Amor

Por qué debes dejar de juzgar a tu cónyuge

Seamos realistas, el matrimonio es la relación más íntima en el campo verde de Dios. Los dos se unieron y se convirtieron en uno: un arreglo divino incomprensible. Durante el noviazgo y el noviazgo, las parejas se cautivan tanto el uno con el otro que hay poco espacio para la quisquillosidad. El perdón es fácil de lanzar, y los errores pueden deslizarse. Luego llegó el gran día, cuando los dos se convirtieron oficialmente en uno.

A medida que la pareja luchaba por su matrimonio, sus diferencias afloraron sin darse cuenta. Las escamas se desprenden de sus ojos y comienzan a ver defectos evidentes en su pareja. En su mayor parte, las diferencias que los atraían el uno al otro se convirtieron en molestia. Hay un dicho extraño, el amor es ciego, pero el matrimonio abre los ojos. Si somos honestos, tiene algo de sentido. Si los cónyuges no tienen cuidado, pueden caer rápidamente en la madriguera del conejo de criticarse y juzgarse mutuamente.

El diccionario describe el juicio como la expresión de una opinión negativa de las acciones de alguien porque crees que eres mejor que ellos. En otras palabras, cuando juzga a su cónyuge, le está diciendo que no es lo suficientemente bueno para usted. También les estás diciendo que no está bien ser tú mismo y que no hay nada más molesto que eso. Nadie quiere sentirse rechazado por alguien que dice amarlo.

Aquí hay cinco razones por las que debe dejar de juzgar a su cónyuge:

1. Merecen una comunicación adecuada, no un juicio.

“Que vuestra palabra sea siempre elegante, sazonada con sal, para que sepáis responder a toda pregunta.” (Colosenses 4:6 NVI).

El antídoto perfecto para los malentendidos en el matrimonio es la comunicación efectiva, no el juicio. El hecho de que su cónyuge se olvide de su aniversario de bodas no significa que ya no se preocupe por usted o que ya no lo ame. Si los tratas con empatía y los escuchas, quizás descubras algunas verdades. Tal vez tuvieron una semana horrible en el trabajo. Tal vez los amenazaron con sacos que les hicieron perder el equilibrio.

LEER  Tratar con los socios críticos y el "baile crítico"

Si busca comunicarse con su cónyuge en lugar de juzgarlo, es probable que lo encuentre bien intencionado. Descubrirás que, después de todo, no estás casado con una persona terrible. La comunicación efectiva significa ser respetuoso cuando los desacuerdos difieren, no tomar medidas defensivas, no cubrir los problemas en términos generales, sino jugar limpio, mostrar empatía y escuchar atentamente.

Publicaciones relacionadas

2. Tú y tu cónyuge son uno

«Él respondió: ‘¿No habéis leído que en el principio su Hacedor creó varón y hembra’? Esposa, los dos se hacen uno»? Así que ya no son dos, sino una sola carne. Por lo tanto, aquello con lo que Dios ha cooperado, no se puede separar. (Mateo 19:4-6, NVI)

Lamentablemente, muchas parejas no parecen comprender la importancia de los versículos anteriores. Con el tiempo, no sorprende ver a cada cónyuge llevar su propia vida. Algunos cónyuges incluso viven como compañeros de cuarto si la relación matrimonial continúa deteriorándose. Cuando Dios mira tu matrimonio, quiere ver una entidad, no dos. Por eso, en el proceso de creación, usó una de sus costillas para dar forma a la mujer del hombre. Antes de que apareciera, una mujer ya se había acurrucado en el cuerpo de un hombre.

En el matrimonio se nos pide replicar la misma solidaridad. Por supuesto, esto no es fácil de lograr, especialmente debido a nuestro estado caído. Pero es por eso que Jesús murió en la cruz: para liberarnos del poder del pecado. Dios quiere que los cónyuges busquen la unidad espiritual, física y emocional. Pablo aconseja a los maridos que amen a sus mujeres como a sus propios cuerpos, porque nadie puede odiar su propio cuerpo. En cambio, lo nutren y lo aprecian. Esto amplifica el hecho de que los dos son uno.

Armado con este conocimiento, cada cónyuge debe darse cuenta de que cuando juzga a su propio cónyuge, sin darse cuenta se está juzgando a sí mismo. Si te amas a ti mismo, no juzgarás a tu cónyuge.

3. Estás invitando a que te juzguen

«No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados, y con la medida con que midáis, se os medirá» (Mateo 7:1-2, NVI)

Una vez tuve un supervisor que estallaba si llegábamos uno o dos minutos tarde y entraba corriendo a la oficina. Ella no tiene margen para el error humano. A cambio, mis colegas y yo nos retorcíamos en nuestros asientos e intercambiábamos miradas confusas cada vez que ella llegaba tarde. Al juzgarnos, ha abierto la puerta y nos ha invitado a juzgarla.

Asimismo, cuando juzgamos a nuestros cónyuges, los estamos empujando a mirar más de cerca nuestras vidas y juzgarnos. Jesús instruyó que cualquier cosa que queramos que la gente nos haga, debemos hacérnosla a ellos (Mateo 7:12). Si no quiere un cónyuge que siempre audite su vida con un peine de dientes finos, entonces deje también sus herramientas de auditación. La ley de la naturaleza es que sembramos cosechamos. Si sembramos misericordia y perdón, cosecharemos los mismos resultados.

4. Trapos sucios farisaicos

«Pero todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia. Todos nosotros nos secamos como la hoja, y nuestras iniquidades como el viento» (Isaías 64:6, NVI)

Todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios. Ninguno de nosotros es justo. Cuando juzgamos a nuestros cónyuges, nos elevamos por encima de ellos, mostrando que somos mejores y más justos que ellos. Sin embargo, Dios quiere que valoremos a los demás por encima de nosotros mismos (Filipenses 2:3). Jesús contó una parábola a los que creen en su propia justicia y desprecian a los demás.

En Lucas 18:9-14 vemos a fariseos y recaudadores de impuestos ir a orar. Los fariseos comenzaron a tocar la bocina, alegando que él era diferente de los demás que eran extorsionadores, injustos, adúlteros y hasta recaudadores de impuestos. ¿más importante? Ayunaba dos veces por semana y donaba la décima parte de toda su fortuna. El recaudador de impuestos, por otro lado, estaba arrepentido y rogó a Dios por misericordia. Después de todo, fue el recaudador de impuestos quien se fue a casa.

Dios no se complace cuando juzgamos a sus hijos. Envió a su hijo no para condenar al mundo, sino para salvarnos. Podemos corregir a nuestros amados cónyuges, pero no podemos condenarlos. Finalmente, todos compareceremos ante el tribunal de Cristo y daremos cuenta a Dios (Romanos 14:10-12). Mientras tanto, arrasemos con el «tribunal» que establecimos en el matrimonio. Recuerde, Dios es un juez justo (2 Timoteo 4:8), y nosotros no lo somos.

«¿Con qué fundamento juzgáis al siervo ajeno? Para su propio señor, está en pie o cae. Ciertamente se levantará, porque poderoso es Dios para levantarlo» (Romanos 14:4 NVI)

5. Hay una mejor manera – amor

«Pero desead sinceramente los mejores dones. Pero yo os muestro un camino mejor» (1 Corintios 12:31 NVI).

Pablo no devaluó los diversos dones en el cuerpo de Cristo: los apóstoles, los profetas, los maestros, los que hacían milagros y los que tenían dones de sanidad (1 Corintios 12:29). Todos estos regalos son grandes e importantes. Pero le rogó a la iglesia de Corinto que siguiera un camino mejor: el camino del amor. ¿Recuerdas tus votos matrimoniales? Usted promete amar a su cónyuge en diferentes etapas de su vida. Te registras para una mejor manera. Aquí hay un adelanto de cómo debería ser amar a tu cónyuge:

«El amor es duradero y bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es ostentoso; el amor no es arrogante; el amor no es violento, egoísta, provocativo, no piensa mal; no se goza en la iniquidad, sino que se goza en la verdad; lleva todas las cosas, todo lo cree y todo lo piensa, espera, todo lo soporta. El amor nunca falla. Pero donde hay profecías, fallan; donde hay lenguas, cesan; donde hay conocimiento, perece” (1 Corintios 1). 13:4-8 NVI).

Si amas a tu cónyuge de esta manera, no lo juzgarás. Creerás en sus intenciones y no pensarás que son malvados. Tu amor por ellos no fallará.

Crédito de la imagen: © © Thinkstock

escritor de cruce de peatones karen canyagoKaren Kanyago es escritora independiente y bloguera en Parenting Spring. Como esposa y madre, usa su blog para opinar sobre temas relacionados con la crianza de los hijos, el matrimonio y la fe cristiana. Es Licenciada en Comunicación Social, especializada en medios impresos. Síguela en Facebook e Instagram y/o envía un correo electrónico a kerenkanyago@gmail.com.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba