Psique

Superar la ansiedad social aceptando la incertidumbre

admitir incertidumbre

hombre mirando olas enormes

En la década de 1600, el famoso filósofo francés René Descartes se embarcó en un viaje para descubrir la verdad. La pregunta que hace es: ¿Qué se puede saber con certeza que es verdad? Al final de este viaje filosófico, concluyó que había poco en la vida de lo que realmente pudiera estar seguro. Su célebre frase «Pienso, luego existo» refleja el fin de la búsqueda exhaustiva de la certeza. Descartes concluyó que lo único seguro en la vida es que si podemos pensar y razonar, entonces debemos existir de alguna forma.

Al llegar a esta conclusión, Descartes también especuló que todo lo demás en nuestras vidas, desde el aire que respiramos hasta el toque de la mano de nuestra madre, es en realidad todo lo que experimentamos, y en realidad puede no ser cierto.

Algunos pueden escuchar esto y pensar que Descartes debe haber sido engañado. Otros pueden pensar que su teoría es una tontería: si podemos verlo, tocarlo, olerlo u oírlo, ¡debe estar allí! Sin embargo, aquellos con ansiedad o trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) pueden comprender mejor por qué Descartes emprendió este viaje filosófico. Quizás lo más importante es que las personas con trastornos de ansiedad pueden comprender la necesidad de estar 100 % seguros de las cosas antes de actuar… con un 0 % de dudas de que todo saldrá bien.

deseo definido

Road escupir en 2, con ? en el cartel verde

El trastorno de ansiedad social, como todas las formas de ansiedad, es un trastorno con un deseo aparentemente innato de certeza. Espero que todos sepan que las cosas van a mejorar antes de dar otro paso adelante. Sin embargo, como sabemos, a menudo nos enfrentamos a situaciones con poca certeza.

Imagine la escena social en su primer día en un nuevo trabajo. Podemos estar algo seguros de que ciertos aspectos de nuestro día nos harán sentir cómodos. Pero las personas con trastorno de ansiedad social pueden verse abrumadas por esas partes del día que son indeterminadas e incontrolables. Como resultado, las personas con trastorno de ansiedad social pueden experimentar una intensa incomodidad al considerar muchos aspectos del día que no pueden controlar o determinar.

Miedo al «qué pasaría si»

El trastorno de ansiedad social es uno de los problemas más comunes en la práctica de la psicoterapia. Como terapeutas, escuchamos que el deseo de certeza de una persona puede desencadenar una anticipación ansiosa de este tipo de eventos de varias maneras. Los clientes pueden decir: «¿Qué pasa si hago o digo algo vergonzoso?», «¿Qué pasa si me sonrojo o empiezo a sudar?», «¿Qué pasa si las personas notan que me estoy sonrojando y luego me señalan y se ríen de mí? ¿Hacerlo?» Tales experiencias son desencadenantes extremadamente comunes para las personas con trastorno de ansiedad social.

Para ser honesto, ninguno de nosotros hubiera disfrutado de la experiencia descrita anteriormente. Sin embargo, los clientes con trastorno de ansiedad social a menudo enfrentan la situación con mucho miedo e incomodidad. Pasan mucho tiempo tratando de descubrir cómo evitar que sucedan cosas vergonzosas. Pueden decidir evitar hablar en las reuniones para no tener que arriesgarse a decir algo estúpido. Pueden tratar de evitar el contacto visual tanto como sea posible para evitar que otros participen en una pequeña charla con ellos. Pueden optar por no asistir a reuniones sociales en el trabajo (como cumpleaños o fiestas de jubilación) para evitar la interacción social.

Los desencadenantes son inevitables

Hombre asustado con algunas personas detrás
Pero al final del día, no importa cuánto lo intenten estos clientes, ninguna cantidad de preparación o evitación puede eliminar por completo la incertidumbre. A pesar de la planificación excesiva, los clientes siempre se encontrarán en situaciones que los harán sentir llamativos o vergonzosos. Aquí hay una lista de desencadenantes comunes de la fobia social:

  • Asistir a una fiesta u otra reunión social
  • ser el centro de atención
  • ser observado mientras hace algo
  • ser burlado o criticado
  • nombrado en clase
  • juzgado por otros
  • sentirse avergonzado o humillado
  • ser el centro de atención
  • sonrojo
  • Tener una cita
  • Comer o beber en público
  • ir a una cita
  • Al ir al baño en el trabajo u otras situaciones sociales, es posible que te encuentres con alguien en el camino.
  • trabajar con otras personas
  • tengo que hablar con la gente
  • manos temblorosas
  • Permita que otros noten o señalen sus síntomas de ansiedad (por ejemplo, rubor, temblores, etc.)
  • charla
  • marque el número
  • conocer nuevos amigos
  • ofender a alguien
  • fiesta o evento familiar
  • Hablar en público (ya sea a grupos pequeños o grandes).
  • puesta en escena
  • hablar en una reunión
  • sudor
  • Hable con personas «significativas» o figuras de autoridad
  • usar baños públicos

En particular, esto representa solo un pequeño subconjunto de experiencias que pueden desencadenar ansiedad social. Como los clientes saben, casi cualquier experiencia puede desencadenar miedo e incomodidad intensos si significa que otros pueden señalarlos y reírse de ellos, o llamar la atención del público sobre sus síntomas de ansiedad física.

Hay muchos otros artículos en este blog que detallan el mejor tratamiento basado en evidencia para la fobia social llamado terapia cognitiva conductual (CBT), incluida una estrategia central de CBT llamada exposición y prevención de respuesta (ERP). Si bien este artículo no explora todos los aspectos de la terapia ERP, cubre posiblemente uno de los componentes más importantes de la terapia: los procesos cognitivos que abarcan la incertidumbre.

La «exposición» en ERP generalmente se refiere al comportamiento del cliente.Sin embargo, no podemos tratar con éxito el trastorno de ansiedad social sin participar en exposiciones conductuales y cognitivas.
experiencia. La omisión de la porción expuesta cognitivamente del ERP puede dar como resultado una remisión parcial o el fracaso del tratamiento.Solo al involucrarse en la exposición conductual y cognitiva, las personas pueden encontrar realmente un alivio social.
fobia.

Es probable que a los clientes que se involucran en ERP les vaya bien inicialmente al participar en actividades de exposición conductual.Un buen ejemplo de una actividad de exposición conductual (usando el escenario que describimos anteriormente) es sentarse al frente
Salas de reuniones, hablar en discusiones, almorzar y charlar en la sala de descanso, hacer preguntas o mirar a las personas a los ojos en lugar de mirar al suelo.

Abraza la incertidumbre

La figura de corazón rojo mira a todos los ojos a su alrededor.

Si bien estos son buenos ejemplos de actividades de exposición conductual, es poco probable que las personas que participan en estas intervenciones conductuales por sí solas alivie los síntomas. En otras palabras, no importa cómo las personas enfrenten sus miedos, seguirán experimentando una intensa ansiedad anticipatoria cuando se acerquen a la situación temida. En estos casos, lo que debe abordarse no es si el cliente se está exponiendo, sino si el cliente realmente acepta la incertidumbre al lidiar con estas situaciones aterradoras. Solo al incluir esta intervención cognitiva, aceptar la incertidumbre, se puede superar verdaderamente el trastorno de ansiedad social.

Para demostrarlo, imaginemos a alguien que decide almorzar en un restaurante y charlar con otras personas. Si esa persona elige chatear con alguien que conoce (y con quien se siente cómodo), o si se toma el tiempo para preparar lo que dirá con anticipación, la exposición puede tener poco efecto en ellos. En lugar de hacerles sentir la completa incertidumbre de la experiencia, cree una situación en la que sea menos probable que parezcan ansiosos o cometan errores sociales. En sentido figurado, apilaron las barajas a su favor para evitar la incertidumbre de frente. Si una persona elige a un amigo para conversar, es menos probable que se burle de ella. Y, si se prepara con anticipación, ¿cuál es la probabilidad de que diga algo estúpido o vergonzoso?

Nuevamente, para estar verdaderamente «expuestos» a situaciones terribles, los clientes deben estar expuestos a situaciones con resultados inciertos. Tienen que entablar una pequeña charla con personas que conocen y completos extraños. Deben ser parte de la discusión, incluso si no tienen nada que decir, no saben si dirán algo tonto o se burlarán de ellos.

Todos trabajan para reducir la duda y la incertidumbre cuando se sienten inseguros. Pero para superar el trastorno de ansiedad social, los clientes deben hacer lo contrario de la naturaleza. Tienen que aceptar la incertidumbre y actuar de manera contraria a la intuición. Tienen que entrar en situaciones sociales aterradoras sin estar preparados y sin saber cuál será el resultado. En última instancia, el cliente debe arriesgarse a la vergüenza y la humillación.

vale la pena el riesgo

Vale la pena mencionar que la recompensa final generalmente hace que estas experiencias valgan la pena. Cuanto más a menudo los clientes se arriesgan a la ansiedad y la vergüenza, y cuanto más ansiedad e incomodidad se ve obligada a soportar una persona, más difícil termina la vida causando ansiedad. Al enfrentar la incertidumbre y arriesgarse a la humillación, los clientes eventualmente se volverán inmunes a las situaciones sociales que temen hasta que dejen de responder a ellas con ansiedad.

Al final, todos podemos estar seguros de muy poco. Según Descartes, hay muy poco de lo que realmente podamos estar seguros. Sin embargo, podemos aprender a creer en nuestra capacidad para tolerar lo que se nos presente en la vida.

autor:
Katy Manetta, PhD, A-CBT
Centro Nacional de Ansiedad Social – Long Beach

Referirse a:
Crozier, R. (2010), «El misterio del rubor», The Psychologist, Vol. 23. Número 5, mayo de 2010, págs. 390-393.

LEER  La primacía de la moralidad permanece

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba