestro universo y las leyes que lo gobiernan fueron creados simétricamente para que podamos entenderlo y reconocerlo: «Como es la mente del hombre, así es la mente del universo».

Nuestra comprensión emocional de la realidad está significativamente influenciada por la belleza, que está asociada con las cualidades de simetría, armonía, equilibrio y proporción. La investigación empírica demuestra nuestra atracción natural por la simetría y la belleza, proporcionando información sobre la neurobiología que subyace a nuestra apreciación de estas cualidades. Los estudios de neuroimagen han demostrado que la exposición a estímulos hermosos, como el arte, la música y las vistas naturales, activa los centros de recompensa en nuestro cerebro, liberando dopamina y otros neurotransmisores asociados con el placer. Se ha descubierto que la simetría juega un papel vital en nuestro procesamiento visual y apreciación de la belleza, extendiéndose más allá del entorno natural hacia el arte y la arquitectura. Por ejemplo, la investigación muestra que las personas tienden a preferir las composiciones simétricas en el arte y que los objetos dispuestos simétricamente son más agradables estéticamente que los objetos dispuestos al azar.11

Más allá de la evolución darwiniana: nuestra búsqueda intrínseca del conocimiento

De acuerdo con la filosofía védica y budista, nuestro universo no solo está diseñado para ser simétrico y hermoso, sino que nosotros, como parte integral de él, también estamos imbuidos de la capacidad y el deseo de reconocer y buscar estas cualidades. La evolución darwiniana sostiene que solo desarrollamos rasgos que mejoran nuestra capacidad para sobrevivir y reproducirnos. Sin embargo, la perspectiva védica ofrece una visión más holística de la evolución, sugiriendo un universo diseñado inteligentemente que inspira nuestra búsqueda de conocimiento sobre él y sobre nosotros mismos.

Esta filosofía implica que nuestra atracción por la simetría y la belleza implica una interacción entre nosotros y nuestro universo que nos impulsa hacia adelante en nuestro viaje evolutivo. Ve la evolución darwiniana como la fase inicial de un proceso de diseño inteligente, seguida de fases de una comprensión más amplia de nuestro universo y de nosotros mismos. Desde esta perspectiva, adquirir inteligencia sobre el universo y autoconciencia son dos aspectos interrelacionados de nuestra evolución. El renombrado físico teórico y profesor de la Universidad de Princeton, John Wheeler, dijo sobre esta interacción dinámica: «El universo no existe ‘afuera’, independiente de nosotros. Estamos inevitablemente involucrados en lo que parece estar sucediendo. No somos solo observadores. Somos Participantes.»12

La interacción de simetría, belleza y sabiduría: una perspectiva unificada

Una intrincada danza de simetría, belleza e inteligencia nos cautiva, nos deleita y nos guía hacia la comprensión de nuestro universo y nuestra propia conciencia. Nuestro viaje va mucho más allá de los límites de la mera supervivencia y la transmisión genética para incluir la búsqueda de la belleza, la verdad y la sabiduría. La presencia inherente de simetría, belleza e inteligencia está entretejida en la estructura de nuestro universo y de nosotros mismos, lo que sugiere que nuestro papel no se limita a la supervivencia del más apto en este vasto universo. En cambio, somos participantes activos en un gran diseño que promete un futuro de belleza y sabiduría en constante evolución.

LEER  6 maneras de crecer después de un trauma

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba