Emociones

Un contacto inesperado con un amigo se valora más de lo que la gente cree, muestra un nuevo estudio

Las personas constantemente subestiman cuánto aprecian los demás cuando alguien en su círculo social se acerca a ellos inesperadamente, encuentra un nuevo estudio.

Cuanto más sorprendente sea el «contacto», más probable será que la gente lo aprecie.

El estudio (PDF) fue publicado el 11 de julio en la Revista de personalidad y psicología social.

Póngase en contacto «así como así»

Hay muchas investigaciones que muestran que mantener el contacto social es bueno tanto para la salud mental como para la física.

Pero a pesar de la importancia y la alegría de las conexiones sociales, este nuevo estudio sugiere que las personas subestiman significativamente cuánto valoran otras personas ser contactadas.

Para llegar a esta conclusión, los autores del estudio realizaron una serie de experimentos con más de 5900 participantes. Querían averiguar cómo evalúan exactamente las personas cuánto aprecian los demás un intento de contacto.

Escuchar a un viejo amigo hace que la gente esté feliz y agradecida.

En un experimento, se pidió a la mitad de los participantes que recordaran la última vez que se acercaron a alguien en su círculo social, «porque sí» o «solo para ponerse al día», después de no interactuar con ellos durante mucho tiempo.

Luego se pidió a los participantes que indicaran en una escala de 7 puntos (1 = nada, 7 = mucho) cuánto imaginaban que la persona contactada estaría agradecida, agradecida, satisfecha o en general agradecida por el contacto.

A la otra mitad de los participantes se les pidió que recordaran una situación similar en la que alguien los había contactado. En la misma escala de 7 puntos, también indicaron cuánto apreciaron el contacto, se sintieron agradecidos, se sintieron agradecidos o disfrutaron el contacto.

Los participantes a los que se les pidió que recordaran haberse acercado sintieron que su gesto fue significativamente menos apreciado que los participantes que recordaron haber recibido una comunicación.

Los investigadores llaman a esta discrepancia «una subestimación sólida de cuánto valoran otras personas ser contactadas».

Estos resultados teóricos se mantienen en el mundo real

En otros experimentos, los participantes enviaban una nota rápida (o una nota y un pequeño regalo) a alguien en su círculo social, particularmente a alguien con quien no habían interactuado por un tiempo.

Al igual que en el experimento anterior, se pidió a los participantes que iniciaron el contacto que calificaran en una escala de 7 puntos hasta qué punto pensaban que el destinatario apreciaría, estaría agradecido o satisfecho con el contacto.

Después de enviar las notas/regalos, los investigadores también pidieron a los destinatarios que calificaran su agradecimiento.

Una vez más, los resultados mostraron que quienes iniciaron la comunicación subestimaron significativamente el grado en que los destinatarios valorarían el alcance.

El poder de la sorpresa

Los investigadores también encontraron una variable interesante que influía en cuánto valoraba una persona que la contactaran, a saber, qué tan sorprendente fue el contacto.

Descubrieron que los destinatarios de la comunicación ponían más énfasis en el elemento sorpresa, y este mayor enfoque en la sorpresa se asociaba a su vez con una mayor apreciación.

Registrarse puede ser intimidante

«Los humanos son criaturas inherentemente sociales y disfrutan conectarse con otros», dijo la autora principal Peggy Liu de la Universidad de Pittsburgh.

Como ella señala, muchas personas pierden el contacto con los demás con el tiempo, ya sean amigos de la escuela secundaria o la universidad o compañeros de trabajo a quienes solían ver con más frecuencia antes de trabajar de forma remota.

Socializar después de un largo período de separación puede resultar intimidante porque las personas se preocupan por cómo se recibirá ese gesto.

Pero el presente estudio sugiere que tal vacilación puede ser innecesaria, ya que es mucho más probable que otras personas aprecien ser contactadas de lo que la gente cree.

Liu dijo que a veces hace una pausa antes de comunicarse con las personas de su círculo social por varias razones.

«Cuando eso sucede, pienso en esta investigación y me recuerdo a mí mismo que otras personas también podrían querer contactarme y dudar por las mismas razones».

«Me digo a mí misma que realmente apreciaría si se acercaran a mí y no hay razón para pensar que no apreciarían si yo me acercara a ellos», dijo.

restaurar contacto

Como señalan los investigadores, mantenerse conectado socialmente puede ser difícil.

«La vida moderna a menudo no está diseñada para permitir conexiones sociales casuales con amigos y conocidos», escriben, lo que significa que «para mantenerse conectado, a menudo al menos una persona debe tomar la iniciativa para establecer contacto».

Esto se vuelve tanto más complicado cuanto más largo fue este período sin contacto.

«Para aquellos que regresan al entorno social con precaución y aprensión», escriben los investigadores, «sintiéndose miserablemente fuera de práctica e inseguros, nuestro trabajo proporciona evidencia sólida y una luz verde alentadora para seguir adelante y sorprender a alguien extendiendo la mano».

Concluyen que esto es «probablemente más apreciado de lo que parece».

Aprender: «La sorpresa de llegar: más apreciado de lo que pensamos»
Autores: Peggy J. Liu, SoYon Rim, Lauren Min y Kate E. Min
Publicado en: Revista de personalidad y psicología social
Fecha de lanzamiento: 11 de julio de 2022
Imagen: a través de Canvas

Más noticias de psicología:

LEER  Dynamic Neural Retraining System (DNRS): medicina para nuestros tiempos de transformación

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba