Emociones

El caso de abuso revela el oscuro pasado del terapeuta y plantea preocupaciones éticas

Associated Press

Publicado originalmente el 11 de junio de 22

Aquí hay un extracto:

Dushame tenía una licencia de conducir válida a pesar de cinco condenas anteriores por conducir ebrio, y fue su tercer accidente fatal, aunque los otros no involucraron alcohol. El Boston Globe lo llamó «el conductor ebrio más notorio en la historia de Nueva Inglaterra».

Pero con el tiempo, se dedicó a ayudar a las personas a recuperarse de la adicción, obteniendo una maestría en psicología psicológica y liderando programas de tratamiento tras las rejas.

Dos años después, cambió legalmente su nombre a Peter Stone. Fue liberado de la prisión en 2002 y finalmente comenzó su propio negocio como consejero autorizado de drogas y alcohol.

En julio pasado, fue acusado de cinco cargos de agresión sexual criminal agravada en virtud de una ley que criminaliza cualquier contacto sexual entre pacientes y sus terapeutas o proveedores de atención médica. Tal comportamiento también está prohibido por el Código de Ética de la Asociación Americana de Psicología.

En una entrevista reciente, la mujer de 61 años dijo que desarrolló sentimientos románticos por Stone unos seis meses después de que él la tratara por ansiedad, depresión y abuso de alcohol en junio de 2013. A pesar de decirle que una relación no sería ética, él inició su contacto sexual en febrero de 2016, dijo.

«‘Eso se pasó de la raya'», recuerda la mujer cuando dijo después de subirse los pantalones. «,¿Cuándo voy a verte de nuevo?'»

Si bien aproximadamente la mitad de los estados no tienen restricciones sobre los cambios de nombre después de condenas por delitos graves, 15 estados tienen prohibiciones o períodos de espera temporales para las personas condenadas por ciertos delitos, según la ACLU de Illinois, que tiene una de las leyes más restrictivas.

Según una revisión de los registros obtenidos por la AP, Stone reveló adecuadamente sus antecedentes penales en las solicitudes de licencia y otros documentos. La divulgación a los clientes no es obligatoria, dijo Gary Goodnough, quien enseña ética de consultoría en la Universidad Estatal de Plymouth. Pero él cree que los clientes tienen derecho a ser informados de algunas condenas, incluido el homicidio vehicular.

LEER  Cómo lidiar con la ira, la manera estoica

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba