Emociones

Una nueva investigación sobre la coulrofobia (miedo a los payasos) sugiere que sus causas principales son la imprevisibilidad y la exposición a los medios

Si alguna vez te has sentido incómodo con los payasos, no estás solo.

Un nuevo estudio, publicado el 2 de febrero en la revista Frontiers in Psychology, analizó los orígenes de la «coulrofobia» (como se llama oficialmente el miedo a los payasos), y los resultados son intrigantes.

¿Qué tan común es el miedo a los payasos?

La coulrofobia ha sido un fenómeno ampliamente documentado entre adultos y niños en varias culturas durante al menos un siglo, pero su prevalencia exacta no coincide con los datos de la investigación.

Una encuesta de 2022 de adultos de 64 países encontró que el 54% de los encuestados informaron algún grado de coulrofobia.

En el presente estudio, alrededor del 47 % de los encuestados dijo que «no tenía nada de miedo» de los payasos, el 34 % dijo que tenía «un poco de miedo», alrededor del 14 % dijo que tenía «moderadamente miedo» y el 5 % dijo que tenía » extremadamente asustado» de los payasos. . .

A pesar de las cifras contradictorias, existe evidencia clara de que una parte importante de la población sufre de coulrofobia, y los orígenes y causas de este miedo siguen sin respuesta.

Midiendo la coulrofobia

Investigadores de la Universidad de Gales del Sur en el Reino Unido han creado una herramienta para medir en qué medida una serie de causas hipotéticas contribuyen al miedo a los payasos.

LEER  Cómo la creación de un sentido de propósito afecta su salud mental

Hicieron su «Cuestionario de origen del miedo a los payasos» (OFCQ) de 18 preguntas a 987 adultos en el Reino Unido, con una edad promedio de 28 años.

Los investigadores encontraron un amplio apoyo para los ocho factores que sospechaban que podrían desempeñar un papel. Éstas incluyen:

  1. El efecto del valle inquietante debido a la imagen «proto» humana de los payasos
  2. Rasgos faciales exagerados que transmiten una sensación de amenaza.
  3. Maquillaje que oculta señales emocionales y crea inseguridad.
  4. Maquillaje (rojo) que es repugnante debido a la asociación con la muerte, infección o lesión
  5. Comportamiento impredecible
  6. El miedo aprendido de los miembros de la familia.
  7. Miedo derivado de la representación negativa de los medios de comunicación de los payasos
  8. Miedo que surge de una experiencia aterradora con un payaso.

Sorprendentemente, el nivel más bajo se encontró para preguntas sobre experiencias aterradoras en presencia de un payaso.

Esto indica que el simple condicionamiento directo no es una explicación adecuada para el miedo al payaso en la mayoría de las personas.

Encabeza la lista: influencia de los medios e imprevisibilidad

Si bien la encuesta apoyó una explicación multifacética, Los factores más fuertes fueron la influencia de los medios de comunicación y la imprevisibilidad/incertidumbre sobre las intenciones (perjudiciales) de los payasos.

Esto sugiere una base racional para el miedo a los payasos. Por ejemplo, si una persona tiene motivos para sospechar daño en presencia de un estímulo particular, como un comportamiento errático o amenazante, entonces la aversión a ese estímulo es racional.

De manera similar, los medios de comunicación y la cultura popular han recibido un amplio apoyo para el miedo a la información. El contenido de los medios inducido por el miedo puede tener un impacto duradero en la edad adulta, especialmente durante la niñez o la adolescencia. El presente estudio, por ejemplo, hace frecuentes referencias a Pennywise, el payaso aterrador de la novela de terror It de Stephen King de 1986.

Las mujeres encuentran a los payasos aún más aterradores

El estudio encontró que más mujeres informaron miedo a los payasos en comparación con los hombres, y que su miedo también era más fuerte. Esto es similar a investigaciones previas sobre otras fobias específicas, como el miedo a las serpientes y las arañas.

La razón de esta diferencia no está clara, pero algunas teorías sugieren que las mujeres pueden ser más sensibles a las amenazas potenciales, reaccionar más a las expresiones faciales y expresar su miedo con más frecuencia.

Mejora con la edad

El estudio también mostró que el miedo a los payasos disminuye con la edad, lo que es consistente con otros miedos relacionados con cosas específicas (nuevamente, como las arañas o las serpientes).

Respuesta intuitiva

El estudio también mostró que existe una respuesta visceral más instintiva asociada con el miedo a los payasos, similar a la respuesta que ocurre en presencia de estímulos relacionados con el miedo, como serpientes o arañas.

Esto sugiere que los payasos tienen propiedades estimulantes que provocan tal reacción, aunque aún se desconocen las propiedades exactas.

Algunos de los payasos a menudo descritos como aterradores comparten algunas características físicas en común, como el maquillaje pálido con detalles en rojo.

Estos atributos físicos compartidos pueden contribuir al efecto del valle inquietante, donde los payasos no parecen del todo humanos. Y la combinación especial de palidez y enrojecimiento en el maquillaje de los payasos puede asemejarse a una enfermedad.

Investigación futura

Los investigadores reconocen que esto es solo la punta del iceberg cuando se trata de comprender la coulrofobia, y que se necesita más investigación para revelar la imagen completa.

Sin embargo, este estudio ofrece una visión fascinante de los orígenes de este miedo y cómo afecta a diferentes personas de diferentes maneras.

Ya sea que se trate de señales emocionales ocultas, representaciones negativas de los medios o simplemente una reacción instintiva, está claro que la coulrofobia es un tema complejo e intrigante que merece un mayor estudio.

Estudiar: «Miedo a los payasos: un estudio sobre la etiología de la coulrofobia».
Autores: Philip John Tyson, Shakeela K. Davis, Sophie Scorey y William James Greville
Publicado en: Fronteras en psicología
Fecha de publicación: 2 de febrero de 2023
DOI: https://doi.org/10.3389/fpsyg.2023.1109466

Otras noticias recientes de psicología:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba