Ansia

¿Y si vieran lo ansioso que estaba? ANSIEDAD SOCIAL Y EL DESEO DE OCULTARLA

Aprendiendo a esconderse

Uno de los miedos más comunes que veo, y que ayudo a las personas con altos niveles de ansiedad social a aprender a manejar, es el miedo a que los demás observen su propia ansiedad. Por supuesto, no es solo que algún signo de ansiedad sea visible, sino que será seguido por algún tipo de evaluación o juicio negativo que puede exacerbar en gran medida la angustia experimentada en una situación social.

Naturalmente, en respuesta a esta amenaza percibida de juicio o rechazo social, uno podría comenzar a desarrollar el hábito de tratar de ocultar u ocultar cualquier signo de que su ansiedad sea visible para los demás. Por ejemplo, si le preocupa que otros puedan ver que le tiemblan las manos, puede intentar agarrar con fuerza la taza o el cuaderno que está sosteniendo. O, si le preocupa que su voz o expresión facial revele un estado de ánimo ansioso, puede inhibir o restringir sus interacciones o contacto visual con los demás.

En última instancia, lo que a menudo se desarrolla es un patrón de concentración y preocupación por el monitoreo de cualquier signo de ansiedad que pueda estar presente y tratando de ocultarlo como un medio para evitar algún resultado social temido. De hecho, los estudios demuestran que las personas con altos niveles de ansiedad social a menudo sobrestiman el grado en que otros pueden observar los síntomas de ansiedad, así como también cuán críticos serán los demás con estos síntomas. Pero, ¿tratar de ocultar los signos de ansiedad es siempre una respuesta desadaptativa? ¿Y dónde podría haber tenido una función este comportamiento en nuestro pasado?

¿Ancestros socialmente ansiosos?

Desde el punto de vista de la evolución, existe alguna evidencia de que el autocontrol y el ocultamiento de las señales de ansiedad pueden servir como un mecanismo desarrollado para promover los objetivos sociales y la probabilidad de avance o dominio dentro de un grupo. Por ejemplo, se ha observado que los chimpancés ocultan señales sociales de ansiedad, como cubrirse la cara, cuando se acercan a un miembro más dominante del grupo. Si se observaran tales señales de miedo, podrían poner en peligro la reivindicación de estatus social de los chimpancés.

Traduciendo esto a los humanos, puede haber ciertas situaciones en las que sea más adaptativo no mostrar señales de un nerviosismo subyacente. El viejo adagio de una «cara de póquer» durante un juego en el que otros están escudriñando su comportamiento no verbal sin duda se aplicaría, al igual que Jorge VI interpretando un «discurso del rey» para inspirar a otros durante la guerra.

Cuando se trata de ansiedad social crónica, no es que ocultar los signos de ansiedad sea necesariamente desadaptativo o patológico en sí mismo. Más bien, cuando la preocupación habitual y el autocontrol de las posibles señales de ansiedad que se observan y juzgan catastróficamente aumentan, comienza a inducirse más ansiedad. Además, interfiere con los esfuerzos de conexión social y una autoimagen positiva.

Tratar de controlar e inhibir la ansiedad de esta manera no solo a menudo resulta contraproducente y crea más pensamientos ansiosos, sino que a menudo exacerba el síntoma fisiológico en sí. Tratar de agarrar una taza de agua con más fuerza para evitar que alguien observe temblores probablemente provocará más temblores en comparación con aflojar y relajar el agarre con el tiempo. En situaciones como estas, ocultar las señales de ansiedad y los intentos de evitar sus posibles consecuencias se convierte en una mala adaptación. En última instancia, se deben crear oportunidades para practicar la liberación de los esfuerzos de ocultación y probar si las consecuencias temidas realmente ocurren, o si sus suposiciones y expectativas deben ajustarse.

Probando las aguas

Sabiendo que un patrón de enfocarse y actuar para ocultar los signos de ansiedad social solo exacerba la ansiedad, el diseño de “experimentos conductuales” como parte de la TCC (terapia cognitivo-conductual) ha demostrado ser una estrategia eficaz para romper este hábito y probar la temidas consecuencias de dejar de autocontrolarse y de intentar controlar los síntomas de ansiedad (que también genera más ansiedad).

Una forma fácil de hacer esto es pensar en términos de una declaración de «si … entonces» de lo que podría suceder si cambia este comportamiento. Por ejemplo, «Si aflojo mi agarre en la taza que estoy sosteniendo cuando estoy ansioso, entonces mi temblor de manos será visible para los demás en la mesa y pensarán que algo anda mal en mí». O, «Si miro a los demás a los ojos, verán lo nervioso que estoy y pensarán que soy débil». A continuación, debemos establecer una meta específica para tratar de no enfocarnos o tratar de ocultar el síntoma de ansiedad con el fin de probar verdaderamente si a) otros lo observaron incluso de manera notable, b) si ocurrió la consecuencia o el juicio temido, y c) si de hecho fue capaz de afrontar la situación de forma eficaz independientemente.

A medida que reúna el coraje para seguir adelante con sus experimentos, es importante recordar pensar en ellos simplemente como eso: experimentos que debe continuar para repetir y recopilar una cantidad significativa de datos, de los que eventualmente sacará conclusiones. Con el tiempo, continúe creando estas oportunidades de aprendizaje para probar si y qué tan malo será si no intenta controlar / ocultar los signos de ansiedad, y practique el cambio consciente de su enfoque de manera constante lejos de la preocupación por la forma en que se presenta, y hacia la persona o situación frente a usted. Esto permitirá que el miedo y la catástrofe de la ansiedad sean observados y juzgados para disminuir, y siempre puede reservar esta estrategia de ocultación para el próximo juego de póquer de alto riesgo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios