Motivación

Sin pensar, rápido y lento –

Desconsiderado rapido y lento

Oficial Donald, Massachusetts, ’89, un pensador estratégico que integra modelos exploratorios de resolución de problemas para ayudar a los clientes a anticipar escenarios y oportunidades inesperados mientras buscan lo que más les importa. Además de asesorar, facilitar y consultar, Don escribe en The Intention Coach, donde agradece los comentarios. Es facilitador certificado y miembro de la Federación Internacional de Entrenadores y de la Asociación Canadiense de Psicología Positiva. Los artículos de Donald se pueden encontrar aquí.

Emociones No Pienses: Contagio Emocional Durante Convulsiones Bruce Hutchison, Ph. D. 328 págs. Crossfield Publishing 2022.

Las emociones no piensan en la portada del libro.

El título completo de este libro del psicólogo clínico Bruce Hutchison puede hacer que algunos lectores se detengan. Puede que sea demasiado pronto para consolarse asociando las emociones con otro contagio reciente y profundamente significativo. Tal vez nunca antes hayamos hecho esta conexión. Quizá prefiramos evitar descubrir hasta qué punto las emociones pueden obligarnos.

Bruce Hutchison proporciona evidencia desde varios puntos de vista. Los individuos pueden no ser responsables de contraer el contagio emocional, pero cada uno de nosotros debe darse cuenta, considerar las consecuencias y luego actuar o no. Las emociones no piensan, pero las personas sí. Como podría decir Daniel Kahneman, y Bruce Hutchison lo parafrasea en su libro, usar el pensamiento deliberado y lento en lugar de una respuesta emocional impulsiva o refleja a la provocación es la primera línea de defensa contra los impulsos irreflexivos o los factores desencadenantes contagiosos.

El problema práctico con el contagio emocional no se trata solo de detectar el brote. Para entonces, puede ser demasiado tarde para salvarse a sí mismo oa la comunidad de contactos de los efectos nocivos. Al igual que con otras formas de infección, los síntomas individuales perceptibles son indicadores rezagados. Pero, ¿existen herramientas estratégicas para detectar diferenciales siniestros desde lejos? Si tú o alguien cercano a ti ha contraído una infección emocional, ¿cómo puedes tratarla? ¿Se puede contener tal ola? Este libro promueve la detección, identificación y contención.

La psicología positiva como medio de primeros auxilios y refuerzo de la inmunidad.

1652152264 107 Desconsiderado rapido y lento

Autor, Dr. Bruce Hutchison

Puede que este no sea el tema principal del libro, pero el Dr. Hutchison reconoce la intersección de sus consejos con los fundamentos de la psicología positiva. Por ejemplo, las emociones positivas pueden servir como antídoto contra el miedo o la ira. Amplían nuestros horizontes al frenar los prejuicios y, al mismo tiempo, nos ayudan a mostrar la incertidumbre de la mejor manera, convirtiéndola en una oportunidad.

Piense en el contagio emocional como una poderosa oleada. Las emociones positivas pueden actuar como una barrera contra los estallidos de tentación, abriendo nuestra mente a posibles daños. Fuerzas poderosas como el coraje, la resiliencia, la perseverancia y la paciencia pueden superar una ola de repugnancia aterradora o desesperación cínica. Del mismo modo, un fuerte apego a las relaciones, la determinación, el compromiso significativo y el recuerdo de los logros pasados ​​sirven como defensa contra los impulsos seductores.

¿De dónde vienen los contagios emocionales?

Para averiguar de dónde provienen las amenazas de infección, Hutchison utiliza su experiencia como psicoterapeuta. En particular, admite que tampoco es inmune a la infección. Las emociones son parte integral de lo que somos, o pensamos que somos, o incluso deseamos no ser.

Hombre enojado y señalando con el dedoLa investigadora psicológica Elaine Hatfield definió el contagio emocional en 1994 como «la tendencia a imitar y sincronizar automáticamente las expresiones faciales, las posturas y los movimientos con las expresiones faciales de otra persona y, por lo tanto, acercarse emocionalmente».

Hutchison tiene una definición más abierta. Bastante justo: algún día la ciencia se pondrá al día. Si bien la especificación académica más estrecha apunta a algunas fuentes observables de infección, también se necesita la visión abierta de Hutchison porque, al igual que algunas infecciones biológicas, las formas peligrosas pueden ser casi invisibles hasta que es demasiado tarde. Por ejemplo, los medios de comunicación que ahora están disponibles en todas partes están difundiendo ideas de manera exponencial. Los malos actores, desconcertados, asustados y desinformados, se han convertido en herramientas de armas que originalmente estaban destinadas a operaciones inofensivas, lo que generó sospechas y malentendidos. ¿Lo que está en juego? Autonomía, dignidad, eficacia, libertad de acción. Estas cosas importan.

Es fácil ver cómo el escepticismo sobre los mensajes puede conducir a una mayor susceptibilidad al contagio emocional y social. Las narraciones incompletas se cuestionan cuando surgen versiones más satisfactorias, a menudo ficticias. La especulación y la sospecha conducen a los rumores. Los rumores entretenidos son contagiosos y, a veces, dañinos. Como señala Hutchison, un mundo en crisis necesita poco para causar un contagio completo.

¿Cómo saber si estás infectado?

panel de control de infecciones

panel de control de infecciones

Debido a que todos somos tan susceptibles al contagio emocional como lo somos a las amenazas biológicas, debemos ser conscientes de las condiciones subyacentes que aumentan la vulnerabilidad, así como de los lugares peligrosos donde el contagio acecha en emboscada. Emotions Don’t Think incluye un fascinante catálogo de riesgos.

Las posiciones que tomamos pueden comenzar con opiniones razonadas. Pero si no prestamos atención a cómo se desarrollan nuestras creencias en la práctica, el razonamiento puede degenerar en racionalizaciones, especialmente si invertimos en los mejores resultados halagadores que surgen de posiciones cómodas.

teorias de conspiracion

dientes malvados

La ira se propaga

Refiriéndose a la compra de papel higiénico por pánico en los primeros días de la pandemia de coronavirus, Hutchison nos recuerda que nuestra tendencia predeterminada es visualizar los peores resultados y luego tratarlos como seguros. Al dudar de la ciencia y resentirse por los inconvenientes, algunas personas sospechan de todas las fuentes oficiales, obligándolos a recurrir a fuentes más cuestionables. Se crearon las condiciones para sucesivas oleadas de peligrosos contagios emocionales.

Las teorías de la conspiración circularon, en particular, a través de las redes sociales que difundieron chismes extravagantes y cada vez más siniestros. Muchos han llegado a desconfiar de casi todas las demás fuentes, infectando sus propios cultos con una sospecha aterradora.

El resto de la sociedad también les ayudó. Los mensajes manipuladores intrusivos y la vigilancia injustificada se han convertido en las únicas amenazas a la privacidad, la voz y la libertad de acción personal. Igualmente preocupante es la educación tóxica del pensamiento antisocial. La reacción se desencadena en respuesta a las intrusiones ofensivas. Se necesita coraje, fortaleza y fortaleza para probar continuamente afirmaciones precisas, fuentes confiables, motivos plausibles y riesgos aceptables de infección. Al igual que con algunas infecciones somáticas, los síntomas pueden no ser perceptibles para el paciente, pero visibles para los demás.

Imagen de luces de la NASA

Deja que la infección encienda la luz.

Un poco de estrés es bueno para ti, y también lo son algunos contagios emocionales.

El estrés puede crear resiliencia, la capacidad de resistir la presión opresiva. Hutchison aboga por el desarrollo de capacidades positivas y explica que el optimismo contagioso puede revivir comunidades en tiempos de agitación y destrucción. También revela las muchas formas en que el contagio puede mejorar las relaciones sociales, las instituciones, los procesos críticos e incluso sociedades enteras.

Resumen

Para su crédito, Hutchison evita hacer de su libro una fuente no deseada de contagio emocional. El tono es claro y las declaraciones son consistentes. El autor equilibra la crítica con una profunda experiencia.

Las prácticas de psicología positiva pueden ayudar a crear líderes fuertes y resilientes cuyas fortalezas sean positivamente contagiosas, haciendo que el contagio emocional fluya de manera constructiva. Es muy importante aprender a distinguir entre contagio emocional positivo y negativo. El libro de Bruce Hutchison es un paso oportuno en esta dirección.

Referencias

Hutchison, B. (2022). Las emociones no piensan: contagio emocional durante los trastornos. Publicación Crossfield.

Barrett, L. F. (2022). 7 ½ lecciones sobre el cerebro. Houghton Mifflin Harcourt.

Gladwell, M. (2002). Punto de inflexión: cómo las pequeñas cosas pueden marcar una gran diferencia. Libros de Back Bay.

Kahneman, D. (2011). Pensando, rápido y lento. Londres, Allen Lane.

Kravets, L. D. (2022). Extraño contagio: dentro de la asombrosa ciencia del comportamiento contagioso y las emociones virales y lo que nos dicen sobre nosotros mismos. Nueva York: Harper Collins.

Rozin, H. (2015, diciembre). Suicidio en Silicon Valley: ¿Por qué tantos niños prometedores en Palo Alto se suicidan? Océano Atlántico.

Thompson, D. (2022). Hit Makers: La ciencia de la popularidad en la era de la distracción. Nueva York: Penguin Press.

Créditos fotográficos

Panel de control de infecciones Foto de Clay Banks en Unsplash
Dientes enojados Foto de Nsey Benajah en Unsplash
NASA ilumina la foto de la NASA en Unsplash

LEER  ¿Se está volviendo el mundo menos democrático?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba