Autoestima

Síndrome de Lima: definición, significado y causas

El síndrome de Lima es cuando un secuestrador o abusador desarrolla un vínculo positivo con el prisionero. Esa conexión positiva puede ser simpatía, empatía, apego o incluso amor. El secuestrador, que ha desarrollado un vínculo con el prisionero, hace cosas en beneficio del prisionero.

El síndrome de Lima es lo opuesto al síndrome de Estocolmo, en el que un preso desarrolla un vínculo con su secuestrador. El síndrome de Estocolmo ha recibido una amplia cobertura mediática y de investigación. Lo contrario es igualmente fascinante, pero ha recibido relativamente menos atención.

Veamos cómo el síndrome obtuvo su nombre, y luego pensaremos en las posibles explicaciones del fenómeno.

La historia de fondo del síndrome de Lima

El lugar era Lima, Perú. Die Zeit, finales de 1996. El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MTRA) fue un grupo socialista que se opuso al gobierno peruano. Los miembros de MTRA tomaron como rehenes a cientos de altos funcionarios gubernamentales, diplomáticos y empresarios en la embajada japonesa en Lima.

La solicitud del MTRA al gobierno peruano fue la liberación de algunos prisioneros del MTRA.

En el primer mes de la toma de rehenes, los secuestradores liberaron a más de la mitad de los rehenes. Se dice que los miembros de MTRA se apiadaron de sus prisioneros. Este fenómeno se ha conocido como síndrome de Lima.

La toma de rehenes duró 126 días y terminó cuando las fuerzas especiales peruanas asaltaron el edificio de la embajada y mataron a los 14 miembros del MTRA.

¿Qué causa el síndrome de Lima?

Una de las explicaciones más convincentes para el síndrome de Estocolmo es que el prisionero trata de vincularse con su secuestrador para asegurar la supervivencia. Cuanto más fuerte sea el vínculo, menos probable es que el secuestrador dañe al prisionero.

Las siguientes son las posibles explicaciones del síndrome de Lima, el fenómeno opuesto:

1. No lastimes a los inocentes

Las personas tienen un sentido inocente de la justicia que les impide dañar a los inocentes. Cuando los delincuentes dañan a inocentes, a menudo tienen que justificarse el delito ante sí mismos, sin importar cuán ridícula sea la justificación.

Este sentido innato de justicia podría haber despertado la simpatía de los miembros de MTRA. La mayoría de los rehenes liberados rápidamente probablemente fueron considerados inocentes, ya que no tenían nada que ver con el gobierno peruano. Se habían visto envueltos en el conflicto innecesariamente.

Dañar a estos rehenes inocentes o mantenerlos como rehenes durante mucho tiempo habría hecho que los miembros de MTRA se sintieran culpables.

2. Estatus demasiado alto para mantenerlo en cautiverio

La gente tiende a someterse a personas de alto estatus. Es probable que los miembros de MTRA hayan experimentado una disonancia cognitiva al capturar a altos funcionarios. Después de todo, estas personas de alto rango deben ser respetadas y no encarceladas.

Esta disonancia cognitiva puede haberlos llevado a desarrollar una conexión positiva con sus prisioneros para restaurar su «sentido de respeto».

Ha habido otros casos de síndrome de Lima en los que los secuestradores trataron bien a sus prisioneros después de enterarse de que eran muy respetados en la sociedad.

Los miembros de MTRA eran adolescentes y adultos jóvenes. La diferencia de estatus entre ellos y sus prisioneros fue enorme.

3. Predator se convirtió en protector

Atrapar a alguien y mantenerlo como rehén es un comportamiento depredador. Pero los humanos también tienen un instinto paterno o protector.

Un secuestro que deja al prisionero demasiado indefenso puede desencadenar el instinto paternal del secuestrador. Esto es particularmente probable en situaciones en las que el preso es un hombre y el preso es una mujer o un niño.

Ver a una mujer en una posición sumisa podría incluso hacer que el secuestrador se enamore de ella y haga que la cuide y la cuide.

Este comportamiento se alimenta de sí mismo y el vínculo se fortalece con el tiempo. Cuanto más nos preocupamos por alguien, más apegados estamos a él. Y cuanto más conectados estamos, más nos importa.

El coleccionista (1965) es la única película sobre el síndrome de Lima que he visto. Si conoces a otros, házmelo saber.

4. Ama a quien te ama

En algunas situaciones, pueden estar en juego los síndromes de Estocolmo y Lima. Inicialmente, el prisionero puede vincularse con su secuestrador gracias al Síndrome de Estocolmo. El secuestrador puede responder uniéndose a su prisionero a cambio. El síndrome de Estocolmo puede conducir al síndrome de Lima.

5. Identificación con los presos

Si los secuestradores pueden identificarse de alguna manera con los prisioneros, probablemente serán empáticos. En la mayoría de los casos, los secuestradores ven a los prisioneros como grupos externos. Su plan es imponer una demanda a sus enemigos, los grupos externos (gobierno peruano), capturando a algunos grupos externos (funcionarios del gobierno) y amenazándolos con hacerles daño.

Entonces, si los prisioneros no tienen ninguna conexión con el grupo externo, no tiene sentido mantenerlos prisioneros.

Si por alguna razón los secuestradores perciben a los prisioneros como integrantes, esta es una situación favorable para los prisioneros. Si los secuestradores ven e identifican a los prisioneros como integrantes, es muy poco probable que causen daño.

Cómo despertar simpatía con su secuestrador

Espero que nunca seas rehén. Pero si lo hace, hay algunas cosas que podría hacer para obtener la compasión de su secuestrador.

La mayoría de los presos dicen cosas como:

«Tengo una hija pequeña que cuidar».

O:

«Tengo una madre anciana enferma en casa de la que cuidar».

Estas líneas solo pueden funcionar si el secuestrador puede relacionarse con ellas, es decir, si tenía una madre enferma o una hija pequeña que cuidar. Lo más probable es que al secuestrador no le importe menos su familia.

Una mejor estrategia sería conectar con el secuestrador a un nivel humano profundo para que pueda humanizarte. Cosas como preguntarle al secuestrador sobre sus motivos, su vida, etc.

Primero te interesan y luego les hablas de ti, tu vida y tu familia. Si primero les habla de usted, es posible que sientan que está tratando de forzar una conexión.

Otra estrategia sería convencerlos de que no está conectado con el grupo externo, incluso si lo está. Podrías hacer esto distanciándote de tu grupo y diciendo cosas malas sobre tu propio grupo. tu Outgroup. Todo para sobrevivir.

Podrías ir tan lejos como para admitir tu odio hacia tu grupo y expresar el deseo de dejarlo. Pero su odio debe ser razonable y coherente con las creencias de sus secuestradores. Nada más y nada menos. Otra razón puede ser útil para preguntar sobre sus motivos.

Si eres una mujer cautiva por un hombre, exagerar tu sumisión e impotencia puede ayudar a activar sus instintos protectores.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios