Ansia

Cómo ayudar a su hijo ansioso a tener más confianza y tener una mente más abierta

Los niños ansiosos naturalmente tienden a ser un poco introvertidos y tímidos. Eso está perfectamente bien, pero también puede hacer que se pierdan algunas de las mejores cosas de la vida, como divertirse en fiestas, divertirse con amigos en el patio de recreo o incluso en el vecindario.

Si bien no quiere obligar a su hijo a ser la reina o el rey de la escena social de las mariposas, existen algunos consejos útiles que puede utilizar para generar confianza y asertividad en su hijo temeroso. Los consejos provienen de PsychCentral y el psicólogo clínico Dr. Laura Markham y puede fortalecer la confianza de su hijo, así como su relación en general.

Anime a su hijo ansioso a hablar sobre sus miedos

Los niños temerosos no necesariamente se acercan a usted y le dicen: «Oye, estoy preocupado y asustado». En cambio, muestran comportamientos que sugieren que algo anda mal. Éstos incluyen:

  • Rabietas prolongadas
  • Derretimiento del núcleo sin razón aparente
  • Dolor físico que ocurre sin explicación médica.
  • Hábitos perturbadores de sueño o alimentación
  • Terquedad extrema
  • Comportamientos repetitivos orientados al cuerpo, como arrancarse el cabello, morderse las uñas o depilarse la piel
  • Comportamientos rígidos o ansiosos que parecen acompañar a su hijo en todo lo que hace

Estos síntomas pueden sugerir que su hijo temeroso es un caldero hirviente de miedo, y sentarse y fomentar una conversación sobre ellos puede ayudar a aliviar los temores. A medida que las emociones intensificadas fluyen con los miedos y las lágrimas, dales la bienvenida a todos con un abrazo cálido y de apoyo.

Esté siempre abierto a que su hijo le diga cómo se siente, no al revés. Por ejemplo, si hay una gran fiesta en la agenda, no dices automáticamente algo como “¿No estás feliz y emocionado por la fiesta?”. En lugar de eso, pregunta: “¿Qué piensas de la fiesta? ¿Hay algo de lo que le gustaría hablar? «

Adapte su educación a las necesidades de su hijo

Una vez que vea signos de ansiedad en su hijo, puede cuidarlo cuando más lo necesite. Otra rabieta podría ser una señal de que su hijo necesita un poco de refuerzo adicional, no un castigo que pueda empeorar la situación. Criar niños ansiosos a menudo requiere desarrollar sus propias soluciones, no necesariamente las descritas en los libros de educación general.

Dr. Markham señala que la crianza receptiva ayuda a los niños a aprender a calmarse y a lidiar con la timidez o el miedo y, en última instancia, a cómo controlar eficazmente sus reacciones. El resultado es una mayor sensibilidad que se convierte en una fortaleza a medida que su hijo responde mejor a las necesidades de otras personas.

No le eches leña al fuego

El último consejo es fácil de evitar siempre que sepa cuándo hacerlo. Podemos referirnos automáticamente a un niño en particular como «mi niño temeroso» o «mi niño tímido». Esto no solo avergüenza al niño, sino que prepara el escenario para una profecía autocumplida en la que su hijo puede sentirse obligado a cumplir con la etiqueta.

Presentar a su hijo o hija como «mi adorable y maravilloso niño», por otro lado, es poco probable que salga mal.

FUENTES:

Crédito de la foto: GianΩmerz en Compfight cc

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios