Amor

4 oraciones por un matrimonio en apuros

Hacer crecer un matrimonio a veces requiere que demos un paso atrás para avanzar en una nueva dirección. Cuando vemos una espiral fuera de control en nuestra relación, es fácil querer hacer todo lo que esté a nuestro alcance para «arreglar» el problema. Peor aún, podemos sentirnos derrotados e impotentes para cambiar los espacios rotos en nuestras relaciones y huir. Si bien es importante actuar (ignorar las señales de alerta en nuestro matrimonio nunca es sabio), a veces lo más poderoso que podemos hacer es dar un paso atrás, hacer una pausa e invitar a Dios a nuestro lío. El Salmo 46:10 dice: «Estad quietos y sabed que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones, y seré exaltado en la tierra.» Nuestro Dios misterioso nos recuerda que cuando nos hacemos a un lado y permanecemos ante Él en un postura de rendición, hace su mejor trabajo.

Este espacio no es el tipo de espacio donde he tenido suficiente de ti y no quiero hablar más. Eres tú, como cónyuge, quien elige deliberadamente quedarse quieto. ¡Es durante estos momentos de quietud que se nos recuerda que Dios es Aquel que nos capacita para ser el cónyuge que estamos llamados a ser! En la quietud, nos damos cuenta de que nuestro matrimonio no se trata solo de nosotros y nuestras necesidades, sino de un lugar donde podemos vivir nuestro llamado bíblico de «servirnos los unos a los otros con amor» (Gálatas 5:13).

En este espacio de invitaciones humildes y reverentes o, a veces, de desesperación por acudir a nuestro gran y capaz Dios en busca de ayuda, podemos dar un paso atrás con gracia y dejar que las aguas de nuestra relación se calmen. Cuando renunciamos a nuestro poder y control, y nos damos cuenta de que Dios es el único que puede sanar los lugares dañados entre nosotros, también somos libres de dejar de molestarnos unos a otros por los mismos viejos fracasos. Somos libres para comenzar a perdonarnos unos a otros por el dolor creciente que busca separarnos.

LEER  Gana el fin de semana con Zach y Laura

Quedarse quieto puede parecer como no poder señalar cada falla, o elegir extender el período de gracia cuando las cosas no salen según lo planeado, en lugar de luchar por sus derechos. Incluso parece que la otra cara está vuelta (Mateo 5:38-40). Un matrimonio bíblico está lleno de humildad, amor sacrificial y perdón.

¡En este lugar de invitación divina, la oración es nuestra arma! Podemos invocar al ejército celestial de ángeles para que haga cosas que solo Dios puede hacer en nuestros hogares. Se necesita tanta confianza y humildad para deponer nuestras propias armas de batalla. Hay una profunda rendición al renunciar a nuestro propio derecho a protegernos y confiar en Dios para que sea nuestro guardián y guía. No estamos solos en esta lucha, Dios está con nosotros, dándonos la fuerza para dar un paso atrás y amar a nuestra pareja más allá de lo razonable.

Aquí hay algunas oraciones por su matrimonio en dificultades:

1. Orar por el perdón

Efesios 4:32 Sed amables y compasivos unos con otros, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó a vosotros en Cristo.

Publicaciones relacionadas

Padre, que nos des a cada uno de nosotros la fuerza, la gracia, la paciencia y la sabiduría para mostrar tu bondad y misericordia unos a otros. ¿Puedes revelar cómo la falta de perdón permite que la fuente del dolor envenene nuestras relaciones? Danos la fuerza para descargar la carga del tiempo con gracia. Abre nuestros corazones para experimentar tu maravilloso regalo del perdón. Que podamos seguir tu ejemplo e ir más allá del amor razonable. Ayúdanos a dejar de calcular mal y abrazar tu ejemplo de gracia asombrosa en nuestro hogar. Amén.

Efesios 5:33 Pero que cada uno de vosotros ame a su mujer como a sí mismo, y que las mujeres vean que respetan a sus maridos.

Señor, por favor concédenos la capacidad de vernos como tú nos ves. Muéstranos la forma en que amas a tu cónyuge. Ayúdanos a enfocarnos en sus dones, talentos, servicio y amor. Abramos los ojos a la realidad de la infinita misericordia que concedes a cada uno de nosotros. Nos permite vernos con amor y respeto. Concédenos autocontrol y humildad, y detengámonos y escuchemos al otro lado antes de defendernos. Deje que el amor y el respeto impregnen nuestras interacciones. Amén.

3. Oración para volver a enamorarse

1 1 Corintios 13:4-8 El amor es paciente y amable; el amor no es celoso ni jactancioso; no es arrogante ni grosero. No hace las cosas a su manera, no es irritable ni resentido, no le gusta equivocarse, pero le gusta la verdad. El amor todo lo soporta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no conoce límites. En cuanto a la profecía, pasará; en cuanto a las lenguas, cesará; en cuanto al conocimiento, pasará.

Señor, te agradezco por ser un Dios amoroso y enseñarnos a ser como tú. Estoy muy agradecida por tus palabras que nos guían a seguir tus caminos y nos brindan consejos prácticos para nuestras vidas. Que ayudes a que nuestro matrimonio vuelva a estar lleno de amor. Capacite a ambos socios para que sean pacientes, amables, humildes, protectores el uno del otro, dejen de lado los rencores y sean felices en todas las cosas. Que lleves la carga que nosotros llevamos. ¡Que nos des esperanza en esta temporada oscura de la vida! Bendícelos con amor eterno y acompáñalos a lo largo de la vida. Bendícenos a cada uno de nosotros con un corazón que se ame. Amén.

4. Ora por sabiduría

Santiago 1:5 Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, que la pida a Dios, que da a todos con generosidad y sin reproche, y la encontrará.

Dios, dale a cada matrimonio la sabiduría que necesita para avanzar, un pequeño paso a la vez. Danos la fuerza para ser los primeros en seguirte en un mundo que no entiende el camino de Dios. Habla a nuestros corazones sobre los próximos pasos sabios para nuestros matrimonios y familias. Ayúdanos a ver las distracciones que nos arrojan y poder seguir tu camino angosto. Silencia las voces que quieren adormecernos en una tonta confusión, frustración, distracción o tentación. Ayúdanos a confiar en ti y seguirte en todos nuestros días. Amén.

Si necesita una nueva dirección, Dios lo invita a tomarse un momento para hacer una pausa antes de encontrar un artículo de autoayuda. Quiere que acudas a él antes de que te desanimes por el fracaso o supliques con ira. ¡También hay una opción diferente que incluye los poderes curativos milagrosos de Dios para el matrimonio! Va en contra de todos nuestros instintos correr, defender, justificar o arreglar. Dios nos invita a sentarnos en silencio en su presencia, recordando que Dios está a cargo de todos los hilos que componen su vida en común, y lo invita a hacer el trabajo restaurador que solo él puede hacer. Búsquenlo a Él primero, y encuentren juntos nuevos caminos para avanzar.

Crédito de la imagen: ©GettyImages/PeopleImages

Como reparar tu relacion con una madre narcisistaamanda edman es un escritor apasionado por inspirar a otros a vivir felices para siempre. Escribe dedicatorias para My Daily Bible Verse Devotional y Podcast, Crosswalk Couples Devotional, Daily Devotional App, publica en el blog de MOPS como Her View from Home y es colaboradora habitual de Crosswalk.com. Puedes encontrar más información sobre Amanda en su página de Facebook o seguirla en Instagram.

LEER  La telemedicina llegó para quedarse. Los psicólogos deben armarse para sugerir esto.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba