Amor

6 maneras de deshacerse de la adulación

¿Quién o qué impulsa más su horario? ¿Cuánto de su lista de cosas por hacer nunca fue asignado por Dios, y cómo sería su día y sus niveles de estrés si tuviera el coraje de simplemente decir que sí a la guía de Dios?

Si eres uno de los millones de estadounidenses que luchan por complacer a los demás, has permitido que las inseguridades y los miedos se apoderen de tu agenda. A algunas personas les preocupa que rechazar la invitación de un amigo o pedir ayuda pueda generar conflictos y debilitar las relaciones. A otros les preocupa que hablar abiertamente con sus jefes les pueda costar un ascenso, un aumento o un trabajo en el futuro. Aún otros aceptan cada oportunidad de ser voluntarios para ganarse la admiración y el respeto de los demás.

Pero cada vez que ponemos las opiniones de los demás por encima de las opiniones de Dios, terminamos fracasando porque nuestro Dios dador de vida siempre nos lleva a lo mejor de él.

Aquí hay 6 formas en que podemos salirnos con la nuestra siendo halagadores:

1. Reconocer cuánto cuesta el deleite

La ansiedad, sin importar la provocación, desafía nuestra capacidad de pensar con claridad. Podemos concentrarnos tanto en lo que deseamos evitar, ya sea el rechazo o la pérdida del trabajo, que no nos detenemos a evaluar el impacto negativo que tienen nuestros miedos en nuestro sueño, calma y productividad.

irónicamente A menudo, nuestro miedo a lastimar o perder una relación es más placentero. Sin embargo, tal comportamiento a menudo resulta en relaciones superficiales y una pérdida de confianza. Nuestras palabras comienzan a perder credibilidad a medida que otras personas desconfían de nuestra tendencia a decirles cualquier cosa que creemos que quieren escuchar. También podemos experimentar un mayor aislamiento ya que solo nos sentimos amados y aceptados en la medida en que nos sentimos conocidos.

Nuestras acciones también pueden afectar negativamente a los demás, ya que a menudo sacrificamos tiempo y compromiso con aquellos con quienes nos sentimos más cómodos para hacer espacio en el calendario para aquellos con quienes nos sentimos menos capaces de establecer límites. Podemos esperar que las personas más cercanas a nosotros alivien nuestro mayor estrés asumiendo una de nuestras tareas normales. En este sentido, esencialmente les estamos pidiendo que paguen por nuestras debilidades.

Publicaciones relacionadas

Independientemente de la intención, nuestras acciones indican: «Me importa más lo que los demás piensan de mí que tú y tu tiempo». nos importa más lo que los demás piensen de nosotros que nuestros seres queridos o su tiempo.

2. Aumentar la confianza en Dios

La mayoría, si no todos, de nuestros miedos y deseos provienen de nuestras necesidades físicas y emocionales dadas por Dios. Tememos el rechazo y el rechazo porque Dios nos proporciona una conexión profunda y satisfactoria, dando y recibiendo amor. Asimismo, podemos buscar el éxito o el respeto debido a un falso sentido de valía o deseo de importancia.

Una vez que reconocemos que las necesidades dadas por Dios alimentan nuestros miedos e impulsan nuestro comportamiento, estamos más inclinados a acudir a él para satisfacer esas necesidades. También podemos confiar en que nuestro fiel y amoroso Padre Celestial nos dará todo lo que necesitamos. Eso no significa necesariamente que sellará el ascenso que tememos perder o detendrá al amigo desagradable que tememos alejarnos. Sin embargo, sí significa que nos servirá de la manera que mejor sabe.

Antes de su muerte, Jesús prometió a sus discípulos, incluidos usted y yo, una vida muy satisfactoria caracterizada por el gozo, el propósito y la paz. Cuando murió en la cruz, demostró cuánto valoraba la libertad y el contentamiento de nuestras almas, y cuando resucitó de entre los muertos, demostró su capacidad para cumplir su promesa.

3. Articule su misión dada por Dios

La Biblia nos dice que poco tiempo después de que Cristo resucitado regresara al Padre, su iglesia experimentó un gran crecimiento. Esta es una gloriosa y hermosa efusión de la gracia de Dios para ser celebrada. Sin embargo, si alguna vez ha servido en el ministerio, probablemente pueda imaginar la presión que esto ejerce sobre el discipulado. Esto es especialmente cierto cuando se cuida a los pobres y económicamente vulnerables.

En Hechos 6:1-4 leemos: “En aquellos días, cuando el número de los discípulos aumentaba, los judíos helenistas entre ellos se quejaban contra los judíos hebreos porque sus viudas eran desatendidas en la distribución diaria de alimentos. Así que los Doce reunieron a todos los discípulos juntos y dijo: «No podemos descuidar el ministerio de la Palabra de Dios para servir. Hermanos y hermanas, escojan de entre ustedes a siete varones que sean llamados llenos del Espíritu Santo y de sabiduría. Les entregaremos esta responsabilidad y concentraremos nuestra atención en el ministerio de la oración y la palabra” (NVI).

El discípulo no es grosero ni elitista. Cuando leemos sus respuestas, podemos pensar en el acto de servir la comida, a menudo en un ambiente estilo restaurante. Pero según el difunto Lloyd John Ogilvie, «la ‘mesa’ en ese momento era el lugar donde los cambistas recolectaban o intercambiaban dinero. El dinero y la comida se distribuyen a los necesitados».

También tenga en cuenta los requisitos enumerados por los discípulos. Los elegidos serán reconocidos por su sabiduría y vidas guiadas por el Espíritu. Dicho esto, este no es su equipo B. Estas son personas excelentes a las que se les han dado papeles importantes, y los discípulos tienen este papel muy alto. Sin embargo, entienden que mientras cumplen la misión que Dios les ha dado, no pueden satisfacer todas las necesidades de la iglesia.

Lo mismo es cierto para nosotros. Cualquier cosa que hagamos fuera de la voluntad de Dios le roba tiempo a cualquier propósito al que Él nos haya llamado. Por lo tanto, es importante que entendamos cómo Dios nos va a usar, nuestro tiempo y nuestros dones. Esto trae claridad a las áreas de confusión, reemplaza la duda con la creencia y ayuda a reemplazar las inseguridades con la fe adecuada para los hijos de Dios impulsados ​​por un propósito.

4. Designa tiempo para pensar y orar

Creo que todos hemos estado en situaciones en las que soltamos una respuesta a una invitación o solicitud antes de que nuestro cerebro pueda procesarla. Esto puede provenir de la costumbre, el impulso, el estrés actual o el miedo. Santiago capítulo 1 versículo 19 dice: «Mis queridos hermanos, sepan esto: que todos escuchen rápidamente, hablen lentamente y se enojen». escuche, tómese el tiempo para procesar mentalmente y hable con reverencia mientras Dios lo guía”.

Retrasar nuestras respuestas aumenta nuestra fuerza y ​​autocontrol de varias maneras. Primero, somos más capaces de expresar nuestras ansiedades, miedos e inseguridades con la verdad. En segundo lugar, es más fácil para nosotros recordar conflictos potenciales, como cenas familiares preestablecidas que ahora podemos olvidar. Tercero, a medida que nos conectamos con Cristo, Su Espíritu obra dentro de nosotros, reemplazando nuestras debilidades con fortaleza.

5. Practica con una persona segura

Cuando Dios me llamó por primera vez al liderazgo, mis inseguridades y el miedo al rechazo afectaron negativamente mi ministerio y mi equipo. Trabajo duro para resolver problemas y responsabilizar a mi equipo.

Esto crea dos problemas:

Primero, mi falta de comunicación clara dificulta la confianza. No escondí bien mi frustración. La mayoría de nosotros no. Según los expertos, las señales no verbales, como las expresiones faciales y el lenguaje corporal, representan el 90 por ciento de la comunicación. De hecho, cuando nuestras señales no verbales contradicen nuestras palabras, la mayoría de la gente piensa que no estamos diciendo la verdad. También es más probable que interpreten mal nuestras señales, asumiendo enojo o frustración, cuando en realidad nos sentimos ansiosos o asustados.

Segundo, el problema que estaba tratando de evitar no desapareció. Por supuesto, algunos problemas se resuelven por sí solos, pero en mi experiencia, muchos otros tienden a crecer, lo que lleva a una mayor disfunción. Como resultado, mi deseo de no causar dolor o conflicto condujo a ambos, al mismo tiempo que obstaculizaba la salud y el crecimiento que podía generar una comunicación honesta y gentil.

Reconociendo el daño causado por mis tendencias de autoconservación, supe que necesitaba cambiar. Abordé mis debilidades de dos maneras: contraté a un entrenador de liderazgo que escuchó mis desafíos e inquietudes y me brindó orientación sobre situaciones difíciles. También comencé a hacer cosplay con mi esposo. Él y yo hicimos muchas caminatas largas durante las cuales tuvimos muchas «conversaciones de práctica». Solemos hacer esto muchas veces hasta que sé exactamente lo que quiero decir, lo que quiero decir, y me siento lo suficientemente seguro para hacerlo.

6. Lidera la conversación con tus miedos

Generalmente, cuanto más me preocupo por alguien, más simpático tiendo a ser. No quiero hacer ni decir nada que pueda dañar nuestra relación. Sin embargo, cuando comencé a ser honesto acerca de mi vulnerabilidad, mi confianza aumentó. Por ejemplo, podría decir: «Estoy un poco ansioso por tener esta conversación porque realmente me importas y quiero proteger nuestra relación. Pero es por eso que siento la necesidad de llamarte (o conocerte)». beneficios adicionales. Cuando empiezo nuestra conversación con una actitud afirmativa, ayudo a crear un entorno en el que la otra persona se siente segura. Esto ayuda a aliviar su miedo al rechazo y el comportamiento defensivo que a menudo los acompaña, haciéndoles más fácil escucharme con el espíritu que quiero.

La mayoría, si no todos, a veces hacemos un esfuerzo para decirles a los demás que no. Queremos que les gustemos y sientan un sentido de pertenencia. Pero esta es el área donde Dios quiere que crezcamos, porque como dice Proverbios 29:25, “El temor será un lazo, pero el que confía en el Señor hallará paz” (NVI). Elegir obedecer a Dios, sin importar lo que los demás piensen o respondan, puede ser aterrador. Ganamos el coraje y la fuerza para honrarlo con nuestro sí y nuestro no. Sin embargo, cuando reconocemos el costo de nuestros miedos, podemos aumentar nuestra confianza en Cristo, darnos tiempo para discernir y responder a Su liderazgo, y permanecer abiertos a nuestras vulnerabilidades.

Si necesitas más ayuda con esto, te animo a que escuches el episodio 112 Podcast de confianza sobre el miedo Titulado «Salir de la esclavitud agradable». Puede acceder al episodio a través de su aplicación de podcast favorita a partir del 13 de julio de 2022.

Crédito de la imagen: © GettyImages/Prathan Chorruangsak

jennifer slattery es escritora y oradora, anfitriona La fe vence al miedo pódcast. Habla a grupos de mujeres, estudios bíblicos y escritores de todo el país. Es autora de Building a Family y muchos otros títulos, y mantiene un blog devoto en JenniferSlatteryLivesOutLoud.com.

Como fundadora de Wholely Loved Ministries, le apasiona ayudar a las mujeres a experimentar la libertad de Cristo en todas las áreas de sus vidas. Visítela en línea para obtener más información sobre sus presentaciones o reserve su próximo evento para mujeres, suscríbase a su boletín informativo trimestral gratuito aquí y asegúrese de conectarse con ella en Facebook e Instagram.

6 maneras de deshacerse de la adulacion

LEER  ¿Deberían los cristianos usar el pronombre preferido de los transgénero?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba