Amor

Cómo vincularse con su hijo compartiendo afecto y admiración

Viene su hijo. Nada es más precioso o mágico que la persona a la que quieres cuidar y guiar a lo largo de su vida. Amas a tu hijo. Criar a esta persona te traerá alegría, crecimiento personal y satisfacción ilimitados.

Y luego termina la «luna de miel». Esta personita llora toda la noche cuando es un bebé, sigue diciendo «no» cuando es un niño, te ignora cuando era niño y luego pone los ojos en blanco con desprecio cuando era un adolescente. La magia comienza a desvanecerse un poco. Muchos padres se sienten impacientes, frustrados y, a veces, francamente irrespetuosos. A menudo, estos sentimientos vienen acompañados de una ruptura.

La ruptura comienza cuando los padres reaccionan a sus propios pensamientos y emociones fuertes. Puede comenzar a resentir las decisiones o acciones de su hijo, vengarse usando su control para enseñarle una lección, o retroceder y alejarse de su hijo (¡vamos, todos nos hemos sentido así a veces!). Estas reacciones no ayudan a controlar eficazmente el comportamiento. No modelan el comportamiento que le gustaría que desarrollaran sus hijos, ni ayudan a construir la relación. No hay un sentimiento cálido, difuso o una sensación de asombro en estos momentos. Sin embargo, los niños prosperan cuando se sienten conectados y respetados. Como dice Jane Nelsen de Positive Discipline, «Necesitamos conectarnos antes de corregir o redirigir» y «A los niños les va mejor cuando se sienten mejor, no peor».

Una forma de evitar quedar atrapado en el ciclo reactivo es cultivar más afecto y admiración en su familia. Al trabajar de manera constante y consciente para promover estas dos cualidades, mantendrá y profundizará la conexión con su hijo. Más afecto y admiración te darán una visión más positiva de tu hijo incluso en esos momentos difíciles en los que estás llegando a tus límites. Cuando esto suceda, podrá manejar los comportamientos desafiantes y las decisiones de su hijo con mayor facilidad, intención y gracia.

Entonces, ¿cómo se hace eso? Se hace a propósito.

Cultivar el afecto y la admiración puede ser tan simple como reconocer y agradecer a su hijo. Una práctica fácil de adoptar es la afirmación diaria o semanal. En mi familia los llamamos “gritos”. Puede ser parte de una reunión familiar o un ritual de conexión independiente. Comience con cada miembro de la familia caminando dando a todos en la mesa aprecio o aprecio. Primero, es posible que deba enseñarle a su hijo qué tipo de cosas puede reconocer y qué lenguaje puede usar. Puede ser muy fácil para los más pequeños completar el espacio en blanco con las palabras “Gracias, ______, por ______”. Puede ser útil comenzar estas conversaciones comenzando primero para que pueda modelar cómo todos reconocen.

El reconocimiento y el estímulo son diferentes a los elogios. El reconocimiento describe un comportamiento productivo o expresa gratitud por hacer algo sin agregar un juicio de valor. El elogio agrega palabras de juicio como asombroso, bueno o fantástico.

Su agradecimiento puede sonar así:

Me di cuenta de que tu …

Te agradezco si tu …

Te agradezco que tú … si …

Cuando tu … yo sentí …

Lo aplastaste esta semana cuando …

Gracias por…

Felicidades por …

Y no espere su conversación diaria o semanal. Asegúrese de modelar esta práctica a lo largo del día con sus hijos y con todas las demás personas con las que se encuentre. Sus hijos lo estarán observando y desarrollarán estas habilidades y emociones cuando vean que usted los modela de manera consistente. Las emociones son contagiosas. Así que no se contenga cuando vaya a la tienda de comestibles y es posible que descubra que el vendedor ha tenido un día largo y difícil. ¡Dale un agradecimiento! Tus hijos lo notarán.

Puede ser fácil dedicar tiempo a las afirmaciones diarias o semanales, pero puede requerir trabajo mantenerlo de manera constante. Al hacer de esto un nuevo hábito, construye afecto y admiración, desarrolla una conexión más profunda con su hijo y responde a los comportamientos negativos con mayor calma e intención. ¿Entonces, Qué esperas? ¡Inicie una conversación y grite hoy!

Obtenga más información sobre la crianza de los hijos con nuestro entrenamiento de emociones Recursos. Lea también al Dr. Johns «Criar a un niño emocionalmente inteligente».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba