Autoestima

Tú y tu autosabotaje

Que necesitas para ser tu Esta y las siguientes publicaciones se centrarán en una serie de procesos mentales que desempeñan un papel fundamental en el sufrimiento humano y que reducen nuestra capacidad para crecer y prosperar.

¿Qué necesitas para ser tú?

    Gioele Fazzeri / Unsplash

Fuente: Gioele Fazzeri / Unsplash

Nuestras mentes son nuestro recurso más poderoso, más vulnerable y menos conocido. Vivimos en un planeta extraordinario en un universo asombroso y, sin embargo, el estrés crónico, el insomnio y la ansiedad han alcanzado proporciones epidémicas. Las mayores amenazas para la salud en el mundo son la depresión y el agotamiento. Nuestra atención se ve constantemente perturbada y se caracteriza por una volatilidad sin precedentes.

El autosabotaje se refiere a una amplia categoría de psicodinámica que agrava nuestro sufrimiento real y nos hace mucho más susceptibles al sufrimiento futuro. La capacidad de regular o minimizar las fuerzas de autosabotaje juega un papel muy importante para nuestro bienestar y salud mental, pero también es de gran importancia para la salud de nuestra sociedad y el medio ambiente. Las decisiones y acciones de una mente que sufre afectan todas las interacciones que se hacen con los demás y con el mundo. Por lo tanto, es fundamental tener en cuenta las causas del dolor y la miseria del autosabotaje.

El autosabotaje bloquea lo que necesitas para ser tú mismo

Probablemente esté familiarizado con la famosa cita del escritor francés Marcel Proust: «El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos». Esta cita es la versión resumida y popularizada publicada por. origina El preso, publicado originalmente en 1923. Ingresaré el texto completo más tarde.

Con nuevos ojos, se trata de nuestro viaje hacia una vida vivida con libertad, curiosidad y asombro, e implica la necesidad de remodelar nuestra percepción del mundo. La nueva percepción resultante puede llevarnos a descubrir qué necesitamos para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos y expresar esto como la vida floreciente y fructífera que estamos buscando.

El autosabotaje es cualquier acto que se interponga en el camino del logro de este objetivo hacia una vida plena. Es lo que restringe u obstruye nuestra vista, nos impide ver o aplicar posibles soluciones. El autosabotaje engloba las dinámicas mentales que nos hacen arrastrarnos por la vida: perdemos la capacidad de ver quiénes somos y qué necesitamos. Empezamos a vivir en una cueva mental y nos quedamos paralizados en la oscuridad. Es la tragedia de una mente atrapada en sus propios hábitos mentales e incapaz de detenerse y cambiar de dirección. Incapaz de creer en formas de vivir desde el estado de libertad y ver el mundo desde una perspectiva abierta, con nuevos ojos.

Este proceso puede ser muy dramático y dañino, pero la mayoría de las veces existe como un juego muy sutil de pensamientos y emociones recurrentes e inextricablemente vinculados que colonizan nuestras mentes en el fondo de todo lo que percibimos. Perdemos la capacidad de ver el mundo desde una perspectiva de curiosidad y asombro. No vemos nuestro planeta extraordinario en un universo asombroso. Esta dinámica es el tema central de mi nuevo libro. Entrando en nuestra máxima posibilidad.

¿Falla en regular nuestros pensamientos y emociones?

El autosabotaje es la desregulación de todo lo que hacemos, sentimos, pensamos y nos convertimos. A menudo es una dinámica mental profundamente oculta que tiene sus raíces en miedos inconscientes, pensamientos habituales, creencias poco realistas y emociones destructivas.

¿Por qué los humanos tienen este potencial de devastación? ¿Por qué inevitablemente encontramos formas de dañarnos o destruirnos física, mental o emocionalmente y de arruinar, interrumpir, bloquear y socavar nuestra vida privada, relacional y profesional? Prevenimos conscientemente nuestro propio éxito y bienestar general, a veces de formas notablemente eficaces. Las formas más comunes y visibles de autosabotaje son la procrastinación, las autolesiones, la automedicación con drogas o alcohol, la ingestión de estrés, los conflictos interpersonales y el suicidio.

¿Cómo pueden nuestras mentes crear una prisión tan autodestructiva y autodestructiva?

He pasado los últimos 25 años investigando esta pregunta. En mi próxima publicación, me enfocaré en las dinámicas sutiles que siempre están en juego en la mente humana y que pueden ser amplificadas y amplificadas por nosotros mismos y nuestro entorno: cómo estas tendencias sutiles pueden convertirse en patrones inconscientes y destructivos en nuestras mentes. Nuestra vulnerabilidad emocional crece lentamente, desapercibida y profundamente oculta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios