Ansia

La bebida caliente que baja la presión arterial.

Los compuestos de esta bebida caliente pueden abrir nuevas vías para tratar la presión arterial alta.

Tanto el té negro como el verde contienen compuestos específicos que hacen que los vasos sanguíneos se relajen y se ensanchen, lo que resulta en una presión arterial más baja.

Las propiedades antihipertensivas del té podrían ser candidatos prometedores para el tratamiento de la reducción de la presión arterial, predicen los científicos.

Las hojas de té contienen flavonoides de epigalocatequina-3-galato y epicatequina-galato, miembros de la familia de las catequinas.

Un estudio encontró que estas catequinas pueden activar KCNQ5, lo que a su vez hace que los vasos sanguíneos se relajen.

KCNQ5 es un canal de potasio que se encuentra en los músculos lisos de los vasos sanguíneos.

Las catequinas son antioxidantes que han demostrado ser eficaces contra el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

El profesor Geoffrey Abbott, autor principal del estudio, declaró:

“Descubrimos a través de estudios de mutagénesis y modelado por computadora que ciertas catequinas se unen a la base del sensor de tensión, que es la parte de KCNQ5 que permite que el canal se abra en respuesta a la excitación celular.

Este vínculo permite que el canal en el proceso de excitación celular se abra mucho más fácilmente y antes «.

Casi un tercio de la población adulta tiene presión arterial alta, que es el principal factor de riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte prematura en todo el mundo.

Por lo tanto, encontrar formas de tratar esta afección salvaría vidas.

Estudios anteriores han demostrado que beber té en pequeñas cantidades puede reducir la presión arterial de forma permanente.

Comprender los efectos de las catequinas en KCNQ5 puede ayudar a desarrollar medicamentos antihipertensivos que sean más efectivos.

Muchos países, como los EE. UU. Y el Reino Unido, beben té con leche, pero los efectos antihipertensivos del té se pueden reducir cuando se mezcla con leche.

El equipo de investigación experimentó con esta idea y descubrió que la leche agregada al té negro bloqueaba la activación de KCNQ5.

Sin embargo, el profesor Abbott cree que el cuerpo humano reaccionará de manera diferente:

“No creemos que deba prescindir de la leche cuando bebe té para beneficiarse de las propiedades beneficiosas del té.

Confiamos en que el entorno del estómago humano separará las catequinas de las proteínas y otras moléculas de la leche que, de otro modo, bloquearían los efectos beneficiosos de las catequinas «.

Además, el equipo estudió la influencia de la temperatura en el té y descubrió que la composición del té cambia a 35 ° C, lo que resulta en mayores efectos sobre la activación de KCNQ5.

El profesor Abbott declaró:

“Independientemente de si el té se enfría o se bebe caliente, esta temperatura se alcanza después de consumir el té, ya que la temperatura del cuerpo humano es de alrededor de 37 grados centígrados.

Activamos sus propiedades beneficiosas y antihipertensivas con solo beber té «.

KCNQ5 también se expresa en el cerebro y juega un papel en la regulación de la función neuronal.

Las mutaciones en las variantes del gen KCNQ5 impiden que el canal funcione correctamente, lo que provoca una afección cerebral conocida como encefalopatía epiléptica (convulsiones).

Sin embargo, las catequinas tienen la capacidad de cruzar la barrera hematoencefálica y activar KCNQ5.

Este descubrimiento podría ayudar a los científicos a diseñar un tratamiento para reparar los canales KCNQ5 rotos y mejorar la sensibilidad del cerebro a las convulsiones.

El estudio fue publicado en la revista Fisiología celular y bioquímica (Redford y col., 2021).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba