Psique

Es más probable que robemos a grupos grandes que a individuos:

de Emma L. Barratt

Todos somos conscientes de la desigualdad financiera que afecta a nuestras economías. Muchos de los que están al frente de las grandes corporaciones parecen contentos con explotar a grandes grupos de personas para su propio beneficio económico significativo.

Curiosamente, esto está algo en desacuerdo con la investigación previa en economía del comportamiento, que tiende a sugerir que la gente en general es bastante prosocial, honesta y, en general, no está dispuesta a robar cantidades considerables de los demás. Hallazgos como estos dificultan resumir cómo llegamos a este nivel de desigualdad financiera.

Los psicólogos han encontrado una serie de posibles explicaciones para este fenómeno. Quizás aquellos que se enriquecen, por ejemplo, naturalmente tienen niveles más altos de psicopatía. O tal vez sea que las normas culturales en ciertas empresas están cambiando la forma en que las personas toman decisiones económicas. Nueva investigación en Comportamiento humano de la naturaleza de Carlos Alós-Ferrer y colegas sugiere una explicación alternativa: cuando se trata de comportamiento egoísta, es mucho más probable que lo hagamos a gran escala que a pequeña escala.

Las asignaciones anteriores destinadas a medir el egoísmo, como los juegos Dictator, Ultimatum y Trust, examinan la cantidad de una suma que un participante transferirá a otra persona en términos y oportunidades de beneficio personal ligeramente diferentes. Las respuestas a tales tareas son generalmente prosociales, y los participantes a menudo son generosos con la otra parte y confían principalmente en ellos para su propio beneficio a pesar de los riesgos. Pero si bien estos resultados son generalmente consistentes en la literatura hasta la fecha, no se parecen al comportamiento que vemos a diario de aquellos que tienen el potencial de explotar a grandes grupos de personas.

Para investigar esta discrepancia, el equipo de investigación de la Universidad de Zurich utilizó una nueva tarea llamada Big Robber Game para investigar cómo actuar sobre un grupo más grande de «víctimas» influye en la voluntad de un ladrón de ser egoísta.

En este juego, a los participantes se les asigna el papel de «ladrón» o «víctima». Se pide a los ladrones que elijan de un grupo de 16 víctimas qué proporción de las ganancias les gustaría quitarles a las víctimas: 0%, 10%, 33% o 50%.

Esta nueva tarea se administró a 640 estudiantes participantes junto con los juegos Dictator, Ultimatum y Trust, en los que cada participante jugó rondas como emisor y receptor.

Después de que los participantes tomaron todas sus decisiones de transacción sobre estas asignaciones, se les dio la oportunidad de donar un porcentaje libremente especificado de sus ingresos a la caridad. Los autores esperaban que aprovechar esta oportunidad fuera una indicación de las emociones de los participantes después de tomar sus decisiones. Si se sintieron culpables por lo que hicieron, pueden regalar un porcentaje más alto de sus ingresos, mientras que las donaciones más bajas pueden indicar egoísmo y falta de arrepentimiento.

El análisis mostró que la mayoría de los ladrones optaron por robar a las víctimas. Alrededor del 56% eligió tomar la mitad de los ingresos de la víctima para sí mismos y otro 27% eligió tomar un tercio de los ingresos de la víctima. Poco menos del 15% eligió tomar una décima parte de la cantidad y un 2% sorprendentemente bajo se negó a robar nada.

Una mirada más cercana al tiempo que tomó tomar estas decisiones mostró que aquellos que recibieron la mitad de los ingresos de las víctimas tomaron su decisión más rápidamente que aquellos que recibieron un tercio más moderado de los ingresos. Los tiempos de decisión formaron una forma de U invertida, lo que sugiere que aquellos que tomaron decisiones extremas pueden haber tenido menos lucha moral que los depredadores más moderados. Quienes robaron la mitad de los ingresos de las víctimas también donaron absolutamente menos que quienes robaron un tercio. Según los autores, esto indica una falta de culpa por su decisión.

Esto está en marcado contraste con los juegos Dictator, Ultimatum y Trust, donde los mismos participantes fueron en su mayoría generosos y cooperativos con la otra parte solitaria en la transacción. En todos los juegos, la mayoría de los participantes que eran ladrones rechazaron las opciones que dañarían más la ganancia del receptor, aunque era más rentable para ellos personalmente.

En conjunto, estos resultados muestran que parece más fácil para nosotros dañar a muchas personas que dañar solo a una. Los autores sugieren que hagamos un compromiso mental entre nuestro propio beneficio personal y el cuidado de los demás. Si restamos un pequeño porcentaje de los ingresos de un grupo grande, podemos obtener enormes ganancias financieras mientras afectamos mínimamente a cada miembro individual de ese grupo. Pero si tuviéramos que reducir esto a una transacción uno a uno, tendríamos que tomar mucho más de los ingresos de la otra parte para obtener el mismo beneficio. Psicológicamente, esto es mucho más incómodo que explotar los ingresos de grupos más grandes, lo que podría explicar por qué vemos habitualmente tales comportamientos en los ejecutivos de organizaciones más grandes.

La investigación futura podría investigar si este efecto es cierto en diferentes datos demográficos, en diferentes culturas o, de hecho, en circunstancias económicas menos difíciles que las que hemos experimentado recientemente. Investigar las diferencias individuales, como la personalidad, la ocupación o el estado financiero, puede ayudar a diferenciar los factores que dictan la voluntad de robar grandes cantidades durante este juego. Este estudio presenta una mirada oportuna a la voluntad de explotar a un gran grupo para beneficio personal, que podría volverse cada vez más importante en los años venideros.

– Generoso con los individuos y egoísta con las masas.

Emma L. Barratt (@E_Barratt) trabaja en BPS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba